Transbordador Hermes

Para otros usos de la palabra Hermes véase la página Hermes (desambiguación).

Maqueta en escala 1:1 de la minilanzadera Hermes en la Expo 92 de Sevilla. La comparación con la figura humana permite ver que su capacidad de transporte era de cuatro personas.

El transbordador Hermes o minilanzadera Hermes fue la apuesta europea por un vehículo espacial reutilizable para garantizar el acceso de los europeos al espacio y el aprovisionamiento de una estación espacial propia o, en su caso, los módulos europeos acoplados a una estación espacial internacional.

El proyecto experimentó varios problemas, entre otros de la falta de experiencia europea en vehículos espaciales reutilizables, y finalmente se canceló en 1992.[1]

Historia

En 1978 Francia disponía de un proyecto para construir un pequeño transbordador reutilizable, pero las dudas y los costes eran cuantiosos para la agencia espacial francesa.

Maqueta en escala 1:1 de la minilanzadera Hermes en la Expo 92 de Sevilla.

Tras la experiencia obtenida con el Spacelab y los planes para fabricar y disponer de la estación espacial Columbus, transformada posteriormente en el módulo Columbus de la ISS, la ESRO y después la Agencia Espacial Europea consideraron necesaria una plena independencia de los lanzadores y vehículos espaciales estadounidenses. Hasta entonces los europeos viajaban al espacio gracias a programas de colaboración con la NASA o con el programa espacial soviétio COSMOS, pero la dependencia de estas colaboraciones se consideraba inviable a largo plazo. Por ejemplo, el laboratorio espacial había sido donado gratuitamente para conseguir plazas en los transbordadores norteamericanos. Por todo ello, a principios de los años ochenta comenzaron los estudios preliminares, pero no fue hasta 1987 cuando el programa adquirió personalidad propia.

La lanzadera Hermes ( el Mensajero de los Dioses) estaba, como señalaba La carrera hacia el Cosmos de Radio Quebec,[2] a mitad de camino entre las cápsulas Soyuz soviéticas (por capacidad y tipo de lanzador) y los transbordadores estadounidenses (por forma y capacidad de reutilización). Debía estar operativa para 1995.

Se estudiaron varias alternativas y finalmente se optó por un avión con alas en forma de delta y con la propulsión mínima para maniobrar en órbita, siendo llevado hasta su órbita por un cohete Ariane 5 de nueva creación.

Aunque finalmente el cohete se fabricó y voló con éxito, el programa Hermes fue cancelado en 1992 ante la falta de experiencia europea en aislamiento térmico, su alto coste y las expectativas de desarrollar el X-38 junto a Estados Unidos[3] para descender de la que terminó siendo la Estación Espacial Internacional.

Other Languages