Tradición de las tumbas de tiro

Cerámica encontrada en una tumba de tiro que muestra un juego de pelota. Museo Rufino Tamayo, Oaxaca.

Los términos tradición de las tumbas de tiro o cultura de las tumbas de tiro se refieren a un conjunto de rasgos culturales interconectados que se han encontrado en los estados mexicanos de Jalisco, Nayarit, Colima, el área de Zamora-Jacoma en Michoacán, partes del sur Sinaloa y Zacatecas. Se ha datado entre los años 300/ 200 a.C. y 400/ 600 d.C. Una buena parte de los objetos producidos por los portadores de esta cultura ha sido encontrado fuera de contexto arqueológico, debido a la actividad de saqueadores de tumbas cuyos entierros han sido vendidos al mercado negro. Uno de los mayores entierros asociado a esta tradición fue encontrado en 1993, en Huitzilapa (Jalisco).[1]

Aunque en un principio se asoció a la cerámica de las tumbas de tiro con los tarascos,[4] aunque muchos arqueólogos continúan identificando con este nombre a los pueblos que vivieron en el occidente de Mesoamérica durante el Preclásico y el Clásico.

Las tumbas de tiro

Detalle de una escultura del estilo denominado chinesco. Cultura de Nayarit, período Clásico, Nayarit ( México).

Las llamadas tumbas de tiro son unas sepulturas características de determinados sitios arqueológicos de Jalisco, Nayarit , Colima y Michoacán, en México. Se consideran pertenecientes a la llamada Tradición de las tumbas de tiro, que se estima se desarrolló entre los años 200 a. C. y 600 d.C.

Estructura

Consisten en un tiro o pozo de 2 hasta 20 metros de profundidad de sección circular o rectangular que se excava en la tierra. Al llegar a determinada profundidad se excava hacia a un lado una o varias cámaras funerarias que contendrá el cadáver y sus ofrendas. Estas cámaras están comunicadas entre sí con pequeños túneles en las cuales se han encontrado elementos ceremoniales que acompañaban a los muertos. Una vez hecho el enterramiento, se cierra la comunicación entre la cámara y el tiro, se llena el tiro de tierra y, en general, no queda ninguna huella de la tumba. Las variaciones entre las tumbas pueden deberse a la calidad del subsuelo, a la categoría social de la persona o de las personas enterradas o simplemente al estilo de moda en determinada área o determinado tiempo. Por lo general las tumbas de tiro pueden albergar a varios cuerpos.

Los estudios de las piezas contenidas en las tumbas y algunos fechamientos por carbono 14 indican que su uso cubre un período que va de poco antes de Cristo hasta el año 400. Algunas de las tumbas son muy complicadas y tienen varias cámaras funerarias |

Other Languages