Tortura y abuso de prisioneros en Abu Ghraib

Fotografía del prisionero Satar Jabar siendo torturado conectándole al cableado eléctrico por manos y genitales.
Prisionero amarrado con collar para perros.
Prisionero con su cara completamente cubierta de heces.

A principios del 2003 se sucedieron numerosos casos de abuso y tortura de prisioneros encarcelados en la prisión de Abu Ghraib en Irak por el personal de la Compañía 372 de la Policía Militar de los Estados Unidos, agentes de la CIA (agencia gubernamental de los Estados Unidos) y contratistas militares involucrados en la ocupación de Iraq.

La investigación criminal realizada por el ejército de los Estados Unidos se inició en enero del 2004 a raíz de la denuncia anónima efectuada por el sargento Joseph Darby. Los informes que le siguieron, así como también las fotografías que mostraban personal militar estadounidense abusando de prisioneros causaron un gran revuelo mundial cuando en abril, el programa 60 minutos de la CBS y un artículo de Seymur M. Hersh en la revista The New Yorker destaparon la historia.

El escándalo político producido por el incidente dañó la credibilidad y la imagen de los Estados Unidos y sus aliados en las operaciones militares de la guerra de Iraq y fue usado por los críticos de la política exterior de los Estados Unidos de América, quienes argumentaron que el hecho representaba una actitud extendida de falta de respeto y de violencia hacia los árabes. La administración de EE. UU. se defendió argumentando que los abusos eran resultado de acciones independientes y aisladas de personal de bajo rango, mientras que los críticos afirmaban que las autoridades ordenaron y animaron los abusos, y pedían la renuncia de varios oficiales de la administración, particularmente de Donald Rumsfeld.

El Departamento de Defensa expulsó a 17 soldados y oficiales del servicio y siete soldados fueron acusados de abandono del servicio, maltrato, asalto agravado y lesiones personales. Entre mayo del 2004 y septiembre del 2005, siete soldados fueron condenados en una corte marcial y sentenciados a prisión, rebajados de rango y dados de baja del servicio en forma deshonrosa. Dos soldados, el especialista Charles Graner y su novia Lynndie England fueron sentenciados a 10 y 3 años de prisión respectivamente en juicios que concluyeron el 14 de enero y 26 de septiembre de 2005. La comandante de la prisión, Brigadier General Janis Karpinski fue rebajada de su rango a coronel el 5 de mayo.

El 15 de enero de 2006, nuevas fotografías y videos fueron emitidos en el programa Dateline del canal de televisión australiano SBS en un momento en el que se apela por parte del gobierno la decisión de una corte estadounidense en favor de la ACLU que le ordena al Pentágono hacer públicas todas las imágenes existentes sobre los casos de tortura en Abu Ghraib.

Informe Taguba

El informe del General Antonio Taguba, del 4 de abril de 2004, citaba numerosos ejemplos de la forma en que el abuso de prisioneros se llevaba a cabo.

  • Dar puñetazos, cachetes y patear a los detenidos; saltar sobre sus pies desnudos
  • Grabar en vídeo y fotografiar prisioneros desnudos, tanto hombres como mujeres.
  • Forzar a los prisioneros a desempeñar posiciones de acto sexual y fotografiarlos
  • Desnudar detenidos a la fuerza y mantenerlos desnudos durante varios días.
  • Forzar a hombres desnudos a usar ropa interior femenina
  • Forzar a los detenidos a masturbarse para fotografiarlos y grabarlos.
  • Amontonar a los prisioneros desnudos y saltar sobre ellos.
  • Poner de pie sobre cajones a prisioneros, con una bozal sobre su cabeza y amarrar cables eléctricos a los dedos de los pies y manos y al pene para amenazar con tortura eléctrica.
  • Colocar un collar y correa de perro a un detenido desnudo y mientras lo 'pasea' una mujer soldado.
  • Violación de una mujer detenida por un Policía Militar
  • Sacar fotografías de prisioneros muertos en posición de celebración.
  • Romper luces químicas sobre los detenidos y echar líquido fosfórico sobre los prisioneros.
  • Regar con agua fría a los detenidos desnudos.
  • Golpear a los detenidos con escobas y sillas.
  • Amenazar a los detenidos con una violación.
  • Permitir a guardias militares coser las heridas de un detenido, herido después de ser arrojado contra la pared de su celda.
  • Sodomizar detenidos con luces químicas y palos de escobas.
  • Usar perros militares sin bozales para intimidar a los prisioneros, en una ocasión el prisionero fue mordido y gravemente herido por el perro.
Other Languages