Torrijos (España)

Torrijos
Municipio de España
Bandera-torrijos.svg
Bandera
Escudo-torrijos.svg

Calle de la localidad.

Calle de la localidad.
Torrijos ubicada en España
Torrijos
Torrijos
Ubicación de Torrijos en España.
Torrijos ubicada en Provincia de Toledo
Torrijos
Torrijos
Ubicación de Torrijos en la provincia de Toledo.
País Flag of Spain.svg  España
•  Com. autónoma Flag of Castile-La Mancha.svg  Castilla-La Mancha
•  Provincia Bandera de la Diputación de Toledo.svg  Toledo
•  Comarca Torrijos (El Retamar)
•  Partido judicial Torrijos
Ubicación 39°59′00″N 4°16′53″O / 39.983333333333, 39°59′00″N 4°16′53″O / -4.2813888888889
•  Altitud 529 msnm
•  Distancias 28 km a Toledo
75 km a Madrid
101 km a Ávila
Superficie 17,34 km²
Fundación Época romana
Población 13273 hab. (2015)
•  Densidad 763,61 hab./km²
Gentilicio Torrijeño, torrijeña
Código postal 45500
Alcalde (2015) Anastasio Arevalillo ( PSOE)
Hermanada con Aspe
Patrón San Gil (1 de septiembre)
Sitio web http://www.torrijos.es
[ editar datos en Wikidata]

Torrijos es un municipio español de la provincia de Toledo, en la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha. Se encuentra situado al norte de Toledo, en una depresión entre los ríos Tajo y Alberche. Es la capital natural de una extensa zona conocida con el nombre de Comarca de Torrijos. Limita al este con el término de Barcience, al norte con Novés, al oeste con los de Alcabón y Santo Domingo-Caudilla y al sur con el término de Gerindote.[1]

Es un centro eminentemente urbano, pues la extensión del término municipal es muy reducida.

Su población ha ascendido, durante los últimos años, a una media aproximada de 1.000 habitantes por decenio, si bien hacia mediados de los años 2000, el aumento de la inmigración ha incrementado el crecimiento, contando en 2005 con una población aproximada de 2.500 inmigrantes.

Historia

Edad Antigua

La fundación de Torrijos se remonta a tiempo inmemoriales, aunque el hecho de su denominación parece proceder del término romano "turris" torre, lo cual es indicativo de la existencia de algún elemento defensivo en tiempo de Roma.[2]

Sin duda, el ser paso importante de Ávila a Toledo hizo que se asentara una población o guarnición para protección de las tropas y defensa de toda la zona.

Edad Media

La época de la invasión visigoda fue importante para el poblamiento de Torrijos, ya que su proximidad a la capital de la España de entonces, Toledo, hizo que se formara una población de ricos colonizadores que se apropiaron de las zonas más productivas. Eso se demuestra por la existencia de una serie de topónimos referidas a lugares geográficos con clara ascendencia visigoda, como son Las Suertes. Los visigodos tenían por costumbre sortear las tierras entre sus pobladores o entre aquellos que habían participado en la conquista, de ahí esta denominación.

Posteriormente, a la entrada de los musulmanes en la península ibérica, Torrijos se convierte en una población en la que ellos dominan la ciudad. Se establecieron en la zona conocida con el nombre de Puerta de Maqueda, y aún en la actualidad se aprecia el urbanismo típico de una ciudad árabe, con calles estrechas y tortuosas, adarves o callejones sin salida, así como una serie de nombres que nos hacen recordar la existencia de esta población, como son El Moro, El Oriente, El Norte, Las Vistillas, El Sol, La Corrala, etc. Igualmente existe un paraje conocido con el nombre de El Cerro de la Mora, o del Moro, que de las dos formas se conoce, en el camino a la ciudad de Fuensalida.

En la famosa batalla de Las Navas de Tolosa, en 1212, además del monarca Alfonso VIII, intervino en su ayuda el arzobispo de Toledo Jiménez de Rada, a quien tras la sonada victoria, el rey se la regaló, pasando inmediatamente a propiedad del cabildo de la catedral, lo cual duró hasta finales del siglo XV, en que fue adquirida por Gutierre de Cárdenas.

Una de las etapas más interesantes de la población torrijeña corresponde al reinado de Pedro I, conocido con el sobrenombre de El Cruel o por el de Justiciero. Fue este monarca quien mandó construir un alcázar o palacio, que fue regalado a su mujer-amante María de Padilla, palacio que sirvió durante siglos como convento de monjas concepcionistas. Pero finalizando la década de 1990, siendo Alcalde Miguel Ángel Ruiz-Ayúcar se llevó a cabo una restauración completa, el cual sirve en la actualidad de sede del Ayuntamiento.

El siglo XV conoció Torrijos la residencia del monarca Juan II en distintas ocasiones, con motivo de la hegemonía de Álvaro de Luna contra el que levantaron los nobles toledanos exigiendo al rey que retirase su favor a este condestable. El monarca, que se encontraba en Torrijos, manda que se ponga cerco a Toledo, pero ante la presencia del marqués de Villena y de Pedro Girón decide retirarse.

Igualmente el maestrazgo de Calatrava queda vacante a causa del fallecimiento del Maestre, surge una pugna entre los dos pretendientes, Pedro Girón y el infante de Aragón, don Alfonso. La mayoría de las poblaciones apoyaron a Girón, pero Torrijos se opuso, siendo ella solamente la que apoyó al infante don Alfonso. Pero la nominación recayó en Pedro Girón, por lo que una vez que tomó posesión del cargo se dirigió a Torrijos realizando una serie de desmanes y actos que supuso la muerte de algunos torrijeños. No conforme con ello saqueó numerosas viviendas llevándose bastantes riquezas, así como muchos detenidos a Toledo.

Es digno de reseñarse la existencia de una población judía importante, ya que su aljama se hace constar en numerosos documentos, especialmente en lo que se refiere al pago de los impuestos. No se sabe desde cuando existía esta población, pero lo cierto es que se sabe de la existencia de una sinagoga en lo que hoy es la calle de El Cristo, y la capilla existente fue en un principio sinagoga judía, la cual pasó a poder de la Corona de Castilla tras el decreto de expulsión. Pero inmediatamente la adquirió Gutierre de Cárdenas, creándose en su lugar un hospital. Hasta hace poco existió un resto de la muralla que servía de cerramiento a la judería, o zona de residencia de los hebreos, la cual, por un error imperdonable, en 2006, se dejó que se derrumbara cuando se hacían una obras de reforma en la carretera.

Los judíos pasaron a tener otra judería en lo que hoy es la calle de Gibraltar Español, aunque más reducida y sencilla, con su sinagoga y matadero.

La población judía y morisca contó con dos alhamas y dos sinagogas. Una de ellas se transformó posteriormente en el Hospital de la Santísima Trinidad, más tarde en colegio y, finalmente, en capilla de El Cristo de la Sangre. La Colegiata se construyó en una antigua mezquita, pues también los musulmanes tuvieron dos mezquitas.

Por Torrijos han pasado numerosos monarcas y personajes de la nobleza, ya que la estratégica situación entre Ávila y Toledo lo hacía paso obligado. Merece destacarse la presencia de Alfonso XI, de su hijo Pedro I, el cual celebró fiestas en esta población por el nacimiento de su hija. Aquí pasó temporadas su esposa-amante María de Padilla, con la que tuvo a su hija Beatriz. Parece ser que el palacio que construyó se lo regaló a María, el cual pasó posteriormente a sus descendientes. También conoció la presencia de Juan II, de Enrique IV e Isabel la Católica.

Tras estos acontecimientos Torrijos adquiere un gran protagonismo, pues en tiempos de los Reyes Católicos, el Contador Mayor del reino, Gutierre de Cárdenas, compra al cabildo de Toledo esta ciudad, nombrándola inmediatamente villa.

Edad Moderna

A finales del siglo XV don Gutierre de Cárdenas adquiere Torrijos al Cabildo toledano, pasando a la categoría de villa, concedida en el año 1482, levantándose un rollo, el cual desapareció a comienzos del siglo XIX, como consecuencia de lo ordenado en la Constitución de Cádiz.

A partir de entonces los Señores de Maqueda realizan una serie de actividades que hacen de Torrijos una verdadera ciudad.

La Colegiata de Torrijos, mandada construir por Teresa Enríquez.

Son sus años de esplendor, que corresponden a finales del siglo XV y comienzos del XVI, pues fue cuando se realizaron las grandes obras arquitectónicas, algunas desaparecidas. Se construyeron La Colegiata, el Palacio de los Señores de Maqueda (desaparecido), el Monasterio de Santa María de Jesús (réplica de Juan Guas del Monasterio de San Juan de los Reyes de Toledo, hoy sólo quedan restos), el Hospital de la Consolación u Hospital de Afuera (desaparecido), la Muralla (desaparecida), el Palacio de Pedro I (reconstruido) y el Hospital de la Santísima Trinidad (solamente restan la capilla y el claustro). Cuando desaparecen los señores de Maqueda, la vida torrijeña pasa por años de decadencia, pues la serie de monarcas que reinan en España necesitan grandes cantidades de dinero para soportar la serie de luchas con diferentes naciones europeas.

Con el descubrimiento de América hubo numerosos torrijeños que emigraron. La expulsión de los moriscos fue muy negativa para sociedad torrijeña, ya que eran ellos fundamentalmente quienes trabajaban el campo y se dedicaban a la construcción.

La actividad de los siglos modernos decayó de la misma manera que lo hizo el resto de la nación, pasando por años de verdadera necesidad. Durante los siglos XVI, XVII, XVIII, y comienzos del XIX Torrijos asiste a un situación de pasividad dominada por una flojedad económica, al mismo tiempo que de inactividad característica de una decadencia general.

Edad Contemporánea

La llegada del siglo XIX tiene dos circunstancias diferentes: por un lado la entrada en la península de las fuerzas napoleónicas, que se apoderan de numerosas obras de arte, destruyen múltiples edificios de gran valor, como el monasterio franciscano de Santa María de Jesús de Torrijos, una joya artística, obra de Juan Guas. Por otro lado se inicia en esta población una recuperación de la actividad económica y empresarial, a causa de nuevas afluencias de personas emprendedoras procedentes de diferentes regiones españolas, especialmente del País Vasco, que detectan posibilidades en Torrijos. Se construye el ferrocarril, que ofrece muchas más posibilidades de todo tipo para elevar la actividad financiera. Desaparece también el señorío de los duques de Maqueda como consecuencia de la aprobación de la Constitución de 1812, con lo que estos señores pierden su facultad de nombrar los cargos municipales. Es por esta época cuando la muralla desaparece así como el rollo, símbolo de libertad municipal, como consecuencia de una medida absolutamente absurda adoptada en las Cortes de Cádiz.

Una vez expulsados los franceses, no terminan las guerras, pues aparecen las llamadas Guerras Carlistas, donde destaca el cura de Alcabón, Lucio Dueñas, guerrillero de Torrijos, que luchó bravamente en defensa de la religión. La Desamortización es otro de los sucesos que trajeron algunas novedades a la sociedad torrijeña, pues personas de gran importancia en el futuro se hicieron con enormes propiedades de la comarca. Se detecta la primera llegada de gitanos que constituirán un grupo étnico que se mantendrá hasta nuestros días.

Se inicia el siglo XX con una rápida elevación de establecimientos comerciales e industriales. Llega la electricidad a los domicilios, el teléfono y el agua domiciliaria. Pero existe un descontento en la sociedad, que poco a poco va generando una situación de inestabilidad social a causa de las enormes diferencias que hay entre unas y otras. Se ve un descontento en España, y se llega al año 1931 en que se aprueba la Constitución. Desaparece la monarquía y se establece la República. Torrijos vive momentos difíciles, pues los conflictos entre izquierdas y derechas son frecuentes, llegando a numerosos enfrentamientos.

La llegada de la Guerra Civil es inevitable. Torrijos se encuentra en territorio republicano, pero el 22 de septiembre de 1936 las tropas franquistas toman esta población. Por un lado y por otro se producen numerosos fusilamientos.

Concluida la contienda, Torrijos pasa por años difíciles. Pero poco a poco se nota un renacimiento de la actividad económica. Las décadas de 1950, 1960 y 1970 elevan el nivel económico y cultural. La actividad renace.

Pero será a partir de la década de 1980 cuando se ve que el avance es irrefrenable. Se crean numerosas empresas de todo tipo y la construcción inicia un relanzamiento imparable. Se crea el instituto de enseñanza secundaria, un nuevo juzgado, las calles se asfaltan y las plazas se adecentan. Los edificios comienzan a elevarse en alturas; se diseñan nuevas urbanizaciones con lo que Torrijos se ensancha. Se fundan nuevos equipos deportivos y se construye el campo de fútbol; también se construyen nuevos edificios para cine.

En el año 1979 se celebran las primeras elecciones municipales, relevándose los diferentes grupo municipales, UCD, AP, PP y PSOE, con sus Alcaldes Santiago Longobardo Rivera (1979-83), Miguel Ángel Ruiz-Ayúcar (1983-1999), María Mercedes Giner Llorca (1999-2007), Juan José Gómez-Hidalgo Palomo (2007-2015) y Anastasio Arevalillo (desde 2015).

En la actualidad Torrijos es una población muy moderna, con todas las facilidades para poder ejercer como capital de la comarca, pues posee los centros de enseñanza, deportivos, culturales, biblioteca, centros juveniles, de la mujer, asociaciones culturales, banda de música, grupos de baile, escuela de música, etc.

Se realizan numerosas actividades culturales, especialmente las asociaciones La Fuentecilla, Amigos de la Colegiata, Juan Guas y la Academia de Historia y Arte. Se publican libros de historia, arte, poesía, así como revistas culturales, de historia y poesía. También se pueden aprender a tocar instrumentos en la escuela de música, donde también se hacen a veces pequeños concertillos.

Other Languages