Torrente, el brazo tonto de la ley

Torrente, el brazo tonto de la ley es una película española dirigida por Santiago Segura, escrita y protagonizada por él mismo, y producida por Lolafilms. Caracterizada por su humor grueso y caricaturesco, tuvo una gran acogida del público y también de la crítica, entrando Torrente y sus sketches a formar parte del imaginario popular español contemporáneo. Las bromas de mal gusto, el lenguaje soez y las escenas escatológicas parecen ser las claves de su éxito en España.

El título es una parodia de Cobra, el brazo fuerte de la ley, nombre con el que fue promocionada en España la película Cobra, protagonizada por Sylvester Stallone.

Esta película ganó dos premios Goya y se convirtió en la más taquillera de la historia del cine español, más tarde superada por su secuela, Torrente 2, misión en Marbella. Además sentó las bases del humor de Santiago Segura, que dirigió también esta segunda parte, la tercera ( Torrente 3: el protector), la cuarta ( Torrente 4: Lethal Crisis (Crisis Letal)) y la quinta ( Torrente 5: Operación Eurovegas). Estas dos últimas fueron rodadas en 3D estereoscópico.

Argumento

La historia cuenta las aventuras de José Luis Torrente, un policía machista, racista, franquista, zafio, aficionado a las prostitutas, bebedor, consumidor de un poco de droga tomada con rigurosa mesura según él, fan de El Fary, y fanático del equipo de fútbol Atlético de Madrid.

La película comienza con el peculiar protagonista haciendo una ronda nocturna por el centro de Madrid hasta llegar a su casa, encontrándose con "Rafi" ( Javier Cámara) en la escalera, que estaba bajando a ayudar a su madre ( Chus Lampreave) en la pescadería. Torrente vive con su padre Felipe ( Tony Leblanc), que está postrado en silla de ruedas, y que no es muy bien tratado por su hijo, incluso lo usa para que pida limosna durante el día. Normalmente acude a tiendas a aprovecharse de las distracciones de los encargados y come en el restaurante de su amigo Antonio ( Cañita Brava) hasta que le echa por tener Torrente una deuda de 6000 pesetas de whisky.

Por accidente, y después de que su padre sufriese un ataque, Torrente descubre una trama de tráfico de narcóticos en un restaurante de cocina oriental, que está encabezada por un tal Mendoza ( Espartaco Santoni), cuya mano derecha es "El Francés" ( Manuel Manquiña). Ayudado por Rafi y una banda de amigos de este (Carlitos, Malaguita, Toneti y Bombilla) planea desbaratarla, pero las cosas no salen como Torrente espera y casi todos terminan siendo asesinados. Sin embargo consigue llevarse el botín de 50 millones que Mendoza tenía acordado para entregar a un traficante rival y logra fugarse en una ambulancia a Torremolinos.[2]

Other Languages