Toponimia de México

La toponimia de México procede principalmente de dos fuentes: topónimos de origen náhuatl, tanto de origen prehispánico como más tardíos, y topónimos de origen hispánico. Además, en ciertas regiones de México existe gran abundancia de topónimos procedentes de otras lenguas autóctonas diferentes del náhuatl.

El topónimo México

El topónimo de México procede de México-Tenochtitlan, nombre náhuatl con el que los mexicas designaban a su capital, situada en lo que actualmente es la Ciudad de México. Su etimología, en cambio, es incierta. Antes de su independencia el país era llamado América Mexicana, y si bien se discutió la posibilidad de denominar Anáhuac al nuevo país, finalmente prevaleció la forma actual.[1]

Los mexicas, según los relatos de los historiadores, fueron un pueblo con creencias religiosas, tradiciones y una gran cultura avanzada para la época, con un sistema político de tributos para someter a sus habitantes y un dominio que ocupó la mayor parte del centro y sur de la actual República Mexicana.

Cabe señalar que aztecas se les denominó a los habitantes de Aztlán, lugar del que emigraron en peregrinación para fundar en 1325 la capital de su futuro imperio México-Tenochtitlan, y se cambiaron el nombre a mexicas al ser “protegidos del dios Mexi (Huitzilopochtli)” para distinguirse de sus antiguos opresores, los señores de Aztlán, y denominaban a su lengua "mexicacopa", que significa literalmente “a la manera mexica”, como señala Sybille de Pury, mientras que en castellano la palabra mexica se transformó en mexicano cuando fray Andrés Molina en 1555 escribe el diccionario “castellano-mexicano” y fue el nombre con que se denominó la lengua, ya que el término náhuatl que significa “claramente” o "nahuatlatoa" hablar claramente, lo empleaban para diferenciar su lengua de la extranjera o hablada incorrectamente y fue en el siglo XX que se buscó definir o encasillar bajó ese término a la lengua clásica, hablada en la capital a la llegada de los españoles. Actualmente los hablantes nativos de la lengua, se refieren a ella como "macehuallatolli" que significa “lengua de la gente del campo”, mientras que se refieren al español como mexicano. [2]

La toponimia de mexicano se remonta en el siglo XVI, cuando los españoles consideraban al habitante y la lengua de México-Tenochtitlan como mexicano, de igual manera los españoles peninsulares que habitaban la Nueva España usaron el gentilicio “Mexicano” para denominarse a sí mismos.

Pronunciación

La Real Academia Española, a través de su Diccionario panhispánico de dudas, recomienda la grafía México; lo mismo es válido para el gentilicio, mexicano. Se considera que la pronunciación correcta (en español) es [Méjiko].

Cuando los conquistadores españoles transcribieron el idioma de los mexicas lo hicieron siguiendo las reglas del idioma castellano de la época. La lengua náhuatl tiene un sonido /ʃ/ (como shop en inglés o cheval en francés) que fue representado en castellano con la letra x, tal como se hacía entonces (compárese: Ximénez). En el castellano del siglo XVII este sonido pasó a pronunciarse j, de modo que en la reforma ortográfica de 1815 los vocablos escritos con x pero pronunciados j pasaron a escribirse con j (por ejemplo, Don Quijote < Don Quixote). Aunque la pronunciación cambió, la grafía del nombre México conservó la equis por razones etimológicas e históricas, como tantos otros nombres de sitios y objetos provenientes de lenguas indígenas mesoamericanas.

Por otro lado, las palabras en náhuatl son graves, es decir, se acentúan en la penúltima sílaba. La tilde en el nombre México fue agregada debido a un cambio en la pronunciación por parte de los conquistadores, pues la pronunciación original del nombre era /me:'ʃiʔko/. En cualquier caso, la única pronunciación correcta en español es /'mexiko/, nunca /'meksiko/.

Fray Servando Teresa de Mier, en su Carta de despedida a los mexicanos de 1821, explica brevemente el origen de la distorsión de la pronunciación de la "x":

Como quiera que sea, esta carta se reduce a suplicar por despedida a mis paisanos anahuacenses recusen la supresión de la x en los nombres mexicanos o aztecas que nos quedan de los lugares, y especialmente de México, porque sería acabar de estropearlos. Y es grande lástima, porque todos son significativos, y en su significado topográficos, estadísticos, o históricos.

Los primeros misioneros, para escribir la lengua nahuatl o sonora que llamamos mexicana, se acordaron, según Torquemada, con los indios más sabios creados en el Colegio de Santiago Tlatilolco, y como su pronunciación tiene dos letras hebreas, sade y scin sustituyeron en su escritura por aproximación a la primera tz y a la segunda x suave.

Pero como para suavizar ésta aún no estaba adoptado el acento circunflejo sobre la vocal siguiente, y los conquistadores eran en su mayoridad extremeños y andaluces, o árabes en su pronunciación, pronunciaron fuerte todas las x escritas por los misioneros, y llenaron de letras guturales los términos que adoptaron de la lengua mexicana, la cual no admite alguna.

Por eso pronunciaron los españoles México (Méjico), aunque los indios no pronuncian sino México (Mescico) con la letra hebrea scin.

Y es un dolor, mexicanos, que: italianos, franceses, ingleses y alemanes pronuncien mejor que nosotros el nombre de nuestra patria, pues nadie fuera de nosotros, pronuncia México con letra gutural.

En todo caso, paisanos míos, sigamos a escribírlo con x, o para llegar con el tiempo, si la nueva ortografía predomina, a pronunciar como se debe éste y los demás términos mexicanos, o para no echar en olvido enteramente una de nuestras mayores glorias.

Si, México con x suave como lo pronuncian los indios significa: donde está o es adorado Cristo, y mexicanos es lo mismo que cristianos.

Fray Servando Teresa de Mier, Carta de despedida a los mexicanos (1821)[3]

La grafía <México>

Mapa de los Estados Unidos de Méjico (Nueva York, 1847) en el que se aprecia el uso de la jota para la escritura de Méjico, Tejas y Oajaca
Moneda mexicana de 1856 de Guanajuato con la leyenda "EST. LIB. DE GUANAXUATO" en el reverso.

Algunos autores (especialmente en España y Argentina) escriben el nombre del país o la capital como Méjico. Aunque tanto la forma con j como la forma con x son consideradas correctas por la Real Academia Española, esta institución recomienda el uso de la forma con x tanto en el nombre del país como en sus derivados, por ser la usual en el país referido y en la mayor parte del mundo de habla hispana.[4] En México se utilizó la grafía Méjico al mismo tiempo que México durante una parte del siglo XIX, aunque finalmente la grafía con jota cayó en desuso. Lo mismo sucedió con otros topónimos mexicanos escritos actualmente con x pero pronunciados /x/, como Oajaca por Oaxaca.

El cuádruple valor fonético de la equis —que en México se emplea para representar /x/, /s/, /ks/ y /ʃ/— constituye una característica particular de la escritura del español en ese país.

Etimología

No se ha alcanzado una interpretación filológicamente indiscutible de la etimología de México, a pesar de los numerosos intentos que se han sucedido desde principios de la época colonial. Prueba de ello es el trabajo del antropólogo Gutierre Tibón, quien analizó 70 distintas propuestas incluyendo las más descabelladas.[11]

Coincidiendo en parte con esta interpretación Manuel Orozco y Berra, mexicanista del siglo XIX, hace derivar el nombre de los mexicas de óxitl ( trementina), tintura con la que el dios Huitzilopochtli distinguió a su tribu escogida durante la marcha desde Aztlán. De este modo los mexitli (mexicas) serían los “ungidos” o "elegidos".[15]

Aparte de estas interpretaciones, el origen de México en Mexitli ha sido defendido con criterios más sólidos por otros autores. No obstante, algunas de tales propuestas se basaban en una transcripción incorrecta de este nombre: Mecitli. Esta transcripción ha dado lugar a diversas etimologías en las que intervienen el maguey (metl, de donde provendría la primera sílaba Me-) y la liebre (citli). Entre los testimonios de ancianos que recopiló Bernardino de Sahagún en el siglo XVI para su Historia general de las cosas de la Nueva España, se encuentra la leyenda de que este líder de los mexicas fue llamado Citli (liebre) al nacer y acunado en una penca de maguey, por lo que se le conoció como Mecitli.[18]

Por lo que se refiere al maguey (metl) como origen de la sílaba Me- de Mexitli, una de las principales pruebas aducidas por los partidarios de esta opción es el hecho que la Matrícula de los Tributos (manuscrito del siglo XVI con pictogramas obra de escribas mexicas) representa esta figura legendaria como un maguey.[25]

En cambio, otras etimologías derivan la sílaba Me- de mētz-tli (luna), pues México-Tenochtitlan había sido edificada en un islote del Lago de la Luna, uno de los nombres con que los mexicas se referían al Lago de Texcoco. Su principal exégeta es el arqueólogo Alfonso Caso, quien propuso "En el centro de la Luna" o "En el centro del lago de la Luna",[27]

Otra hipótesis relaciona el nombre del país con el del dios Mexi (pronunciado en náhuatl ['meʃi]) forma apocopada de Mextli, nombre secreto que daban los mexicas a su dios tutelar Huitzilopochtli, el colibrí siniestro. De esta forma, el significado de México sería "el lugar donde habita Huitzilopochtli". Pero igualmente esta derivación no es compatible con la forma náhuatl del nombre Mēxihco, exactamente por las mismas razones fonéticas anteriores.

Nombres históricos de México

Mapa del Virreinato de la Nueva España del año 1708 en el que se aprecia el nombre de Mexico para nombrar al virreinato.

En la época precolombina el territorio de lo que actualmente es México era conocido como Anáhuac, que en náhuatl significa el mundo o "Tierra rodeada por los mares", en tanto que el nombre de Mexico-Tenochtitlan estaba reservado a la capital de los mexicas. En sus escritos los conquistadores también registraron las voces indígenas de Culúa,[31]

Durante la Conquista Hernán Cortés nombró Nueva España a este territorio,[32] denominación que se mantuvo durante toda la era colonial para el virreinato, que incluía también la Capitanía General de Guatemala y Nueva Galicia. El virreinato era también conocido simplemente como México, diversos mapas y documentos de la época colonial nombran a la Nueva España como México o America Mexicana.

Durante la Guerra de Independencia, en el último debate sostenido en el Congreso de Anáhuac en 1813, se propuso recuperar el nombre de Anáhuac para la nueva nación independiente y en 1814 bajo la Constitución de Apatzingán con el nombre de América Mexicana. Pero el primer nombre oficial en 1821 del nuevo estado fue el de Imperio Mexicano. Tras la caída de Iturbide en 1823 se promulgó la constitución de los Estados Unidos Mexicanos, y México finalmente prevaleció como nombre común del país.

Other Languages