Toponimia asturiana

Una de las reivindicaciones del asturianismo cultural y lingüístico ha venido constituida por la recuperación de la toponimia considerada como tradicionalmente asturiana. Así, desde la fundación de Conceyu Bable en 1974 y de la Academia de la Lengua Asturiana en 1981 se han sucedido múltiples estudios sobre esta materia.

La recuperación de los nombres de lugar tradicionales

A nivel administrativo la Consejería de Cultura del Principado de Asturias creó la Junta Asesora de Toponimia en 1985, y le encargó un estudio pormenorizado de los topónimos tradicionales asturianos. Tras dos años de trabajo se publicó una relación de nombres de lugar que sin embargo no recibió sanción legal alguna.

La situación siguió sin cambios hasta la promulgación de la Ley autonómica 1/1998 de Uso y Promoción del Bable/Asturiano, vigente hoy en día y cuyo artículo 15.1 establece:

  1. Los topónimos de la Comunidad Autónoma del Principado de Asturias tendrán la denominación oficial en su forma tradicional. Cuando un topónimo tenga uso generalizado en su forma tradicional y en castellano, la denominación podrá ser bilingüe.
  2. De acuerdo con los procedimientos que reglamentariamente se determinen, corresponde al Consejo de Gobierno, previo dictamen de la Junta de Toponimia del Principado de Asturias, y sin perjuicio de las competencias municipales y estatales, determinar los topónimos de la Comunidad Autónoma

En cumplimiento de este mandato legal, el Consejo de Gobierno del Principado de Asturias aprobó dos decretos que desarrollaban la Ley de Uso en materia de toponimia: El Decreto 38/2002, por el que se regula la Junta de Toponimia del Principado de Asturias, y el Decreto 98/2002, por el que se establece el procedimiento de recuperación y fijación de la toponimia asturiana.

Expedientes toponímicos aprobados

Nota: Año 2011      Concejos cuya toponimia tradicional ya ha sido oficializada mediante Decreto.      Concejos en los que la Junta de Toponimia ha concluido su trabajo y esperan la promulgación del Decreto correspondiente.      Concejos en los que la Junta de Toponimia ya ha iniciado actuaciones.      Concejos en los que no se ha iniciado el proceso.

El proceso de recuperación toponímica, que aún hoy no ha concluido, comenzó oficialmente el mes de junio del año 2004, en el transcurso del cual se constituyó la Junta de Toponimia. Seguidamente, los concejos de Carreño y El Franco fueron los primeros en solicitar la restauración de su toponimia tradicional, siendo seguidos por numerosos concejos. A fecha de septiembre de 2011 la Junta de Toponimia está trabajando en 63 de los 78 municipios asturianos, y se han aprobado 49 decretos de oficialización de la toponimia tradicional (véase la lista de decretos).

En estos decretos se oficializa la toponimia tradicional asturiana, derogando la castellana, excepto en aquellos casos en que ésta tiene cierto arraigo popular, estableciendo entonces los dos topónimos como oficiales.

Críticas y polémicas

El proceso de sustitución toponímica de los términos en castellano por aquellos supuestamente tradicionales no ha estado exento de polémicas y críticas. Concretamente, en la parroquia de Guimarán en el Concejo de Carreño (unos de los primeros en haber iniciado el proceso de sustitución de la toponimia oficial hasta el momento por la propuesta por la Junta de Toponimia), la sustitución de los indicadores a la entrada de la parroquia que indicaban Guimarán con su grafía en castellano por unos nuevos paneles indicando Quimarán con Q provocó reacciones vecinales solicitando el restablecimiento del topónimo antiguo.[2]

En noviembre de 2010 la directora general de Política Lingüística, Consuelo Vega, aceptó excepcionalmente que la Junta de Toponimia analice la propuesta vecinal de recuperar el topónimo anterior. La directoral general consideraba que, "una vez finalizada la toponimia, la Junta no debe adoptar con facilidad modificaciones al respecto".[3]

A día de hoy aún no ha habido una decisión al respecto. Otras parroquias, como Piedeloro, también han manifestado su disconformidad con las nuevas denominaciones aprobadas por la Junta de Toponimia para su población.[4]

Ejemplos de nuevos topónimos oficiales

Cambios en la toponimia oficial de Asturias
Nombre oficial hasta ahora Nombre oficial desde ahora
Gijón Gijón/Xixón
Pola de Siero La Pola Siero
Pola de Laviana La Pola Llaviana
San Bartolomé de Viodo Viodo (Gozón)
Ferrero El Ferriru (Gozón)
Cabo de Peñas Peñes (Gozón)
Langreo Llangréu/Langreo
Tuilla Tuilla/Tiuya (Llangréu)
Pola de Lena La Pola Ḷḷena
Pajares Payares (Ḷḷena/Lena)
Jomezana Xomezana (Ḷḷena/Lena)
Moreda Morea (Ayer).
Cabañaquinta Cabanaquinta (Ayer).
Luanco Lluanco/Luanco (Gozón)
Celorio Celoriu (Llanes)
Lugás Llugás (Villaviciosa)
Rozadas Rozaes (Villaviciosa)
Arriondas Les Arriondes (Parres)
Santa Eulalia Santolaya (Cabranes)
Niao Niao/Ñao (Cabranes)
Pola del Pino Pola Vieya (Ayer)
Rioseco Rosecu (Ayer)
Riofrío Rufríu (Ayer)
La Caridad A Caridá (El Franco)
Fresnedo Fresnéu (Cabranes)
La Masanti Llamasanti/Lamasanti (Sariegu)
Lavandera Llavandera (Gijón/Xixón)
Poago Puao (Gijón/Xixón)
El Remedio El Remediu (Nava)
Ribera de Arriba La Ribera/Ribera de Arriba
Ribadesella Ribeseya
Las Segadas Les Segaes/Las Segadas (La Ribera)
Soto de Rey Soto Rei (La Ribera)
Lastres Llastres (Colunga)
Libardón Lliberdón (Colunga)
San Emeterio Santu Medero (Bimenes)
Other Languages