Topo Soft

Topo Soft
Topo logo.jpg
Industria industria de los videojuegos
Fundador(es) Paco Pastor
Javier Cano
Productos Desperado, Mad Mix Game y Emilio Butragueño Fútbol
[ editar datos en Wikidata]

Topo Soft fue una productora de videojuegos española que realizó buena parte de su producción entre la década de los 80 y la década de los 90, durante la edad de oro del software español. A diferencia de otras productoras españolas de videojuegos de la época, que constituían empresas independientes, Topo Soft era una subsidiaria de Erbe Software y dependía por completo de la dirección de la misma.[1]

Historia

Sus orígenes se remontan a cuando Javier Cano y Emilio Martínez Tejedor, siendo muy jóvenes, comenzaron en el mundo de la programación realizando un sencillo juego educativo de geografía, MapGame, vendiéndolo en el Rastro de Madrid. Allí contactaron con un representante de Erbe Software, y los dos programadores fueron contratados por la compañía. Dentro de Erbe, y usando tal marca, publicaron su MapGame y otras dos producciones más, Ramón Rodríguez y Las tres luces de Glaurung.[1]

Un anuncio en la revista Micromanía, referente de videojuegos en la época, permitió contactar con los hermanos Alberto y Luis López Navarro. Estos hicieron tres desarrollos específicos para MSX: Colt 36, Ale-hop y Temptations. Sin embargo, a pesar del buen recibimiento de los títulos y la oferta de incorporarlos en plantilla, ambos declinaron la oferta para hacer estudios universitarios[3]

En un principio en el estudio se trabajaba con colaboradores, lo que actualmente se conoce como freelancers, trabajadores que se unen a un proyecto concreto si bien no forma parte integrante del estudio.

Entre los primeros juegos se cuentan Survivor,[5]​ si bien no hay un común denominador en este sentido, pues Topo publicaba generalmente juegos para todos los sistemas de 8 bits, pero a veces, las menos, para uno sólo de los sistemas.

La estrategia comercial del estudio cambió con el tiempo, auspiciada por el entonces gerente de ERBE, Paco Pastor,[6]​ que vio la posibilidad de crear un estudio que compitiese de tú a tú con otros estudios de programación más potentes y ante la demanda, cada vez mayor, de juegos de 8 bits, pues el parque de ordenadores vendidos aumentaba de manera considerable. Parte de la gran demanda de juegos de 8 bits vino dada por la rebaja en los precios que se produjo a lo largo de 1987, donde se pasó a vender juegos de 2000 pesetas a menos de 1000, con el objeto de combatir la fuerte piratería existente en el mercado español. La pionera en este sentido fue Erbe y la medida consiguió multiplicar las ventas legales de videojuegos, poniendo a Erbe y por tanto a Topo en una posición privilegiada en el mercado. Con ello la estrategia del estudio pasaba por la creación de equipos de trabajo propios, aumentando asimismo la plantilla de trabajadores con el consiguiente crecimiento en medios(ordenadores, instalaciones...) de la compañía, si bien no se prescindía totalmente de la figura del freelancer.

Con el crecimiento de la compañía se sumaron nuevas caras al proyecto, como es el caso de Gabriel Nieto,[8]

Entre las caras nuevas que se incorporaron, aunque no en la faceta de programador, estaba Alfonso Azpiri, conocido dibujante, que a la postre acabó dibujando la mayor parte de las portadas de juegos de Topo.

Caja del videojuego Ice Breaker, programado por Topo Soft en 1990

A finales de los años 80 el mercado mundial comenzó su transición a los 16 bits, en el que se encontraba inmerso fuera de las fronteras de España. El problema es que el parque de ordenadores de 16 bits vendidos en España era muy pequeño, de modo que esto unido al superior desembolso que exigía la programación de un juego para 16 bits, en el que se necesitaba un equipo de desarrollo mucho mayor así como mayores tiempos, hizo que Topo junto con otras compañías siguieran programando en 8 bits a pesar del continuo avance de la tecnología. Algunos de los juegos programados en esta época son Viaje al centro de la tierra[10]​ Metrópolis o Ice Breaker, entre otros.

La mayor parte de la producción de Topo fue realizada para ZX Spectrum, Amstrad CPC y MSX, los cuales dominaban el mercado en España en ese momento. Hay dos teorías respecto al origen del nombre: se dice que es debido a que Javier y Emilio comenzaron a trabajar en un sótano de las oficinas de Erbe, o que proviene de una tienda de juegos de la zona del Retiro de Madrid.[11]

En 1989, por desavenencias con la cúpula de Erbe Software, los dos fundadores dejan la compañía para formar Animagic.[12]​ A partir de ese momento, y según Erbe comenzó a decantarse por el mercado de la distribución de videoconsolas y por la localización y distribución de títulos de 16 bits de compañías como LucasArts y Sierra entre otras, empezó a dejar la producción propia de Topo cada vez más en un segundo plano. Esto, unido a la crisis que azotó el mercado del videojuego, afectando severamente a todas las compañías españolas, hicieron que Topo menguara poco a poco. Aun así, su actividad se prolongó más allá del final de la edad de oro del software español, trabajando en 1993 para Televisión Española en una sección del programa El precio justo.

Other Languages
català: Topo Soft
English: Topo Soft
galego: Topo Soft