Topares

Topares
Pedanía y Localidad
Topares ubicada en España
Topares
Topares
Ubicación de Topares en España.
Topares ubicada en Provincia de Almería
Topares
Topares
Ubicación de Topares en la provincia de Almería.
País Flag of Spain.svg  España
•  Com. autónoma Flag of Andalucía.svg  Andalucía
•  Provincia Flag Almería Province.svg  Almería
•  Comarca Los Vélez
•  Partido judicial Vélez-Rubio
•  Municipio Bandera de Vélez-Blanco.svg  Vélez-Blanco
Ubicación 37°51′41″N 2°13′46″O / 37.861388888889, 37°51′41″N 2°13′46″O / -2.2294444444444
•  Distancia 194 km a Almería
Población 256 hab. ( INE 2014)
•  Densidad n/d hab./km²
Gentilicio topareño, -ña
Código postal 04839
Patrón San Isidro
Patrona Virgen de las Nieves
[ editar datos en Wikidata]

Topares es una localidad y pedanía española perteneciente al municipio de Vélez-Blanco, en la provincia de Almería. Está situada en la parte noroccidental de la comarca de Los Vélez. Cerca de esta localidad se encuentran los núcleos de Las Cobatillas y Cañadas de Cañepla. Sus campos son tan fértiles y ricos en cereales que a Topares se le conoce como "el granero de la provincia".

Para calificar el abandono al que estuvo sometida durante siglos esta remota aldea en las sierras del sureste de la península ibérica, basta señalar el dicho popular acuñado en la comarca: "Topares, echa pan y no te pares".

Hasta hace muy pocos años, incluso después de la llegada de la democracia a España, Topares era una aldea remota y olvidada por los poderes públicos.

La historia de doña María Serrano, la vecina de Topares que escribió a Franco pidiendo ayuda, sirvió de base argumental para Anticrónica de un pueblo, del Equipo Dos,[1] que sufrió en 1974 la prohibición de la censura franquista. La copia en súper 8 de este documental de denuncia social de Fernando Pérez y José María Siles fue vista en toda España en cine-clubs y circuitos de cine alternativo.

Topares no tenía entonces si carretera de acceso, ni luz, ni teléfono, ni médico y ni siquiera distribución de agua. A pesar de que los campos de Topares son ricos en nieves y en lluvias y las corrientes subterráneas dan allí nacimiento al río Guadalquivir.

Efectivamente, investigaciones recientes sitúan el nacimiento del Guadalquivir en las cercanías de esta aldea, exactamente en los límites de la provincia de Almería con las de Granada y Murcia.

Arquero en la Cueva de los Letreros.

Desde la aldea de Topares parte un camino de tierra hacia el caserío de Santonge. A unos tres kilómetros de la aldea y un centenar de metros del camino hay un pozo. La vegetación que crece junto al brocal, especialmente juncáceas, prueba que existe un caudal subterráneo.



Las aguas que brotan a pocos pasos del pozo, en época de lluvia, pertenecen a la Cuenca Hidrográfica del Guadalquivir. Esa corriente subterránea aflora con un modesto caudal cerca de la cañada de Cañepla, donde recibe el nombre de arroyo de la Cañada del Salar: serían las fuentes más remotas del río Guadalquivir.

Mensajero de los dioses

En el parque natural de la Sierra de María-Los Vélez, al sur del nacimiento oriental del río Guadalquivir, hay una veintena de cuevas, covachas y abrigos naturales donde buscaron refugio los primeros pobladores del levante peninsular.

En 1998 la Unesco declaró patrimonio de la Humanidad el conjunto de pinturas rupestres que encontramos en paredes de piedra y que relatan la crónica de hace millares de años. La mayoría de ellas utilizan técnicas pictóricas muy simples y esquemáticas en su representación de escenas de la vida cotidiana.

Indalo almeriense, ídolo protector.

Subiendo cerro Maimón, a 1.100 metros de altura está la Cueva de los Letreros, catedral del arte rupestre levantino en España. En su interior ha aparecido la colección más importante de pinturas de los habitantes de la Edad del Cobre. Entre otras figuras humanas y animales se encuentra un joven arquero, considerado durante años origen del indalo almeriense. El arquero de la Cueva de los Letreros fue descubierto a mediados del XIX y, un siglo después, asociado al tótem protector contra el mal de ojo y las tormentas que pintaban con almagre los vecinos de Mojácar en la fachada de sus casas.

En el Abrigo de las Colmenas, en Maimón Chico, se conserva una pintura del Neolítico tardío que se corresponde más con la forma del indalo. Se trata de una figura humana, con los brazos en cruz, que sostiene un arco sobre su cabeza. Alguna leyenda supone que se trata de un arcoiris y que la pintura representa el pacto del hombre prehistórico con los dioses para evitar futuros diluvios. La palabra indalo podría tener su origen en la expresión indal eccius, que significa mensajero de los dioses en la lengua de los íberos.

Portador de buena suerte, según creencia popular, el indalo se ha convertido en el último medio siglo en la imagen más conocida de Almería en todo el mundo.

Other Languages