Tono (lingüística)

En lingüística, el tono es la variación fonémica en la frecuencia acústica de una sílaba, es decir, un tono en el sentido lingüístico provee distinción semántica. Las lenguas que usan tonos de esta manera se conocen como lenguas tonales.

El tono se distingue de la entonación en que esta última se usa a nivel de frase mientras que el tono se usa a nivel de sílaba, siendo el fenómeno que con más frecuencia la tiene como dominio.

Los tonos no representan una frecuencia acústica absoluta, sino que son relativos con respecto al habla de un mismo individuo, así, el tono bajo en una mujer puede ser más alto inclusive que el tono alto en un hombre; sin embargo, el tono bajo de una persona siempre es más bajo que el tono alto en la misma persona.

Una gran parte de las lenguas del mundo usan tonos. En particular, las lenguas sinotibetanas (como el mandarín), las lenguas austroasiáticas (como el vietnamita), las lenguas Níger-Congo (como el yoruba o las lenguas bantúes) y las lenguas otomangues (como el zapoteco o el triqui) son lenguas tonales.

Tipos de tono

Los tonos en una lengua tonal pueden ser tonos nivelados o tonos modulados y normalmente una lengua tonal usa en mayor medida solo uno de los dos tipos.[1]

Tono nivelado o de nivel

Los tonos nivelados, también conocidos como tonos de registro o puntuales, son tonos que se perciben como constantes durante su realización, es decir, no presentan una variación de frecuencia durante su realización. Pueden ser: altos, medio-altos, medios, medio-bajos o bajos.

Tono modulado o de contorno

Los tonos modulados, también conocidos como tonos de contorno o melódicos, son tonos que varían su frecuencia durante su realización, es decir, pueden ser ascendentes, descendentes o cualquier combinación de elevación y descenso.

Other Languages
norsk nynorsk: Fonologisk tone