Tomás Navarro Tomás

Tomás Navarro Tomás
Información personal
Nacimiento 12 de abril de 1884 Ver y modificar los datos en Wikidata
La Roda, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 16 de septiembre de 1979 Ver y modificar los datos en Wikidata (95 años)
Northampton, Estados Unidos Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Lingüista, escritor y profesor universitario Ver y modificar los datos en Wikidata
Miembro de
[ editar datos en Wikidata]

Tomás Navarro Tomás ( La Roda, Albacete, España, 2 de abril de 1884 - Northampton, Massachusetts, EE. UU., 16 de septiembre de 1979) fue un , bibliotecario, ensayista y lingüista español. Académico y director de la Biblioteca Nacional de España, investigador en la JAE y científico de ideología republicana, se exilió en 1939, recalando en Estados Unidos, donde fue cofundador de la Academia Norteamericana de la Lengua Española.[1]

Biografía

Discípulo de Ramón Menéndez Pidal y de Miguel Asín Palacios,[5]​ asociado a la JAE. En este campo se le debe la introducción en España de los métodos de investigación de esta rama de la Lingüística y su Manual de pronunciación española de 1918.

Como director del laboratorio de fonética experimental del Centro de Estudios Históricos (CEH), tuvo entre sus estudiantes a María Josefa Canellada y Alonso Zamora Vicente, ambos dialectólogos y que acabarían uniéndose también en matrimonio. Desde ese cargo, impulsó y coordinó los trabajos de investigación para la construcción del Atlas Lingüístico de la Península Ibérica (ALPI]),[a]

Con el musicólogo Eduardo Martínez Torner, y dentro de la tarea de recolección de la música tradicional española, compiló entre 1931 y 1933 el llamado Archivo de la Palabra, donde quedaron grabadas las voces de destacados personajes públicos de todas las esferas (grabaciones que fueron conservadas, y tras el paréntesis del franquismo editadas por la recuperada Residencia de Estudiantes).[8]

Ingresó en la Academia de la Lengua Española el 19 de mayo de 1935, para ocupar el sillón "n" minúscula, con un discurso sobre El acento castellano.[9]​ Fue director de la Biblioteca Nacional de España entre 1936 y 1939, y se le considera uno de los principales responsables de salvar gran parte del tesoro bibliográfico español del bombardeo de Madrid, durante el largo asedio a que el bando sublevado sometió a la capital de España. En 1937 tomó parte activa en el II Congreso Internacional de Escritores para la Defensa de la Cultura.

Exilio

En enero 1939 abandonó España con otros intelectuales republicanos, entre ellos Antonio Machado, hacia Francia. Perdida la causa republicana, tras la Guerra Civil Española se exilió con su familia en Estados Unidos, donde ocupó la cátedra de Filología hispánica en la Universidad Columbia (Nueva York) hasta su jubilación (1939 y 1952).[3]​ En los años cuarenta su nombre fue tachado de algunos de sus libros por la censura franquista.[ cita requerida]

En el exilio americano continuó desarrollando su trabajo de investigación. Así, en 1944 publicó el Manual de entonación española y en 1946 los Estudios de fonología española. En 1951 devolvió a España los materiales recogidos para el Atlas, que había llevado al exilio para salvaguardarlos. En 1962 apareció en Madrid el primer tomo del Atlas Lingüístico de la Península Ibérica.

Escribió también Métrica española. Reseña histórica y descriptiva (1956), un estudio ya clásico sobre versificación. Un epítome de este trabajo apareció dos años después con el título Arte del verso (1959).

Murió en el exilio a los 95 años.[1]