Tomás Le Breton

Tomás Le Bretón, M. Malbrán y Ramsay McDonald en la Conferencia Mundial Económica, Londres 1933.

Tomás A. Le Breton (n. en Buenos Aires el 20 de mayo de 1868; m. en Hurlingham, Provincia de Buenos Aires, el 15 de febrero de 1959), fue un abogado, político y diplomático argentino, fundador de la Unión Cívica de la Juventud, la Unión Cívica Radical y la Unión Cívica Radical Antipersonalista, y ministro de Agricultura de la Nación.

Biografía

Tomas Le Breton.

Tomás Le Breton fue uno de los jóvenes que fundaron la Unión Cívica de la Juventud en 1889, la Unión Cívica en 1890, y la Unión Cívica Radical en 1891.

Participó activamente en las revoluciones de 1890, 1893 y 1905.

Fue elegido diputado nacional en 1912 y senador nacional en 1919, siempre representando a la Ciudad de Buenos Aires.

Fue elegido diputado nacional en 1914 y senador nacional en 1922 por la Unión Cívica Radical. Una vez asumido Marcelo T. de Alvear (1922-1928) la presidencia de la Nación, fue designado por éste como Ministro de Agricultura, desempeñándose en el cargo hasta 1925. También durante la presidencia de Alvear se desempeñó en dos ocasiones como Ministro de Relaciones Exteriores.[1]

Fotografía circa 1905 con Eduardo Saguier Arrotea, Marcelo T. de Alvear y Tomás Le Breton.

Como Ministro de Agricultura se destacó por su intensa actividad de fomento y promoción de la investigación científica aplicada a la producción agraria; especialmente importante fue la contratación de especialistas extranjeros como Thomas Bregger y William Backhouse para el mejoramiento genético de trigo y maíz en Pergamino.[3]

En 1924 formó parte del grupo de dirigentes radicales que formaron la Unión Cívica Radical Antipersonalista.

Durante la década de 1930 fue embajador argentino ante Estados Unidos, el Reino Unido, y Francia. Formó parte de la misión diplomática que realizó el Tratado Roca-Runciman en 1932.

El Pacto Roca-Runciman aseguraba cuotas de exportación de carne argentina estables equivalente a la adquirida en 1938 (punto más bajo de la Crisis del 30), afianzando el vínculo comercial con el Reino Unido. Que establecía que el 85% de las exportaciones de este país debían realizarse a través de frigoríficos extranjeros. La Argentina dispensaría a las empresas británicasun tratamiento benévolo y el país mantendría libres de aranceles el carbón y demás mercaderías que se importaban en ese momento exentas de impuestos, comprometiéndose a comprar en Gran Bretaña el total del carbón que consumía. Junto a claúsulas secretas: donde el Banco Central de la República Argentina contaría con gran predominancia de funcionarios y capitales británicos. Se fijan las bases para la creación de la Corporación de Transporte, que le terminaría por dar a Gran Bretaña el monopolio absoluto de los medios de transporte argentinos. La misma se creó en 1936 en el Pacto Eden-Malbrán, firmado luego de que el Pacto Roca-Runciman caducara y con características muy similares.

Le Breton se caracterizó a lo largo de su vida por su preocupación por mejorar la producción agropecuaria del país.[ cita requerida] Cuando se desempeñó como embajador argentino en Estados Unidos, envió semillas y mejoras técnicas.

En el barrio porteño de Villa Urquiza una calle lleva su nombre a modo de recordatorio.

Other Languages