Tomás Gutiérrez

Tomás Gutiérrez
Tgutierrez.png

Gran Sello de la República del Perú.svg
Jefe Supremo de la República del Perú
22 de julio de 1872- 26 de julio de 1872
Predecesor José Balta
Sucesor Francisco Díez-Canseco

Información personal
Nacimiento ?
Flag of Peru.svg Perú, Arequipa, Majes
Fallecimiento 26 de julio de 1872
Flag of Peru.svg Perú, Lima
Nacionalidad Peruana Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Militar
[ editar datos en Wikidata]

Tomás Gutiérrez (Majes, Arequipa, ? - Lima, 26 de julio de 1872) fue un militar y político peruano que dirigió un golpe de estado contra el presidente José Balta y Montero, y ocupó de facto la Jefatura del Estado del Perú, del 22 al 26 de julio de 1872. Fue asesinado por una turba enfurecida, en pleno centro de Lima.

Carrera militar

Se decía que en sus primeros momentos había sido arriero, hasta que se enroló en el ejército y poco a poco fue escalando los diferentes grados militares, a partir de la década de 1850. Sus tres hermanos menores ( Silvestre, Marceliano y Marcelino) siguieron su ejemplo, aunque sin llegar a distinguirse, como si lo haría Tomás.[1]

En 1854 ascendió a sargento mayor de infantería y luego viajó al Sur para sumarse a la revolución que el general Ramón Castilla inició en Arequipa. Participó en la marcha sobre Lima y por su destacada actuación en la batalla de La Palma, librada el 5 de enero de 1855, fue ascendido a teniente coronel.

Durante el segundo gobierno de Castilla luchó contra la revolución encabezada por Manuel Ignacio de Vivanco en Arequipa, que originó la sangrienta guerra civil peruana de 1856-1858. Por su valerosa conducta en el asalto final de Arequipa fue ascendido a coronel, el 7 de marzo de 1858. Elegido diputado por la provincia de Castilla, concurrió a las legislaturas de 1858-1859. Participó en la campaña contra el Ecuador.

Como jefe del batallón “Áncash”, respaldó a los gobiernos de los presidentes Miguel de San Román (1862-1863) y Juan Antonio Pezet (1863-1865). Se destacó luchando en defensa del gobierno de Pezet contra la revolución del coronel Mariano Ignacio Prado de 1865, por lo que fue ascendido a general. Mientras se efectuaba el avance de los revolucionarios hacia Lima, apaciguó a la población del Callao que se había pronunciado en favor del vicepresidente Pedro Diez Canseco, pero tras la caída de Pezet fue apresado y se le anuló su ascenso a general, el 13 de diciembre de 1865.

Borrado del escalafón, se alistó como simple soldado en el Batallón Depósito y participó junto con sus hermanos en el combate del Callao del 2 de mayo de 1866. Finalizada la guerra con España, se trasladó a Tarapacá y se sumó a la revolución que en defensa de la Constitución de 1860 encabezó Castilla, quien lo ratificó como general y lo nombró comandante general de sus unidades de cazadores, en abril de 1867. Acompañó al viejo mariscal en los últimos instantes de su vida, y frustrada la revolución por la muerte de aquél, volvió a Lima.[2]

Tomás Gutiérrez. Grabado del siglo XIX.

Poco después se sumó a la sublevación que estalló en Arequipa contra el gobierno de Prado y la Constitución de 1867, encabezada por el vicepresidente Pedro Diez Canseco, quien reconoció a Tomás como general. Contribuyó a la defensa de Arequipa ante el ataque de las tropas gobiernistas, y luego siguió a las tropas triunfantes de Diez Canseco, llegando al Callao el 22 de enero de 1868. Enviado a Chiclayo para combatir la revolución del coronel José Balta, no quiso usar las armas contra el pueblo, y retornó a Lima para dar cuenta de la situación. Ya por entonces tenía fama de valiente y buen soldado, complementado con su sagacidad en cumplir misiones oficiales.

Tras la elección de Balta como presidente e instalado el Congreso, el 12 de agosto de 1868, se declaró la nulidad de los ascensos otorgados por el presidente Pezet, y una vez más quedó rebajado Tomás al grado de coronel. El presidente Balta le nombró Inspector General del Ejército y propuso al Congreso su ascenso a general, pero no llegó a expedirse la ley respectiva. Pese a ello, Tomás dio un decidido apoyo al gobierno de Balta, y lo mismo hicieron sus hermanos, los coroneles Silvestre, Marcelino y Marceliano, que se hallaban al frente de los batallones que guarnecían Lima. Fue debido principalmente a este apoyo que el gobierno de Balta gozó de estabilidad, hasta antes del golpe que los mismos hermanos protagonizarían pocos días antes de finalizar el mismo.

Tomás fue nombrado ministro de Guerra y Marina en 1872, hecho que fue recibido con alarma por el Partido Civil, de reciente fundación, el mismo que por entonces triunfó en las elecciones generales llevando a la presidencia al que sería el primer presidente civil de la historia del Perú: Manuel Pardo y Lavalle.

Other Languages