Tomás Domínguez Arévalo

Tomás Domínguez Arévalo
Tomás Domínguez Arévalo.png

COA Spain under Franco 1938 1945.svg
Ministro de Justicia
30 de enero de 1938- 9 de agosto de 1939
Predecesor José Cortés López
Sucesor Esteban de Bilbao Eguía

Escudo de la Segunda República Española.svg
Diputado a Cortes
por Navarra
13 de julio de 1931- 2 de febrero de 1939

COA Spain 1945 1977.svg
Procurador en Cortes
( Consejo Nacional)
16 de marzo de 1943- 24 de abril de 1946

Información personal
Nombre de nacimiento Tomás Domínguez Arévalo Ver y modificar los datos en Wikidata
Nombre nativo Tomás Domínguez Arévalo Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento 26 de septiembre de 1882
Madrid
Fallecimiento 10 de agosto de 1952 (69 años)
Villafranca, Navarra
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Partido político Bloque de Derechas, Comunión Tradicionalista
Familia
Padre Tomás Domínguez Romera Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación terrateniente
Miembro de
[ editar datos en Wikidata]

Tomás Domínguez Arévalo ( Madrid, 26 de septiembre de 1882 - Villafranca, Navarra, 10 de agosto de 1952), más conocido por su título nobiliario de conde de Rodezno, fue un político español de ideología tradicionalista carlista. Además, fue el VII conde de Rodezno, XII marqués de San Martín y V conde de Valdellano, grande de España, caballero de la Orden de Malta, caballero de las Reales Maestranzas de Caballería de Zaragoza y Sevilla, hijo predilecto de Navarra, presidente de la Junta Suprema Tradicionalista, diputado a Cortes por Aoiz, senador del Reino por la provincia de Navarra,[2]

Biografía

Hijo de Tomás Domínguez Romera, natural de Sevilla pero de origen extremeño, y de la condesa de Rodezno, de origen navarro, estudió la carrera de Derecho en Madrid, licenciándose en 1904 y fue un importante terrateniente con extensas propiedades en Extremadura y Navarra. Inició su carrera política como alcalde de Villafranca y posteriormente fue diputado a Cortes por Aoiz en 1916 y 1918. Senador en 1921 y 1923. Durante el periodo de la Segunda República de 1931 a 1936 fue diputado por Navarra. Aunque inicialmente apoyó el Estatuto Vasco, dado que en principio proponía un concordato de las provincias vascas con la Santa Sede, se convirtió en un acérrimo enemigo del mismo cuando este dejó de ser confesional. Abandonó la comisión de Reforma Agraria y fundó la Asociación de Terratenientes de Navarra, con la intención de anular las reclamaciones de los jornaleros. Contrajo matrimonio con Asunción López-Montenegro y García-Pelayo, dama de la alta burguesía agraria extremeña.

Fue monárquico tradicionalista, llegando a presidir la Junta Suprema del partido. Enemigo declarado de la República, estuvo implicado en el intento de golpe de estado de José Sanjurjo en 1932.[3] Posteriormente fue el encargado de pactar con el general golpista Emilio Mola la participación del carlismo en la sublevación militar de julio de 1936. Estuvo presente en las negociaciones para la unificación de Falange y el Tradicionalismo. En 1938, en plena Guerra Civil forma parte del primer gabinete franquista, pasando a desempeñar la cartera de Justicia, con sede en la ciudad de Vitoria, que comprendía Justicia, registros, notariado, prisiones y asuntos eclesiásticos.

... No se había olvidado de los carlistas. Franco en persona invitó a Fal Conde, el jefe carlista exiliado en Lisboa, a formar parte del Consejo Nacional de FET, en noviembre de 1937. Fal Conde no aceptó y el ofrecimiento fue retirado definitivamente el 6 de marzo de 1938. El conde de Rodezno, que seguía en importancia a Fal Conde entre los carlistas, fue nombrado, a pesar de todo, Ministro de Justicia.[4]

Durante su mandato deroga la legislación de la II República, para poner las bases de la dictadura franquista. Modificó el Código Penal, reintegró en sus puestos a los antiguos jueces, se reconstruyeron los Registros de Propiedad, derogó las disposiciones relativas al matrimonio civil y condición de la mujer casada, y restauró la Compañía de Jesús.[6]

Además de su labor política, también escribió sobre historia. En 1909 publicó su primera obra monográfica: Los Teobaldos de Navarra. Ensayo de crítica histórica, a la cual habrían de seguir De tiempos lejanos, glosas históricas (navarras medievales), La princesa de Beira y los hijos de D. Carlos, Carlos VII, duque de Madrid, La propiedad privada en Navarra y un informe sobre la reforma tributaria, El Dr. Navarro D. Martín de Azpilcueta. Con motivo de su recepción en la Real Academia de la Historia en 1944 leyó el discurso Austrias y Albrets ante la incorporación de Navarra a Castilla. Fue el fundador y primer presidente de la Institución "Príncipe de Viana".

Other Languages