Toba calcárea

Columnas de tobas en el lago Mono, California.

La toba calcárea es una roca caliza muy porosa, una variedad de limo, formada por la precipitación de carbonatos a partir de cuerpos de agua dulce a temperatura ambiente.[1]

Ciclo de formación de la toba

Proceso de calcificación del musgo generando toba.
Edificio tobáceo activo, en crecimiento. Formación rocosa «Árbol de Navidad» ( Cañón del Sumidero, Chiapas, México).

Las aguas de lluvia están poco mineralizadas y contienen muy baja cantidad de dióxido de carbono (CO2). Al cruzar el suelo esas aguas se cargan del CO2 producido por la actividad biológica de los vegetales y bacterias, pudiendo disolver rocas calcáreas. Así, el agua muy cargada en CO2 puede disolver las rocas calcáreas del acuífero durante su trayecto subterráneo. Se lleva entonces con ella los iones calcio (Ca2+) y carbonato (HCO3-) disueltos.[2]

Al salir del subsuelo en manantiales, cascadas o ríos es cuando el agua se desgasifica (pierde CO2), por turbulencia o por la acción biológica de las plantas al usar el CO2 en la fotosíntesis, y precipita el carbonato cálcico (CaCO3) en forma de calcita.[3]

Los pequeños cristales se depositan en forma de una corteza calcárea sobre los vegetales presentes en la fuente, manantial o río. Son principalmente los musgos, tallos o cualquier otro vegetal que sirven de apoyo. La superposición de esas capas sucesivas forma la roca llamada toba.

Cuando el apoyo vegetal muere y desaparece, deja el sitio que antes ocupaba vacío y queda sobre la roca el negativo de ese vegetal que es el responsable de la porosidad de aspecto cavernoso de la toba.[4]

La toba calcárea es de color castaño (en la zona levantina de España) o crema (en las islas Baleares). En la construcción se usa como roca ornamental. Generalmente se encuentra en zonas costeras de la Comunidad Valenciana ( Costa Blanca), Murcia, Baleares... y más concretamente formando "playas" al lado del mismo mar. Su forma de extracción es similar a la del mármol, tallándose y formando grandes bloques donde después se preparan según la necesidad comercial.

También se encuentra ampliamente distribuida por la península asociada a sistemas fluviales y lacustres. Abunda especialmente en el Alto Tajo, en la zona del Puente San Pedro, en el Guadiana Alto, en la zona de las Lagunas de Ruidera y en el Alto Ebro, donde la toba constituye el étimo de muchos topónimos y algunas localidades: Valle de Tobalina, Tubilla del Agua, Toba de Valdivielso, Tobera, Tubilleja, etc.

No se debe confundir con la piedra pómez o la toba volcánica o tosca, común en Canarias, formada por materiales volcánicos que emitidos calientes se sueldan y forman una piedra porosa de consistencia media y color desde el rojo al blanco/amarillo.[5]

Other Languages
aragonés: Tova calsinosa
беларуская: Туф
brezhoneg: Tuf (maen)
čeština: Pěnovec
Deutsch: Kalktuff
English: Tufa
français: Tuffeau
hrvatski: Sedra
Հայերեն: Տուֆ
Ido: Tofo
日本語: トゥファ
ქართული: ტუფი
Nederlands: Kalktuf
norsk bokmål: Tufa
português: Tufa calcária
русский: Туф
srpskohrvatski / српскохрватски: Sedra
Simple English: Tufa
slovenščina: Lehnjak
српски / srpski: Бигар
svenska: Kalktuff
українська: Туф
oʻzbekcha/ўзбекча: Tuflar
walon: Tawea
中文: 石灰華