Toalla sanitaria

Una toalla sanitaria (también conocida como toalla femenina, compresa, toalla higiénica o pantiprotector) es un absorbente usado por mujeres durante el periodo menstrual, en casos de sangrado post parto o en cualquier situación durante la cual sea necesario absorber el fluido de sangre vaginal.

Toallas sanitarias, del tipo sin "alas" (izquierda) y del tipo "alada" (derecha).

Estas almohadillas no deben ser confundidas con los parches o pañales para incontinencia, los cuales son usados por hombres o mujeres invariablemente y cuya finalidad es la de retener flujo urinario. No obstante, aun cuando puedan guardar cierta similitud y menor absorbencia que éstos, algunas personas también usan las compresas para este propósito.

En Venezuela se les llama también Modess dado el fenómeno de vulgarización de marca. En Puerto Rico se les llama 'Kotex' también por vulgarización de marca.

Historia

Las compresas han sido mencionadas desde tiempos remotos. En la enciclopedia Suda se cita que Hipatia aventó un "trapo femenino" a un admirador suyo en un intento de alejarlo. A través de los tiempos las mujeres han usado diferentes formas de protección menstrual. El Museum of menstruation muestra artículos y fotos sobre las formas primitivas de protección, incluyendo entre otras cosas, compresas, almohadillas tejidas y delantales menstruales. Con frecuencia utilizaban tiras dobladas de ropa vieja (trapos) para retener la sangre.

La toalla sanitaria desechable surge de forma comercial alrededor del año 1895 bajo la marca "Curads and Hartmann's". En su comienzo fueron usadas por enfermeras, quienes confeccionaban vendas de pulpa de madera para atrapar el fluido, creando así una compresa hecha de material fácil de obtener y bastante económico para poder desecharlo después de su uso.

Productos como "Johnson & Johnson Lister Towel" fracasaron debido a la falta de publicidad, ya que a diferencia de la actualidad el tema de la menstruación no era abiertamente discutido ni difundido. Una de las compañías solucionó esto implementando un procedimiento que permitía a las mujeres depositar dinero en una caja (así la mujer no tenía que hablar con el empleado) y tomar por sí mismas un paquete de toallas sanitarias del mostrador.

Hasta la aparición de las toallas sanitarias desechables, todas las mujeres usaban un tipo de ropa o compresa reusable. Aun cuando la disponibilidad comercial de las toallas higiénicas desechables era patente, tuvieron que transcurrir varios años hasta que se convirtieran en un artículo de uso común, convirtiéndose desde entonces en un producto usado ampliamente en la mayor parte del mundo industrializado. Sin embargo las compresas sanitarias reusables hicieron su reaparición alrededor de los años 70s con una popularidad creciente hacia los años 80s e incluso los 90s.

En los últimos años se ha diseñado toallas elaboradas con gel ultrabasorbente y biodegradable, a las cuales se incorpora una banda liberadora de aniones negativos. Estos productos ayudan al metabolismo de la mujer, activa las células que fortalecen el sistema inmunológico, restableciendo el equilibrio del pH en la zonas íntimas.

En los países subdesarrollados, todavía se utilizan almohadillas reutilizables o improvisadas para recoger la sangre menstrual. Con el fin de satisfacer la necesidad de lograr una solución económica para hacer frente a las prácticas insalubres y falta de higiene en países como la India, Arunachalam Muruganantham del rural Coimbatore en el estado sureño de Tamil Nadu, India, desarrolló y patentó una máquina que puede fabricar compresas de bajo costo por menos de una tercera parte del costo.[1]

Other Languages
Boarisch: Schuastabindn
Bahasa Banjar: Burkain
Deutsch: Damenbinde
euskara: Babeski
galego: Compresa
Bahasa Indonesia: Pembalut wanita
한국어: 생리대
Nederlands: Maandverband
norsk bokmål: Sanitetsbind
polski: Podpaska
português: Absorvente
svenska: Dambinda
Tagalog: Pasador
Türkçe: Hijyenik ped
Tiếng Việt: Băng vệ sinh
中文: 衛生棉
粵語: 衞生巾