Tiresias

Tiresias aparece ante Odiseo durante el sacrificio, Heinrich Füssli, 1780-85, Graphische Sammlung der Albertina (Viena).

En la mitología griega, Tiresias (en griego antiguo, Τειρεσίας) fue un adivino ciego de la ciudad de Tebas; fue uno de los dos adivinos más célebres de la mitología griega: el otro fue Calcas.

Hijo de Everes y de la ninfa Cariclo, Tiresias tuvo dos hijas: Manto y Dafne.

Tiresias es un adivino que aparece en todos los fragmentos mitológicos relacionados con Tebas, desde la época de Cadmo hasta la expedición de los Epígonos: fue Tiresias quien aconsejó que se entregara el trono de la ciudad al vencedor de la Esfinge y, más tarde, sus revelaciones conducirán a Edipo a descubrir el misterio que rodeaba su nacimiento y sus involuntarios crímenes. También aparece este adivino en el Canto XI de la Odisea: el héroe Odiseo, con el fin de averiguar las circunstancias en que se desarrollará su regreso a Ítaca, viaja al Hades para consultar a Tiresias.

Tiresias era ciego desde joven. Según las versiones, su ceguera fue causada por la diosa Atenea ―que lo castigó por haberla sorprendido mientras se bañaba― o por la diosa Hera ―tras mediar en una disputa sobre el placer que tenía con Zeus―, aunque en ambos casos le fue concedido en compensación el don de ver el futuro. En la última versión, narrada por el autor latino Ovidio en su obra Las Metamorfosis, Tiresias sorprendió a dos serpientes apareándose, las separó y, a raíz de esto, se convirtió en mujer. Siete años más tarde, Tiresias volvió a ver a las mismas serpientes en las mismas circunstancias, volvió a golpearlas con su bastón para separarlas y al hacerlo, se convirtió nuevamente en varón. Esta experiencia única hizo que Zeus y Hera recurrieran a él como árbitro en una discusión sobre quién experimentaba más placer sexual, si los hombres o las mujeres. Cuando Tiresias afirmó que el hombre experimenta una décima parte del placer que la mujer, Hera, indignada, lo castigó dejándolo ciego. Zeus, sin embargo, le otorgó el don de la profecía y una larga vida.

El significado esencial de la figura de Tiresias reside en su papel de mediador: gracias a sus dotes proféticas, media entre los dioses y los hombres; por su condición andrógina, lo hace entre hombres y mujeres; y por la excepcional duración de su vida, entre los vivos y los muertos.

El personaje reaparece en la literatura europea en su doble carácter de profeta y de andrógino desde el Edipo rey de Sófocles (425 a. C.) hasta nuestros días.

Orígenes del don de la profecía

Tiresias no nació ciego ni adivino, sino que su poder y su ceguera fueron el resultado de sus encuentros con los dioses. Existen diferentes versiones de este mito. Luc Brisson, que lo ha estudiado en profundidad, ha recogido dieciocho alusiones a Tiresias en textos clásicos, y las ha ordenado en tres grupos: el primer grupo, de dos episodios, cuenta el cambio de sexo de Tiresias y su encuentro con Zeus y Hera; el segundo grupo cuenta la ceguera que le causó Atenea; el tercer grupo, casi totalmente perdido, parece haber contado las desgracias de Tiresias.[1]

Tiresias era un sacerdorte de Zeus, y hay varias versiones sobre las causas de su ceguera, siendo la más sencilla la de que había revelado los secretos de los dioses. Algunas versiones alternativas son las siguientes:

El baño de Atenea

Según la versión de Ferécides de Atenas que se encontraba en la Biblioteca del Pseudo- Apolodoro, Tiresias, adolescente, sorprendió a Atenea cuando se bañaba desnuda en la fuente Hipocrene en el Monte Helicón.[3]

La madre de Tiresias, la ninfa Cariclo, que formaba parte del cortejo de Atenea, suplicó a ésta que le devolviera la vista a su hijo. La diosa, puesto que no tenía el poder para deshacer el acto, le concedió otro don: «Ella le purificó las orejas, y esto le permitía comprender perfectamente el lenguaje de los pájaros; después ella le dio un bastón de cornejo, gracias al que caminaba como las gentes que veían».[4] Atenea le concedió igualmente una vida más larga que la del común de los mortales y el poder de guardar sus dones en los infiernos.

Esta misma versión está igualmente presente en la obra de Calímaco y en la de Nono de Panópolis.[6]

Las metamorfosis de Tiresias

Grabado de Johann Ulrich Krauß (1655-1719): Tiresias golpeando a las serpientes. " Las metamorfosis" de Ovidio en 226 láminas (Die Verwandlungen des Ovidii : in zweyhundert und sechs- und zwantzig Kupffern, ca. 1690).

La segunda versión sobre el origen de los dones de Tiresias aparece principalmente en la obra de Ovidio. Mientras Tiresias paseaba por el bosque en el Monte Cilene, en el Peloponeso, encuentra a dos serpientes que estaban apareándose y separa con un golpe de su bastón.[8]

En un episodio separado sigue la narración.[10]

En la Biblioteca mitológica del Pseudo- Apolodoro, se encuentra un relato parecido que señala como fuente una obra perdida de Hesíodo.[11]

La joven y Apolo

La última versión corresponde ya a la época helenística, en la que el mito había sido muy recreado, ampliándolo al menos en siete episodios, con amores apropiados en cada uno de ellos. La versión fue recogida por el obispo del siglo XII Eustacio de Tesalónica, que trae a colación un relato que él atribuye a Sostratos pero que muy posiblemente fuera del alejandrino Ptolomeo Queno.[12] Este relato cuenta que Tiresias habría nacido del sexo femenino y que, como toda joven, suscitó el deseo de Apolo. El dios, a cambio de sus favores, le enseñó música. Cuando creció, Tiresias-mujer rechazó a Apolo. Éste la convirtió entonces en hombre para que sintiera lo que es el deseo, el empuje que propicia Eros. A partir de esta primera metamorfosis y después de haber sido el árbitro de la disputa entre Zeus y Hera sobre la cuestión del placer sexual, Tiresias sufriría no menos de seis cambios de un sexo al otro.

Other Languages
български: Тирезий
brezhoneg: Tiresias
català: Tirèsias
čeština: Teiresiás
dansk: Teiresias
Deutsch: Teiresias
English: Tiresias
Esperanto: Tirezio
فارسی: تئیریاس
suomi: Teiresias
français: Tirésias
עברית: טירסיאס
magyar: Teiresziasz
Հայերեն: Թիրեսիաս
Bahasa Indonesia: Teiresias
italiano: Tiresia
Nederlands: Tiresias
polski: Tejrezjasz
português: Tirésias
русский: Тиресий
srpskohrvatski / српскохрватски: Tiresija
slovenčina: Teiresias
svenska: Teiresias
українська: Тіресій