Tipología lingüística

Sufijación y prefijación en las lenguas del mundo.

La tipología lingüística se refiere a la clasificación de las lenguas desde el punto de vista de sus similitudes gramaticales. La clasificación tipológica contrasta con la clasificación genética de las lenguas. Este otro método de clasificación se centra en las relaciones filogenéticas entre las lenguas que comparten la herencia de una lengua común (véase lingüística histórica). Una clase genética es una familia lingüística, mientras que una clase tipológica es un tipo de idioma.

Tipología sintáctica

Mapa donde se muestran los tipos SOV, VSO y SVO; junto con los diferentes tipos de adposiciones

La tipología de orden se interesa por el 'orden de constituyentes básico'. Comúnmente se estudia el orden básico del verbo en relación a los participantes en la predicación verbal y el orden relativo entre un nombre y sus complementos.

Orden de constituyentes oracionales

En la clasificación tipológica respecto al orden de orden respecto al orden del sujeto, el verbo y el objeto existen seis posibilidades lógicas:

Algunas lenguas dividen el verbo en una forma auxiliar por un lado y un infinitivo o participio por otro, insertando el sujeto entre medias. Por ejemplo:

( alemán) ("Im Wald habe ich einen Fuchs gesehen" - «En el bosque he yo un zorro visto»)
(holandés) "Hans vermoedde dat Jan Piet Marie zag leren zwemmen" - *«Hans sospechaba que Jan Piet Marie vio enseñar nadar»)
(galés) "Mae'r gwirio sillafu wedi'i gwblhau" - *"Is the check spelling after to complete").

En este caso, la tipología no se basa en tiempos analíticos. El alemán, por lo tanto, es SVO/VSO (sin "im Wald", el sujeto aparecería en primer lugar) en las oraciones principales y el galés es VSO (y O iría tras el infinitivo). Tanto al alemán como al holandés se les clasifica como lenguas V2, ya que el verbo de una oración principal casi siempre ocurre en segundo lugar.

Algunas lenguas (normalmente las flexivas) son difíciles de clasificar debido al hecho de que aceptan muchas combinaciones de verbo, objeto y sujeto como posibilidades correctas. Entre ellas se encuentran el latín, el húngaro, el polaco y el esperanto, de hecho en estas lenguas el orden parece obedecer más a factores de pragmática que de sintaxis.

En cuanto a la distribución mundial en Asia y América el orden SOV es el orden más frecuente, mientras que en Europa y África lo es el SVO. En Oceanía, la preferencia de orden es regional, la mayoría de lenguas papúes y australianas son SOV, mientras que las lenguas austronesias de la región son VSO o SOV.

Orden del nombre y sus complementos

Los tipos usualmente considerados son:

  • Orden relativo del adjetivo. Existen las posibilidades en que el nombre precede al adjetivo (NA) y en la que el adjetivo precede al nombre (AN). En ciertas lenguas, como el español, esta tipología resulta dificultosa, porque el orden depende del tipo de adjetivo, en español hay adjetivos que casi siempre anteceden (último, mismo, ...) y otros que siempre siguen al nombre (epitelial, fotográfico, ...), mientras que otros cambian de significado si el adjetivo sigue o precede al nombre: un viejo amigo / un amigo viejo.
  • Orden relativo de los determinantes. Existen igualmente dos posibilidades: en una, el nombre precede al determinante (Ndet); en otra, el determinante precede al nombre (detN). En algunas lenguas puede llegar a suceder que cada tipo de determinante concreto tenga un orden básico diferente, siendo necesario distinguir entre demostrativos, artículos, posesivos, etc.
  • Orden de otros complementos nominales. Generalmente se considera si el complemento nominal en función genitiva precede o sigue al nombre.

Orden núcleo-complemento

Otra diferencia importante entre las lenguas es la mayor o menor tendencia a colocar el núcleo de un sintagma al principio o al final de dicho sintagma. Las lenguas con orden básico de constituyentes SOV y posposiciones tienen mayor tendencia a ser de núcleo final, mientras que las lenguas con orden VSO y preposiciones tienen mayor probabilidad de ser de núcleo inicial. Muchas lenguas no son consistentes en el marcaje, es decir, a veces con ciertos sintagmas tienen núcleo inicial y en con otros sintagmas tienen núcleo final, o alguna otra posibilidad. El español por ejemplo suele ser de núcleo inicial: los determinantes preceden al nombre, el adjetivo calificativo sigue al nombre, el objeto no-pronominal del verbo va detrás de él, las preposiciones anteceden al sintagma que introducen, etcétera.

Marcaje núcleo-complemento

Es otra característica interesante en la que, además del orden, el núcleo (modificado) y el complemento (modificador) se diferencian por algún tipo de marca morfosintáctica o partícula (este tipo de marca puede ir acompañada a veces de cierta rigidez en el orden modificado-modificador: núcleo final frente a núcleo inicial). Cuando estas marcas existen entonces, las lenguas pueden presentar mayor tendencia al marcaje de núcleo o al marcaje de complemento. Al igual que en el caso del orden núcleo-complemento, existen lenguas consistentes y otras en que el marcaje dependerá del tipo de sintagma.

También existen ejemplos lenguas de marcaje nulo en los que no ni el núcleo ni el complemento tienen marca y su distintividad reside exclusivamente en la posición. E incluso existen lenguas con marcaje doble de ambos elementos llevan marcas diferentes, por lo que la distinción vuelve a recaer en las marcas especiales, siendo redundante el marcaje.

Other Languages
Afrikaans: Taaltipologie
беларуская: Тыпалогія моў
беларуская (тарашкевіца)‎: Тыпалёгія моў
Esperanto: Lingva tipologio
Bahasa Indonesia: Tipologi (linguistik)
日本語: 言語類型論
қазақша: Типология
한국어: 언어유형학
Nederlands: Taaltypologie
norsk nynorsk: Språktypologi
norsk bokmål: Språktypologi