Tipo nomenclatural

Tipo nomenclatural de Cimbrophlebia brooksi, una mosca escorpión extinta ( fósil de una de las alas). El marbete rojo indica por convención que se trata de un tipo nomenclatural.
Holotipo de Marocaster coronatus

En taxonomía, el tipo nomenclatural, especie tipo o simplemente tipo es un ejemplar de un ser vivo o de su actividad sobre el que se ha realizado la descripción científica del mismo y que, de ese modo, valida la publicación del nombre científico de su taxón (sea la especie, el género, la familia, etc).

El tipo del nombre de una especie es, por lo general, el espécimen a partir del cual se ha perfilado la descripción que valida el nombre, y que se conserva permanentemente en alguna institución ( museo, herbario, centro de investigación, etc.), perfectamente siglado y localizable. El tipo del nombre de un género es la especie sobre la cual se basó la descripción original que validaba dicho nombre. El tipo del nombre de una familia es el género sobre el cual fue basada la descripción orginal válida de la familia. En los nombres de taxones de rango superior al de familia no se aplica el principio de tipificación.

Es importante recordar que solo los nombres tienen tipos. Los taxones no. No es correcto hablar del tipo de un taxón. Por ejemplo, es correcto hablar del tipo de un nombre específico, pero incorrecto hablar del tipo de una especie.

Clases de tipos

(Las seis primeras clases consisten en los organismos mismos, preservados –enteros o en parte– en museos o instituciones accesibles; la última clase consiste en modificaciones exteriores causadas por el organismo clasificado, asimismo institucionalmente preservadas).

  • Holotipo: el espécimen u otro elemento usado por el autor o designado por él como el tipo nomenclatural; mientras que el holotipo existe regula automáticamente la aplicación del nombre correspondiente.
  • Isotipo: un duplicado del holotipo, que forma parte de la colección original.
  • Lectotipo: espécimen o elemento seleccionado a partir de material original para servir como tipo nomenclatural cuando no fue asignado un holotipo con la primera publicación o por pérdida del mismo. El lectotipo se debe elegir entre los isotipos, si no existen isotipos se debe elegir entre los sintipos, si tampoco hay sintipos se elige un neotipo.
  • Sintipo: es uno de los especímenes citados originalmente por el autor que no designó holotipo o que ha enumerado simultáneamente varios ejemplares como tipos.
  • Neotipo: es un espécimen o cualquier otro elemento elegido para servir de tipo nomenclatural cuando falta todo el material sobre el cual está basado el nombre del taxón.
  • Paratipo: cada espécimen de una serie tipo que no sea el holotipo.[1] La serie tipo es el material citado en la publicación original donde se describe el taxón y que no fue excluido por el autor de ser material tipo.
  • Icnotipo: cada espécimen típico del nombre de un icnotaxón, es decir del tipo nomenclatural icnológico consistente en una huella exterior, dejada en el medio ambiente al efectuar un organismo vivo cualquier clase de actividad o conducta. Son ejemplos los especímenes de: icnitas, cavidades hechas por animales, huellas de pies y manos, senderos o rastrilladas, marcas de rabos, de piel, nidos o tubos en barro; madrigueras, orificios y perforaciones, pistas, rastros, coprolitos, gastrolitos, egagrópilas, regurgitalitos, minas de hojas, señales de mordeduras, secreciones estructuradas de la actividad de organismos como capullos, cápsulas de pupas, telas de arañas y agallas de las plantas; y estructuras de bioturbación tales como estromatolitos en algas o capas de suelo en bacterias. Sus tipos nomenclaturales consisten en elementos externos al organismo viviente que los produjo, debido a que los estudios icnológicos se basan en el descubrimiento y análisis de estructuras etológicas o biogénicas, es decir, de patrones estructurales –dejados por un organismo vivo– que no constituyen restos de los cuerpos de los organismos.[4] y se utilizan los rangos icnogénero e icnoespecie taxonómicamente caracterizados por icnoholotipos o por sus icnoparatipos, icnoisotipos, etc.

El tipo (holotipo, lectotipo o neotipo) de un nombre de una especie, o de un taxón infraespecífico consiste en un espécimen único o en cualquier otro elemento, excepto para las plantas herbáceas de pequeña talla y para la mayoría de las plantas no vasculares, en los que el tipo puede consistir en varios individuos que deben conservarse de manera permanente sobre un mismo pliego de herbario o preparación.

En 2006 y 2007, al proponerse la primera clasificación biológica de un organismo marciano,[9] (ver, en el artículo correspondiente, Nota al pie 2). Tal propuesta de conservar como tipo nomenclatural las estructuras de señales remotamente radiadas –e ir mejorando progresivamente su información con nuevas observaciones y ensayos destructivos– constituye una innovación en sistemática que al presente no ha sido todavía materia de amplio debate entre taxonomistas.

Los especímenes tipo de nombres de taxones de plantas actuales se deben conservar de manera permanente y no pueden consistir en una planta viva o en un cultivo (a veces puede ser una figura o una descripción).

Other Languages