Tintín en el Tíbet

Tintín en el Tíbet
Tintin au Tibet
Publicación
Formato Serializado en Tintín
Primera edición 17 de septiembre de 1958 al 25 de noviembre de 1959
Contenido
Tradición franco-belga
Género aventuras
Personajes principales Tintín
Milú
Capitán Haddock
Chang
Dirección artística
Creador(es) Georges Remi ( Hergé)
Serie
Colección Las aventuras de Tintín
Número 20
Numeración 24
Volumen anterior Stock de coque
Volumen siguiente Las joyas de la Castafiore
Sitio web
[ editar datos en Wikidata]

Tintín en el Tibet (originalmente y en francés, Tintin au Tibet) es un álbum de aventuras de Tintín, el vigésimo volumen de la colección y serie de cómics del dibujante belga Hergé. La historieta fue publicada semanalmente desde septiembre de 1958 hasta noviembre de 1959 en la revista Tintín y publicada como libro en 1960. Hergé considera esta como su aventura favorita de Tintín y un esfuerzo emocional, ya que lo creó mientras sufría pesadillas traumáticas y un conflicto personal al decidir dejar a su esposa de tres décadas por una mujer más joven. La historia habla del joven periodista Tintín en busca de su amigo Chang Chong-Chen, que según las autoridades, ha muerto en un accidente aéreo en el Himalaya. Convencido de que Chang ha sobrevivido, Tintín conduce a sus compañeros a través de la cordillera asiática hasta la meseta del Tíbet, mientras en el camino tienen un encuentro con el misterioso Yeti.

Después de Stock de coque (1958) y su gran número de personajes, Tintín en el Tíbet difiere de otras historias de la serie ya que cuenta con sólo unos pocos personajes conocidos y, también, es la única aventura de Hergé de Tintín en que no se enfrenta a ningún villano. Los temas en la historia de Hergé incluyen la percepción extrasensorial, la mística del budismo tibetano y la amistad. Tintín en el Tíbet ha sido traducido a 32 idiomas, está muy bien considerado por la crítica y ha sido elogiado por el propio Dalai Lama, que le otorgó el premio Luz de la Verdad. La historia fue un éxito comercial y se publicó en forma de libro por Casterman poco después de su conclusión; la propia serie se convirtió en una parte definitoria de la tradición del cómic franco-belga. Tintín en el Tíbet fue adaptado a la televisión, la radio, documentales, teatro, y un videojuego, y ha sido objeto de una exposición en el museo.

Argumento

La aventura comienza en unas vacaciones en un centro turístico en Vargèse ( Saboya), en los Alpes franceses, que disfrutan el capitán Haddock, el profesor Tornasol, Milú y Tintín, quien lee acerca de un accidente de avión en el macizo Gosainthān del Himalaya, en el Tíbet. Es entonces cuando tiene una visión de su amigo Chang Chong-Chen, gravemente herido y pidiendo ayuda en los restos del avión accidentado. Confirmando por los periódicos que Chang estaba a bordo del avión y convencido de su supervivencia, Tintín vuela a Katmandú con Milú y un escéptico capitán Haddock. Contratan a un sherpa llamado Tharkey y, acompañado por porteadores, viajan por tierra desde Nepal hacia el lugar del accidente.[1]

Los porteadores abandonan por miedo el grupo cuando comienzan a encontrar misteriosas pistas que apuntan a que el legendario Yeti es real, mientras que Tintín, Haddock y Tharkey siguen hasta el lugar del accidente. Tintín se pone en marcha con Milú a rastrear los pasos de Chang y, después de vislumbrar lo que parece ser una silueta humana en una tormenta de nieve, encuentran una cueva donde Chang ha tallado su nombre en una roca. Tharkey cree que Tintín vio al Yeti y lo convence de abandonar a su amigo y regresar con él a Nepal, ya que el área es demasiado grande y peligrosa para la búsqueda. Sin embargo, Tintín descubre una bufanda en la cara del macizo y concluye que Chang está cerca, por lo que sigue trabajando con el capitán en su búsqueda. Al intentar escalar un acantilado, Haddock resbala y queda colgando, poniendo en peligro a Tintín, que está atado a él. Haddock dice a Tintín que corte la cuerda para salvarse a sí mismo, pero Tintín se niega. Haddock trata de cortarla por sí mismo, pero deja caer su cuchillo, alertando a Tharkey, que ha vuelto a tiempo para rescatarlos. Tratan de instalar un campamento base para pasar la noche, pero pierden su tienda de campaña y deben continuar caminando, hasta que avistan un monasterio budista, antes de ser atrapados por una avalancha.[2]

Rayo Bendito, un monje del monasterio, tiene una visión de Tintín, Milú, Haddock y Tharkey en peligro. Tintín recupera la conciencia y, demasiado débil para caminar, da una nota a Milú para entregar. Milú se dirige al monasterio, pierde el mensaje, pero es reconocido como el perro de la visión del monje. Tintín, Haddock y Tharkey recuperan la conciencia en el monasterio y se presentan ante el Gran Lama, superior del monasterio. El lama dice a Tintín que abandone su búsqueda, pero Rayo Bendito tiene otra visión, a través del cual Tintín se entera de que Chang sigue vivo dentro de una cueva de la montaña en el Hocico del Yak, donde también reside el Yeti.[3]

Tintín y Haddock viajan al Hocico del Yak y llegan a una cueva. Tintín se aventura adentro y encuentra a Chang, que tiene fiebre y temblores. El Yeti aparece de repente, revelado como una gran antropoide y reacciona con ira ante el intento de Tintín de llevarse a Chang. El monstruo se abalanza sobre Tintín y la cámara de fotos del periodista cae, provocando que se dispare la lámpara del flash, lo que acaba espantando al Yeti, que escapa. Chang dice a Tintín que el Yeti le salvó la vida después del accidente. A su regreso a tierras habitadas, los amigos se sorprenden al ser recibidos por el Gran Lama, que presenta a Tintín con un pañuelo de seda en honor a la valentía que ha demostrado por su amigo Chang. A medida que la expedición emprende el regreso a casa, Chang reflexiona que el Yeti no es un animal salvaje y tiene un alma humana. El Yeti observa con tristeza desde la distancia cómo se marchan.[4]