Tierra silvestre

Prado
Bosque

Las tierras silvestres son áreas naturales terrenas o acuáticas que no han sido modificadas por las actividades humanas o lo han sido muy poco. Cualquier ecosistema natural, relativamente intacto, puede ser una tierra silvestre; algunos ejemplos son los bosques, prados, aguas interiores, tierras húmedas interiores o costaneras, y ciertas áreas marinas, como los arrecifes de coral.

Las tierras silvestres merecen especial atención en las evaluaciones ambientales. Son valiosas porque:

  • constituyen hábitats para especies autóctonas de plantas y animales (y por tanto contribuyen al mantenimiento de la diversidad biológica);
  • brindan importantes servicios ambientales para la sociedad a poco o ningún costo directo; y
  • en algunos casos son esenciales para la subsistencia de poblaciones indígenas.

Las tierras silvestres son vulnerables a las presiones del crecimiento demográfico, la carencia de tierras y el desarrollo económico, y han estado desapareciendo, rápidamente, en muchos países, desarrollados y subdesarrollados.

Las tierras silvestres, de especial preocupación, son aquéllas que han sido reconocidas como de importancia excepcional en la preservación de la diversidad biológica o realización de servicios ambientales. Algunas de éstas han sido designadas, oficialmente, por los gobiernos nacionales, a veces en colaboración con organismos internacionales como las Naciones Unidas (p.ej. Sitios Naturales de Patrimonio Mundial). Otras son desprotegidas hasta la fecha, aunque reconocidas nacional o internacionalmente como biológicamente únicas, ambientalmente frágiles, o de especial importancia para la población local o servicios ambientales.

Políticas, Procedimientos y Lineamientos

Del Banco Mundial

La Nota Política Operacional No. 11.02, "Wildlands: Their Protection and Management in Economic Development" expresa la política general de Banco:

  • Normalmente el Banco rehusa financiar proyectos que impliquen la conversión de tierras silvestres de especial preocupación, aun si esta conversión se dio antes de que el Banco fuera invitado a participar en el proyecto.
  • Cuando es posible que se incluya tierras silvestres que no sean aquellas de preocupación especial, el Banco prefiere ubicar los proyectos en tierras ya convertidas en algún momento en el pasado.
  • Cuando es justificada la explotación de las tierras silvestres, entonces se dará prioridad a las menos valiosas, en vez de las de mayor valor.
  • Cuando se justifica una conversión importante de tierras silvestres (p.e 100 km2 o, si es menor, una proporción significativa del área restante de un ecosistema específico), la pérdida debe ser compensada con la inclusión de componentes de manejo de tierras silvestres dentro del proyecto en cuestión, no dejando esto relegado a algún proyecto futuro. Este componente debe apoyar directamente a la protección de una área ambientalmente similar.

Esta política se aplica a todo proyecto en el cual se involucró el Banco, aunque éste no financia un componente que afecte a las tierras silvestres.

La política del Banco enfatiza además que, cuando el éxito de un proyecto depende de los servicios ambientales brindados por ciertas tierras silvestres, se debe incluir en el proyecto un compromiso de que se conservará dichas tierras. Donde no sirven directamente al proyecto, éste puede ser mejorado con el manejo de tierras silvestres, a fin de proporcionar beneficios socioeconómicos en el área general. Se debe alentar la realización de proyectos que tengan como su único objetivo el manejo de tales tierras.

Other Languages