Tiara papal

Pío II utilizando la tiara. Fresco de Pinturicchio, h. 1502-1507.

La tiara papal fue una corona usada por los papas, líderes de la Iglesia católica, desde el siglo VIII hasta el XX. Fue utilizada, por última vez, por el papa Pablo VI.

El nombre de "tiara" se refiere a la totalidad del sombrero, sin importar cuantas coronas o diademas la hubieran adornado a través de los siglos;[8]

De 1143 a 1963, la tiara papal se colocó solemnemente en la cabeza del Papa durante su ceremonia de coronación. Las tiaras papales supervivientes poseen todas el triregnum, siendo la más antigua la de 1572, y el resto no anteriores al año 1800.

Una representación del triregnum, combinada con las dos llaves cruzadas de San Pedro, continúa siendo utilizado como un símbolo del papado y aparece en sus documentos, edificios e insignias.

Historia

Orígenes

La tiara papal nace a partir del gorro frigio cónico o frigium.[9]

Los nombres usados por la tiara papal en los siglos VIII y IX incluyen «camelaucum», «pileus», «phrygium» y «pileum phrygium».[9]

Inocencio III con una tiara. Fresco medieval.

Coronas

Un aro de lino o tela de oro en la base de la tiara fue convertido en una corona de metal, que hacia el 1300 se convirtió en dos coronas. El primero de ellos apareció en la base del tradicional casco blanco papal en el siglo IX.[15]

La tercera corona se añadió a la tiara papal durante el Papado de Aviñón (1309-1378), dando lugar a la forma llamada triregnum.[17] esta sería usada, luego de Clemente V, hasta el Papa Pablo VI, en 1963.

Tiara de San Silvestre

Lord Edward Francis Twining escribió sobre una tiara del Papa Bonifacio VIII, conocida como la tiara de San Silvestre:

Bajo Bonifacio VIII (1294-1303) la capucha del regnum se alargó y el aro fue enriquecido enormemente con piedras preciosas, mientras que hacia el final de su papado se añadió un segundo aro. El aumento de la longitud tuvo el significado simbólico de dominio de una sancta ecclesia sobre la tierra, y demostró el significado del unam sanctum papal. En el inventario de 1295 el segundo año del pontificado de Bonifacio el tocado, que ahora se conoce generalmente como una tiara, se describe como enriquecida con 48 rubíes balas, 72 zafiros, 45 praxini o esmeraldas, numerosos pequeños rubíes balas y esmeraldas y 66 perlas grandes. En la cumbre había una gran rubí.

Bonifacio VIII fue sucedido en 1303 por Benedicto XI, quien llevó la tiara a Perugia. Después de su muerte en 1304 hubo un período de once meses antes de que un nuevo Papa lo pudiera suceder. El arzobispo de Burdeos fue elegido y se llevó el título de Clemente V. Sacó la sede papal de Roma y la llevó a Aviñón y la tiara fue llevado a Lyons, desde Perugia, para su coronación el 14 de noviembre de 1305. En el inventario realizado en 1315-16, la tiara de Bonifacio VIII es vuelta a describir, y puede ser identificada por la mención del gran rubí, que se registra como desaparecido. Se describe teniendo tres aros corona quae vocatur, regnum cum tribus circuitis aureis. Por lo tanto, debe haber sido entre la toma de los dos inventarios, en 1295 y 1315, que se añadieron el segundo y tercer aros a la tiara. Fue durante este período que la flor de lis se utilizó para decorar las diademas. La tiara se mantuvo en el tesoro papal en Aviñón hasta Gregorio XI la llevó de vuelta a Roma, donde entró el 17 de enero de 1377. En 1378 Roberto de Ginebra fue elegido antipapa, tomando el título de Clemente VII, y se llevó la tiara de Aviñón. Cuando el español, Pedro de Luna, fue elegido antipapa en 1394 autonominándose Benedicto XIII, tomó la tiara de Aviñón a España, donde permaneció hasta que Alfonso V de Aragón fracasó en su intento de renovar el cisma, y con la retirada del apoyo del antipapa Clemente VII en 1419, la tiara fue devuelta a Roma (...).[18]

En el siglo XIV, la tiara de Bonifacio VIII comenzó a ser llamada la tiara de San Silvestre, y comenzó a ser venerada y considerada como una reliquia. Esto fue sin duda sugerido por la Donación de Constantino, pero ahora sólo comenzó a ser usada para la coronación de los papas, comenzando con Gregorio XI en 1370 y su sucesor Urbano VI en 1378. No fue utilizada en ninguna otra ceremonia, y se mantuvo en el Tesoro de Letrán. Se utilizó por última vez en la coronación de Nicolás V (1446-1455), y en 1485 fue robada y no se supo más de esta.[19]

Lord Edward Francis Twining

Twining también toma nota de los diversos significados alegóricos atribuidos a las tres coronas de la tiara papal, pero concluye que parece más probable que el simbolismo tenga relación con la idea que tomó forma en los siglos XIII y XIV, que el emperador fue coronado con tres coronas (la corona de plata de Alemania en Aix-la-Chapelle, la corona de hierro de Lombardía en Milán o Monza y la corona imperial de oro en Roma) y, por tanto, el Papa, también, debe usar tres coronas.[20]

Ínfulas (infulae)

Al igual que la mitra de un obispo, una tiara papal posee dos ínfulas,[13] estas son, por lo general, adjuntas en la parte trasera de la tiara, de la misma forma que las mitras, aunque el mosaico del Papa Clemente VIII, en el que lleva el triregnum, los muestra delante de los oídos. Todas las tiaras existentes las han colocado en la parte trasera.

Other Languages
العربية: تاج البابا
беларуская: Папская тыяра
беларуская (тарашкевіца)‎: Папская тыяра
български: Папска тиара
Deutsch: Tiara
English: Papal tiara
Esperanto: Papa tiaro
eesti: Tiaara
hrvatski: Tijara
italiano: Tiara
日本語: 教皇冠
한국어: 교황관
lietuvių: Tiara
Bahasa Melayu: Tiara Paus
polski: Tiara
português: Tiara papal
română: Tiara papală
slovenčina: Tiara (pápežstvo)
svenska: Triregnum
українська: Тіара
Tiếng Việt: Triều thiên Ba tầng
吴语: 三重冕
中文: 三重冕