The Punisher (película de 2004)

The Punisher es una película de 2004 basada en el personaje de Marvel Comics del mismo nombre, protagonizada por Thomas Jane como Frank Castle y John Travolta como Howard Saint, el lavador de dinero que ordena el asesinato de toda la familia de Castle. Esta película es un reboot de la película de 1989 protagonizada por Dolph Lundgren.

Sinopsis

Frank Castle es un agente del FBI con una carrera intachable, que se hace pasar por traficante en una operación encubierta para detener a unos contrabandistas de armas. En una emboscada que les tiende el FBI, se forma una balacera y el resultado es la muerte, por error, del hijo de Howard Saint, un hombre de negocios que se dedica al lavado de dinero. Allí sobrevive un secuaz de Saint llamado Mickey Duka, al que Saint interroga sobre la muerte de su hijo, pero termina matando al guardaespaldas del muchacho por no hacer caso a sus órdenes.

A Castle lo despiden con una fiesta porque se retira de sus labores como agente encubierto, y vuelve a su antigua casa a decirle a su familia que terminará con las misiones peligrosas, por lo que se están mudando. Mientras tanto, Howard investiga sobre Castle, cuando está en la morgue, viendo el cadáver de su hijo. Mientras tanto Castle y su familia se van a Puerto Rico, donde la familia de éste y su esposa se reúnen y tienen una gran fiesta, en la que Castle le dice a su esposa que se siente mal por haber perdido tiempo con ella y su hijo, pero ella lo consuela cariñosamente. Al otro día, se muestra el entierro del hijo de Howard, y le dicen todo sobre Castle a Saint. La esposa de Saint ordena el asesinato de la familia de Castle, como venganza por la muerte de su hijo. A la mañana siguiente, al despertar, el hijo de Castle, le da a éste una camisa con una calavera blanca, (la ya famosa insignia del personaje), diciéndole que protege de los malos espíritus. Mientras que Frank y su padre están en el cuarto donde Frank Castle Sr. guarda sus armas, los hombres de Saint llegan al lugar donde se encuentran reunidos todos los familiares de Frank. En el lugar se desarrolla un cruel tiroteo entre Frank y los asaltantes, en donde todos los familiares de éste son asesinados a sangre fría. Su esposa e hijo logran escapar por momentos, pero al intentar llegar al muelle donde está el bote de Castle Sr., ambos son arrollados sin piedad por el otro hijo de Saint, Johnny. Frank intenta pelear contra ellos pero termina abaleado en sus piernas y hombros, y recibe una fuerte paliza de parte de sus atacantes. A pesar de recibir también un disparo casi a quemarropa en el pecho y salir herido a causa de la explosión de gasolina del puerto por los hombres de Saint, Frank sobrevive. Este es ayudado por un lugareño llamado Candelaria a recuperarse durante un tiempo.

Los Saint celebran su victoria creyendo que Castle ha muerto, y Howard y su esposa tienen sexo en su casa luego de que él le obsequiara a ella dos zarcillos de diamante. Una vez recuperado, Castle vuelve a la isla, donde enfurece al ver una foto de su esposa e hijo muertos. Toma las armas de su padre y empaca algunas pertenencias, y al salir del lugar, encuentra la camiseta que su hijo le dio, con lo que queda claro el objetivo que tiene que lograr: matar a Saint y a todo el que le rodea. Luego viaja a Tampa y se refugia en una casa antigua, donde tres jóvenes marginados viven: Dave, Bumpo y Joan. Allí, Castle prepara un arsenal de armas y de trampas en su cuarto, en caso de que sufra una emboscada, y repara un auto para su uso personal. En ello, Bumpo y Dave lo investigan, descubriendo que fue agente encubierto del FBI y soldado del ejército de alto rango. Esa noche, un exnovio de Joan intenta entrar a su cuarto a la fuerza, totalmente ebrio. Dave intenta ahuyentarlo, pero éste lo ataca. Castle, quien sale de su cuarto, se enfrenta a él y le da una paliza, sacándolo de la casa. Secuestra luego a Mickey Duka y simula torturarlo pero no le hace daño, y luego de aliarse con Castle, Duka le da toda la información que sabe acerca de Saint y su familia, puesto que los odia y sabe que Frank es el único capaz de arruinarles la vida. Castle se muestra más tarde en público, encarando a su antiguo compañero del FBI quien le creía muerto. Al ver la ineficiencia del FBI ante el crimen de su familia, Castle de esta forma comienza a vengarse de los secuaces de Saint, de los agentes de la policía y el FBI que han sido sobornados, para concluir la investigación del asesinato de su familia. En el proceso, sabotea el negocio de blanqueo de dinero de Saint y se lleva una fuerte cantidad en una maleta, y quiebra la alianza que hay con los mafiosos cubanos de Saint, los hermanos Toro. También comienza a investigar a Livia (la esposa de Saint), su hijo Johnny, y Quentin Glass (su abogado, médico y consejero), de quien descubre que es un homosexual de clóset. Frank roba el auto de Livia y sabotea su teléfono para sobornar a Glass, pidiéndole una fuerte suma de dinero por las fotografías que le tomó donde se le ve besándose con otro hombre. Al citarlo en un hotel de la ciudad, le deja esperando hasta que se cansa y se marcha.

Saint, dándose cuenta de que Castle está vivo, envía a dos asesinos para matarlo. Castle mata primero al guitarrista Harry Heck, mediante un cuchillo en la garganta luego de una persecución en auto. Luego de que Frank destruyera un cargamento de dinero de Saint, éste tiene una discusión con los Toro por el dinero, y reclamándole a Glass que no le importa lo que cueste, decide enviar a "El Ruso", un gigante muy fuerte que deja muy malherido a Castle en una pelea brutal, pero es derrotado cuando Castle arroja comida hirviendo en su cara; el cegamiento da el tiempo suficiente a Castle para tirarlo por una escalera, rompiéndole el cuello. Momentos más tarde, los hombres de Glass llegan, dirigidos por Glass y John Saint. Joan se esconde con Frank luego de suturarle la puñalada que recibió en la pelea, mientras Dave y Bumpo se niegan a decir a Glass dónde se encuentra, por lo que Glass tortura a Dave arrancándole sus piercings faciales con un par de alicates. Dejan un hombre para matar a Castle a su regreso, pero Castle lo mata cortando su cabeza a la mitad con una cuchilla. Dave es llevado al hospital, y Castle, aún estando débil, hace los preparativos para terminar la lucha contra Saint, pese a los intentos de Joan para persuadirlo para no hacerlo. Debido a esto, Castle decide dejar una declaración escrita de sus intenciones. La declaración dice:

"Dejo esta declaración de intenciones, para que nadie se confunda:

-Número 1: SIC VIS PACEM, PARA BELLUM. Nuestro sargento del campo nos hacía recitarlo como un rezo. SIC VIS PACEM, PARA BELLUM: Cuando quieras paz, prepárate para la guerra. -Número 2: Frank Castle está muerto. Murió con su familia. -Número 3: En ciertas situaciones extremas, la ley es incompetente. Para solucionar su incompetencia, es necesario actuar fuera de la ley, para perseguir la justicia natural. La venganza no es una respuesta adecuada, la venganza es sólo una respuesta emocional. No es venganza... ES CASTIGO."

Con la ayuda de Mickey, Castle hace creer a Saint que Quentin y Livia están teniendo una aventura, en una estrategia brillantemente planeada. Saint, quien no está enterado de que Quentin es homosexual, y creyendo que Livia le engaña con su mejor amigo, mata a cada uno de ellos sin que ninguno sepa por qué. En su desesperación, Saint le proporciona a cada uno de sus secuaces 50.000 dólares, y ofrece 50.000 más a quien se las arregle para encontrar y matar a Castle. El que acepte este dinero, estará dentro de todo hasta que Castle esté muerto.

Más tarde, ataca la discoteca de Saint "Saints & Sinners", matando a todos los secuaces de Saint. También mata fríamente a Johnny, que está atrapado bajo los escombros, haciéndole levantar una granada de ocho libras con el brazo completamente extendido hasta que no soporta más y la deja caer, haciéndola explotar. Por último, Castle hiere mortalmente de un balazo a Howard en un duelo de pistolas, cuando Saint intenta pegarle un tiro en el estacionamiento de la discoteca. Castle entonces ata a Saint a un auto, pero no antes de revelarle que Quentin y Livia no estaban teniendo una aventura, mostrándole las fotos de Quentin y el zarcillo de Livia. Castle enciende el auto que sostiene a Saint y lo deja rodar, mientras varias bombas ocultas en los autos estacionados van estallando por un control remoto que Frank activa, matando a Saint en el proceso. La destrucción y los escombros culminan y en la explosión se ve la forma del cráneo emblemático de The Punisher.

Más tarde esa noche, Castle vuelve a su apartamento y se prepara para suicidarse, pero después de una breve visión de su esposa, decide continuar su misión de vigilante y verdugo contra otros que merezcan pagar por sus crímenes. Antes de partir para su próxima misión, deja la mayor parte del dinero robado a Bumpo, Joan y Dave. En el puente Sunshine Skyway, solitario al atardecer, promete: "Aquellos que hacen el mal a otros, asesinos, violadores, psicópatas, sádicos... me llegarán a conocer bien. Frank Castle está muerto. Llámenme... El Castigador".

Other Languages