The Legend of Zelda: Twilight Princess

The Legend of Zelda: Twilight Princess (ゼルダの伝説 トワイライトプリンセス Zeruda no Densetsu: Towairaito Purinsesu ?, lit. «La leyenda de Zelda: La Princesa del Crepúsculo») es un videojuego de acción-aventura de 2005 desarrollado por la filial EAD y distribuido por Nintendo para las videoconsolas GameCube y Wii(2006). Es el decimotercer lanzamiento de la franquicia The Legend of Zelda y el undécimo juego de su línea principal.

Su estreno original estaba previsto para noviembre de 2005, sin embargo Nintendo prolongó su producción con el fin de darle al equipo de EAD un mayor plazo de tiempo, para perfeccionar los gráficos y añadir más elementos narrativos a la trama, ya que el proyecto pasó de ser pensado para GameCube, pero se lo destinó finalmente para Wii como plataforma principal.[12]

En las etapas iniciales de su producción, se refería a Twilight Princess como The Wind Waker 2 en alusión a una probable continuación de The Wind Waker de 2003; tiempo después, Nintendo rechazó dicho rumor. El anuncio de la denominación oficial aconteció en una conferencia durante la convención E3 de 2005.[14]

Twilight Princess se convirtió en el primer y único juego de la franquicia en recibir una clasificación T por la ESRB, debido a «la violencia fantástica y la sangre animada».[15] Tras su estreno, recibió aclamaciones por varias publicaciones distinguidas, cosechando algunos galardones como «mejor juego del año».

Sinopsis

La historia de Twilight Princess comienza con la imagen de Link, un joven campesino poseedor del espíritu del héroe del tiempo (Ocarina de los tiempos) que trabaja como ayudante en la granja del pueblo Ordon. Un día, los niños salen persiguiendo a un mono que estaba causando estragos, hacia el bosque. El joven Link los rescata. Cuando se dirige hacia Hyrule a llevar los regalos, es atacado por un monstruo que secuestra a los jóvenes. Link atraviesa un misterioso muro, gracias a una mano del reino del crepúsculo. Poco después, se entera que ese paraje es conocido como el Reino Crepuscular, y que toda criatura y sitio que existe en él constituye una versión oscura y corrupta de lo que es el reino pacífico de Hyrule. Al despertar, un Link en forma de lobo se encuentra asimismo aprisionado en el Castillo de Hyrule, de donde es liberado por un extraño ser llamado Midna, quien lo conduce hasta donde se encuentra la Princesa Zelda. Esta última le explica a Link que Zant, rey de la raza Twili, ha conquistado Hyrule tras haber derrotado a los «espíritus de la luz». Para restablecer el reino a la normalidad, Link debe recuperar las «Racimos de la luz» de estos espíritus, con tal de devolver la luz a los diferentes rincones de Hyrule, ahora ensombrecidos por los efectos del crepúsculo. Conforme el joven cumple esta misión los espíritus le van devolviendo su forma humana. Asimismo, otra de sus misiones principales es ayudar a Midna a recuperar las «sombras fundidas», objetos portadores de una poderosa magia con los que busca vencer a Zant.

Tras restablecer la luz en el reino y hallar las «sombras fundidas», Zant ataca a Link y a Midna, consiguiendo robarles las sombras fusionadas. Antes de partir en su búsqueda, Zelda le recomienda a Link que primero encuentre la Espada Maestra. Después de localizarla en el templo del tiempo, Midna lo lleva hasta el patíbulo del desierto donde se encuentra el Espejo del Crepúsculo, el único vínculo conocido entre Hyrule y el Reino del Crepúsculo. Sin embargo, para su sorpresa, el espejo ha sido roto por Zant. Unos sabios les explican que el rey del crepúsculo intentó destruirlo por completo, pero no lo consiguió puesto que sólo el líder legítimo de la raza Twili tiene la capacidad de destruir el espejo por completo.

Con el objetivo de restaurar el espejo, Link y Midna parten en una nueva misión para encontrar los fragmentos dispersos del espejo. Previo a ello, los sabios le confiesan a Link que Midna es la reina legítima de la raza Twili; Zant la hechizó para así usurpar un poder que jamás le habría correspondido. Una vez reunidos los fragmentos, los unen y se transportan al Castillo del Crepúsculo. Al llegar se encuentran con Zant, quien les notifica que la fuente detrás de todos sus poderes es su dios Ganondorf. Tras derrotar al primero, Link y Midna parten rumbo al castillo de Hyrule donde se encuentra Ganondorf. Sin embargo, debido a que es muy poderoso, Midna decide teletransportar a Link y la princesa para evitar que resulten heridos en el enfrentamiento. Al final, Ganondorf derrota a Midna, por lo que Link libra una serie de batallas contra él, obteniendo la victoria tras asesinarlo. Poco después, los espíritus de la luz resucitan a Midna, represándola a su forma original. Posteriormente en el circo del espejo, Midna usa el espejo del crepúsculo para regresar a su hogar, sabiendo que las sombras no pueden mezclarse con la luz y con una profunda tristeza decide romper definitivamente el espejo del crepúsculo (Pues solo un autentico miembro de la familia real del mundo crepuscular puede hacerlo), revelando poco antes de esto que se enamoró profundamente de Link pero en el último instante decide no confesar sus sentimientos. A medida que atraviesa el portal, el espejo es destruido en su totalidad, desapareciendo la única conexión entre ambos reinos. Al poco tiempo, la Espada Maestra es regresada al pedestal y los niños regresan a Ordon. Sin embargo, Link no se queda, pues en una escena él es visto alejándose de ahí con Epona y poco después se muestra el interior del trono, lo cual significa que está reconstruido. Esto puede indicar que Link se esté dirigiendo allá pero aún no es confirmado.[16]

Mazmorras

Twilight Princess contiene dos mundos: Hyrule y el Reino del Crepúsculo.[18] que se listan a continuación:

  1. Templo del Bosque. Este calabozo está ubicado justo detrás de un gran árbol en las profundidades de los bosques de Farone, siendo hogar de una tropa de monos. En su interior habitan demonios que han sido atraídos por el poder de la sombra fundida. Así, los enemigos existentes en este lugar van desde criaturas baba hasta arácnidos denominados Skulltulas. Con la ayuda del Boomerang, en poder del líder de la tribu de monos, Link debe acceder en las regiones más apartadas del lugar, vencer a Babalant y recuperar el poder oscuro de la sombra fundida.
  2. Mina de los Goron. Este lugar se encuentra en la Montaña de la Muerte y es sagrado para la tribu Goron. No obstante, debido a la sombra fundida que se halla en su interior, el santuario ha terminado por corromper al patriarca de la tribu, conocido como Goron-Kong, quien ha sido aprisionado por los Goron. En las minas habitan monstruos, dragones Dodongo y orugas de fuego, así como otras criaturas. Sólo con la ayuda del arco, Link puede extinguir el espíritu de fuego que posee a Goron-Kong, "Pyrus", y obtener la sombra fundida correspondiente.
  3. Santuario del Lago. Enclavado en la parte inferior del prístino Lago Hylia, el santuario es el templo sagrado de los Zora. Para obtener la última sombra fundida, Link debe encontrar la Zarpa y abrirse paso entre todo tipo de criaturas submarinas, para finalmente enfrentar a Octópulo, el demonio acuático.
  4. Patíbulo del Desierto. Esta prisión radicada en los rincones más apartados de Hyrule se usó alguna vez como escenario de ejecución para los peores criminales que jamás hayan existido. Sin embargo, su malicia aùn recorre el sitio, ya sea en forma de Poes, esqueletos vivientes o Stalfos. Mediante el uso de la antigua tecnología, el Aerodisco, Link puede acceder a pasajes ocultos y llegar a la cámara donde se encuentra el Espejo del Crepúsculo. No obstante, antes debe enfrentarse a un fósil llamado Stallord.
  5. Ruinas del Pico Nevado. Yeto y Yeta son dos criaturas que habitan en la mansión congelada del Pico Nevado. Ambos poseen un fragmento del Espejo del Crepúsculo en su hogar, sin embargo Yeta no puede recordar dónde está. En este calabozo, Link debe enfrentarse a Freezards y Chilfos con el fin de llegar, usando la bola con cadena, hasta el poder del espejo que ha poseído a Yeta transformándola en la masa de hielo Blizzeta.
  6. Templo del Tiempo. El antiguo lugar donde se hallaba la Espada Maestra también contiene un fragmento del espejo. En su interior, habitan larvas Gohma y arañas. Link debe encontrar el antiguo Cetro del Dominio con tal de conocer los secretos que aguardan en el interior del calabozo. Al final, se enfrenta a la araña Armagohma para obtener la pieza señalada.
  7. Celestia. Los Oocca construyeron esta ciudad de forma paralela a la concepción de Hyrule. Es vigilada por Lizalfos y Aeralfos. Cuando Link llega a este calabozo, el dragón Argorok saquea la ciudad. Debido a esto, el joven debe encontrar una nueva zarpa (Formando la doble Zarpa) con la cual enfrentarse a dicha criatura y recobrar el último fragmento del espejo.
  8. Palacio del Crepúsculo. Es la fortaleza de Zant en el Reino Crepuscular. Una vez que Link rescata a los Sol —espíritus guardianes del crepúsculo— del maligno poder que los acecha, el poder de la Espada Maestra puede ser incrementado; con este poder, Link es capaz de destruir a Zant y salvar a la raza Twili de su maldición provocada por Ganondorf.
  9. Castillo de Hyrule. El último calabozo del juego es el palacio de la Familia Real de Hyrule apoderado por Ganon. Link debe llegar hasta la planta superior del edificio para enfrentarse a Ganondorf.
Other Languages