The Darkness (banda)

The Darkness
The Darkness Glasgow SECC.jpg
Datos generales
Origen Flag of England.svg Lowestoft, Suffolk, Inglaterra
Información artística
Género(s) Hard rock
Heavy metal[1]
Glam rock
Glam metal[2]
Período de actividad 20002006
2011Presente
Discográfica(s) Atlantic Records
Web
Sitio web TheDarkness.co.uk
Ficha The Darkness en IMDb
Miembros
Justin Hawkins
Dan Hawkins
Frankie Poullain
Rufus Tiger Taylor
Antiguos miembros
Ed Graham
Richie Edwards
Chris McDougal
[ editar datos en Wikidata]

The Darkness es una banda de hard rock formada en Reino Unido por los hermanos Justin Hawkins (guitarra y voz) y Dan Hawkins (guitarra) para después unirse a la banda sus compañeros Frankie Poullain (bajo) y Rufus Taylor (batería).

En 2001 firmaron con la discográfica Atlantic Records en la cual lanzaron su primer sencillo «Get Your Hands Off My Woman» y el exitoso «I Believe in a Thing Called Love» que alcanzó el número uno de las listas de ventas del Reino Unido y su primer álbum Permission to Land logró vender hasta cuatro millones de copias mundiales. Después lanzaron su segundo álbum de estudio One Way Ticket to Hell... And Back el cual les dio disco de oro en el Reino Unido y aunado el exitoso sencillo «One Way Ticket» con gran desempeño comercial, Cabe mencionar que la banda ha ganado tres Brit Awards en 2004, incluyendo Mejor Banda, Mejor Grupo de Rock y Mejor Álbum.

Después de todo ese éxito mediático, en 2005 el bajista Frankie Poullain abandonó el grupo por diferencias musicales, siendo sustituido por Richie Edwards que dejó la banda tiempo después y octubre de 2006 Justin Hawkins, compositor, guitarrista y cantante, anuncia que abandona el grupo para poder comenzar con un completo tratamiento contra su adicción a las drogas, lo cual provocó que la banda tomará un descanso de seis años.

Influenciados ya anteriormente por bandas hard rock y Glam Rock de los años 70's como David Bowie, AC/DC, Queen y Led Zeppelin, la banda dio su reencuentro en 2012 para lanzar su tercer álbum de estudio Hot Cakes, volvieron a los escenarios con conciertos de apertura en The Born This Way Ball World Tour gira mundial de Lady Gaga.

Trayectoria

The Darkness ( Justin Hawkins -voz y guitarra-, Dan Hawkins -guitarra-, Frankie Poullain -bajo- y Ed Graham -batería-) es la banda que ha puesto nuevamente a Londres y a todo el Reino Unido bajo el pulso del rock.

Su disco de debut, Permission to land (2003) ha vendido más de 4 millones de copias en todo el mundo. Se dieron a conocer tras una serie de conciertos en Londres. Sus recientes actuaciones en los festivales de Glastonbury y Reading fueron las más comentadas de este año.

Influenciado por los grandes del rock, The Darkness demuestra con su primer álbum que el clásico formato de guitarra, bajo y batería (y un cantante espectacular como no se ha visto hace tiempo) sigue siendo capaz de emocionarnos, hacernos saltar, vibrar y confiar en el rock & roll como la música más vitalista de todas. Canciones como el primer sencillo Growing on me, I believe in a thing called love o Get your hands off my woman que entre muchas otras confirman el enorme potencial de esta banda que recupera el espíritu del mejor rock de los 70 y 80; tienen un estilo único, sus canciones son todas himnos potenciales y resulta muy difícil no corearlas al oírlas. La esencia de grandes bandas roqueras es capturada en las canciones del grupo, pero ellos entregan su música con una convincente arrogancia y un toque de ironía postmoderna.

Su sonido está enormemente influenciado por el rock clásico de los 70 y los 80, pero funciona porque lo hacen con una producción del Siglo XXI, porque nadie más ha sonado así durante mucho tiempo y porque lo hacen así sin ningún tipo de vergüenza. “Todo el mundo está muy tenso actualmente” dice Frankie, “odio la arrogancia de las bandas que piensan que sus emociones mezquinas son interesantes. Si miras a las bandas de hace 25 años, la gente tiene sonrisas en sus caras. Estamos trayendo esto de nuevo”. Una reseña de un concierto suyo señaló: “el excepcional espíritu de un grandioso showman-vocalista arquetípico vive dentro de Hawkins. Posee una fenomenal voz (en parte tipo Bon Scott, en parte Freddie Mercury y en parte Luciano Pavarotti), se jacta y posa por todo el estadio, mientras los miembros del grupo despiden energía eléctrica y ritmos vigorosos”. Otra reseña: “Verdaderas estrellas. Tan originales que pueden hacer desaparecer el aroma de apatía y de insipidez que se multiplica por nuestro país, gracias a una banda que nos dio rock con tanta fuerza que tuvimos que seguirlos”.

Permission to Land

Hace un tiempo atrás, nadie daba un peso por este grupo, a tal punto que ellos mismos tuvieron que costearse la grabación de su primer disco Permission to Land. Ahora tienen una multinacional apoyándolos y eso ciertamente ha acrecentado el mito que se está tejiendo alrededor de los hermanos Hawkins y compañía, quienes el 17 de febrero del 2004 acapararon la atención de la prensa al recibir tres estatuillas en los Brit Awards.

El disco comienza con “Black shuck”, una de las canciones más potentes del disco con un riff al más puro estilo de Angus Young. En “Growing on me”, Justin descansa un poco de los falsetes, que sólo aparecen a ratos, y pudiendo disfrutarse de como suena su voz normal. Luego viene el gran éxito mundial “I Believe In A Thing Called Love”, comercialmente llamativo, que en distintos momentos puede llegar a interpretar como Queen. [ cita requerida] “Love is only a feeling” es una balada que tiene una melodía llena de contrastes y que se pasea por un amplio registro. Los punteos de la guitarra sobresalen mucho y eso mezclado con los coros da un resultado muy interesante. “Givin´ up”, con su cansador estribillo, y “Stuck in a rut” son los temas más débiles del disco. “Holding my own” es una clásica balada roquera. La melodía, la guitarra y los coros interactúan y se intercalan en una estructura dramática que recuerda a los mejores ejemplos del género. Una canción muy hermosa.

En suma, Permission to land, es un disco con unas armonías y un sonido muy típico del metal ochentero, guitarras que recuerdan a Kiss y AC/DC, y unos falsetes teatrales que evocan de alguna manera al incomparable Freddie Mercury.

One Way Ticket to Hell...And Back

A diferencia de su álbum debut, mucho más excesivo y caricaturesco, este álbum se perfila como un trabajo más logrado y estructurado, pensado en cada paso de su construcción. Nos sorprende el cantante Justin Hawkins con su voz, para nada limitada, pero mucho más controlada en impulsos, ha aprendido a modularla y así controlar sus registros.

En los nuevos sonidos ahora podemos encontrar pianos y sintetizadores, o elementos menos comunes como sitares, triángulos, panderetas o un flautista peruano en la particular intro del disco.

Y es con todos estos cambios que el grupo pretende presentarse a medios y público como algo menos divertido que en su debut, y lograr así una imagen mucho más respetable, para llegar a posicionarse como una banda duradera en el tiempo.

Es decir verdad que cada uno de los temas incluidos es una gran éxito en potencia. Y todo comienza con “One Way Ticket”, un específico corte con un derrumbante riff guitarrero. Y nos sorprende con el falsete operístico y muy exagerado y un estribillo simple que manifiesta la base del rock’n’roll.

El disco ha sido producido por el productor Roy Thomas Baker ( Queen, The Rolling Stones, David Bowie, The Who)

La salida de Justin Hawkins

Según ha revelado el diario británico The Sun, el vocalista Justin Hawkins se ha marchado rápidamente de The Darkness tras abandonar el centro de rehabilitación para poder continuar su tratamiento contra las drogas. La banda seguirá adelante con el bajista Richie Edwards como vocalista.

En una entrevista con este diario, Hawkins ha hablado sinceramente sobre su batalla con el alcohol y las drogas. Hawkins asegura haberse gastado más de 150.000 libras (unos 225.000 Euros) en cocaína a lo largo de los últimos tres años. Según Classic Rock, Hawkins le dijo a The Sun que “ One way ticket to hell ...and back” (el último disco de la banda) “es, por supuesto, autobiográfico”. Hawkins comenta que “estaba consumiendo hasta cinco gramos de cocaína al día, lo que me costaba unas 1000 libras a la semana, a veces incluso más. Solía estar despierto hasta cuatro días seguidos con coca y alcohol. Afectó a cada una de mis decisiones. Todo estaba decidido en función a que debía tomar cocaína en algún momento. Pedía que fueramos los primeros en una entrega de premios para poder seguir con mis alcoholización y mi drogadicción”.

En agosto, Hawkins canceló un festival en Dinamarca y se metió en un centro de rehabilitación. “Me metí ahí, y me deshice” ha declarado Hawkins a The Sun. Ahora Hawkins está dando los primeros pasos para su recuperación y disfrutando de una vida tranquila con su novia, Sue Whitehouse, mánager de The Darkness. Respecto a su decisión de abandonar la banda, Justin ha dicho que “me siento mal por los otros chicos de la banda. Será un golpe duro. Pero es el momento para cambiar. Sería peligroso para mi recuperación seguir en la banda. No le echo la culpa a la banda de mi problema – soy un adicto. Hay gente que puede estar en bandas y mantenerse limpio, pero yo no soy uno de ellos”.

Hawkins declaró también que tuvo en mente irse de The Darkness el año pasado antes de la gira mundial de la banda, pero que quiso seguir antes de meterse a rehabilitación. Hawkins dice que ahora se concentrará en hacer un disco en solitario y escribir música para películas.

Other Languages
asturianu: The Darkness
bosanski: The Darkness
català: The Darkness
čeština: The Darkness
euskara: The Darkness
galego: The Darkness
hrvatski: The Darkness
Bahasa Indonesia: The Darkness (band)
italiano: The Darkness
한국어: 더 다크니스
नेपाली: द डार्कनेस
norsk bokmål: The Darkness
polski: The Darkness
русский: The Darkness
srpskohrvatski / српскохрватски: The Darkness
српски / srpski: The Darkness
svenska: The Darkness
中文: 黑暗乐队