The Daily Telegraph

The Daily Telegraph
DailyTelegraph-SYD.png
Daily Telegraph Allied Troops Marching To Athens 2 December 1916.jpg
Tipo Diario
País Bandera de Reino Unido  Reino Unido
Sede 111 Buckingham Palace Road, Londres
Fundación 1855
Fundador/a Arthur B. Sleigh
Género Generalista
Ideología política Centroderecha, conservadora[1]
Idioma Inglés
Precio £0.90 (lunes a viernes)
£1.60 (sábado)
Circulación 489 739 (diaria)
374 617 (domingo) (en junio de 2015)[2]
Propietario/a Telegraph Media Group
Editor/a Chris Evans
Sitio web www.telegraph.co.uk
[ editar datos en Wikidata]

The Daily Telegraph es un periódico matutino de gran formato en idioma inglés británico, publicado en Londres por Telegraph Media Group y distribuido en todo el Reino Unido e internacionalmente. El periódico fue fundado por Arthur B. Sleigh en junio de 1855 como The Daily Telegraph and Courier, y desde 2004 ha sido propiedad de David y Frederick Barclay. Tuvo una circulación diaria de 523 048 en marzo de 2014,[5]

The Daily Telegraph tiene un periódico hermano, The Sunday Telegraph, que se inició en 1961, que tenía una circulación de 418 670 en marzo de 2014.[6] Los dos papeles impresos actualmente están administrados por separado con diferentes redacciones, pero hay uso cruzado de historias. Noticias publicadas en ambos, además de artículos del Telegraph en línea, también pueden ser publicados en la página web del Telegraph Media Group, www.telegraph.co.uk, todos bajo el título de The Telegraph.

Historia

Fundación e historia temprana (1855–1900)

The Daily Telegraph and Courier fue fundado por el coronel Arthur B. Sleigh en junio de 1855 para ventilar un agravio personal contra el futuro comandante en jefe del Ejército Británico, el príncipe Jorge de Cambridge.[7] Levy se hizo cargo del periódico, su objetivo siendo el de producir un periódico más barato que sus principales competidores en Londres, The Daily News y The Morning Post, para ampliar el tamaño del mercado en general.

Levy luego nombró a su hijo, Edward Levy-Lawson, y Thornton Leigh Hunt para editar el periódico, y fue relanzado como The Daily Telegraph, con el lema «el más grande, el mejor, y el periódico más barato del mundo».[9]

En 1876 Julio Verne publicó su novela Miguel Strogoff, cuya trama tiene lugar durante un levantamiento y guerra ficticios en Siberia. Verne incluyó entre los personajes del libro un corresponsal de guerra de The Daily Telegraph, llamado Harry Blount, que es representado como un periodista excepcionalmente dedicado, ingenioso y valiente, tomando grandes riesgos personales con el fin de seguir de cerca la guerra en curso y traer noticias precisas de ella para los lectores del Telegraph, por delante de los periódicos de la competencia.[10]

1900–1945

En 1908, el káiser Guillermo II de Alemania dio una polémica entrevista a The Daily Telegraph que dañó severamente las relaciones Alemania-Reino Unido y añadió a las tensiones internacionales en la preparación hasta la Primera Guerra Mundial.[12] En 1928 el hijo del 1.ᵉʳ barón Burnham vendió el periódico al 1.ᵉʳ vizconde Camrose, en colaboración con su hermano el vizconde Kemsley y el 1.ᵉʳ barón Iliffe. Tanto las familias Camrose (Berry) como Burnham (Levy-Lawson) quedaron involucradas en la gestión hasta que Conrad Black tomó el control en 1986.

En 1937 el periódico absorbió The Morning Post, que tradicionalmente defendía una posición conservadora y se vendía principalmente entre la clase oficial retirada. Originalmente William Ewart Berry, 1.ᵉʳ vizconde Camrose, compró The Morning Post con la intención de publicarlo junto con The Daily Telegraph, pero las malas ventas del primero le llevó a combinar los dos. Por algunos años el periódico fue retitulado The Daily Telegraph and Morning Post antes de que volvió a ser simplemente The Daily Telegraph. A finales de la década de 1930 Victor Gordon Lennox, editor diplomático del Telegraph, publicó un periódico privado antiapaciguamiento, The Whitehall Letter, que recibió gran parte de su información de fugas de Sir Robert Vansittart, el subsecretario permanente del Ministerio de Relaciones Exteriores, y Reginald «Rex» Leeper, el secretario de prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores.[13]

En noviembre de 1940, con Fleet Street sometida a bombardeos casi diarios por la Luftwaffe, The Telegraph empezó a imprimir en Mánchester en Kemsley House (ahora el centro de ocio The Printworks), que fue dirigido por el hermano de Camrose, Kemsley. Manchester muy a menudo imprimió toda la tirada de The Telegraph, cuando sus oficinas de Fleet Street estaban bajo amenaza. El nombre Kemsley House fue cambiado a Thomson House en 1959. En 1986 la impresión de las ediciones del norte del Daily y Sunday Telegraph se trasladó a Trafford Park y en 2008 a Newsprinters en Knowsley, Liverpool.

Durante la Segunda Guerra Mundial, The Daily Telegraph ayudó secretamente en el reclutamiento de descifradores de códigos para Bletchley Park. La capacidad de resolver el crucigrama del Telegraph en menos de 12 minutos se consideraba una prueba de selección. Se pidió al periódico organizar un concurso de crucigramas, después de lo cual cada uno de los participantes exitosos fueron contactados y se les preguntó si estarían dispuestos a llevar a cabo «un determinado tipo de trabajo como una contribución al esfuerzo de guerra». La competición en sí fue ganada por F. H. W. Hawes de Dagenham, que terminó el crucigrama en menos de ocho minutos.[14]

1945–1986

1986–2004

El hombre de negocios canadiense Conrad Black, a través de sociedades controladas por él, compró el Telegraph Group en 1986. Black, a través de su sociedad de cartera Ravelston Corporation, propiedad del 78% de Hollinger Inc., que a su vez poseía el 30% de Hollinger International. Hollinger International, a su vez propietaria del Telegraph Group y otras publicaciones como el Chicago Sun-Times, The Jerusalem Post y The Spectator.

El 18 de enero de 2004, Black fue despedido como presidente de la junta de Hollinger International por acusaciones de irregularidades financieras. Black también fue demandado por la empresa. Más tarde ese mismo día se informó de que los hermanos Barclay habían acordado comprar 78% de participación de Black en Hollinger Inc. por 245 millones de libras, dándoles una participación mayoritaria en la empresa, y para comprar a los accionistas minoritarios más tarde. Sin embargo, una demanda fue presentada por la junta de Hollinger Internacional para tratar de bloquear a Black de vender sus acciones de Hollinger Inc. hasta que se completara una investigación sobre sus tratos. Black presentó una contrademanda, pero, eventualmente, el juez Leo Strine falló a favor de Hollinger International y bloqueó a Black de vender sus acciones de Hollinger Inc. a los gemelos. El 7 de marzo de 2004, los gemelos anunciaron que iban a lanzar otra oferta, esta vez sólo para The Daily Telegraph y su periódico hermano Sunday en lugar de la totalidad de Hollinger Inc. El propietario del Daily Express, Richard Desmond, también estuvo interesado en comprar el periódico, vendiendo su interés en varias revistas pornográficas para financiar la iniciativa. Desmond se retiró en marzo de 2004, cuando el precio subió por encima de 600 millones de libras,[16]

2004–presente

Los hermanos Barclay compraron el Telegraph Group por alrededor de £665 millones a finales de junio de 2004. Sir David Barclay sugirió que The Daily Telegraph ya no podría ser el «periódico de la casa» de los conservadores en el futuro. En una entrevista con The Guardian, dijo: «Cuando el gobierno tiene razón vamos a apoyarlos». El consejo de redacción apoyó al Partido Conservador en las elecciones generales de 2005. El 15 de noviembre 2004 fue el décimo aniversario del lanzamiento de la página web del Telegraph, Electronic Telegraph, ahora relanzada como www.telegraph.co.uk. El 8 de mayo de 2006, la primera fase de un importante rediseño de la página web se llevó a cabo, con un diseño de página más amplia y un mayor protagonismo de los blogs de audio, vídeo y periodistas.

El 10 de octubre de 2005, The Daily Telegraph relanzó incorporar una sección de deportes y una nueva sección de negocios independiente. El columnista estrella y analista político de The Daily Mail Simon Heffer dejó ese periódico en octubre de 2005 para reincorporarse con The Daily Telegraph, donde se ha convertido en editor asociado. Heffer ha escrito dos columnas semanales para el periódico desde finales de octubre de 2005 y es un colaborador habitual del podcast de noticias. En noviembre de 2005 el primer servicio de podcast regular por un periódico en el Reino Unido se puso en marcha.[18] La nueva oficina cuenta con un diseño «hub and spoke» de la sala de redacción para producir contenidos para ediciones impresas y en línea.

En octubre de 2006, con su traslado a Victoria, la compañía pasó a llamarse Telegraph Media Group, reposicionándose a sí misma como una empresa multimedia. El 2 de septiembre de 2008, The Daily Telegraph fue impreso con color en cada página por primera vez cuando dejó Westferry por Broxbourne, Hertfordshire, otro brazo de la empresa de Rupert Murdoch.[19] El papel está también impreso en Liverpool y Glasgow por Newsprinters. En mayo de 2009, las ediciones diarias y dominicales publicaron detalles de gastos de los diputados. Esto llevó a una serie de renuncias de alto perfil tanto de la administración gobernante laborista y la oposición conservadora.

En junio de 2014, The Telegraph fue criticado por Private Eye por su política de sustitución de periodistas experimentados y administradores de noticias con personal con menos experiencia y optimizadores de motores de búsqueda. El 10 de septiembre de 2014, el Telegraph Media Group iniciaron la búsqueda por medio de un anuncio en el The Daily Telegraph mismo de un nuevo Jefe de Periodismo Interactivo, indicando que los candidatos deben «tener interés demostrable en las noticias y el periodismo (experiencia de redacción anterior no es necesaria sin embargo)».[20]

Especulación de que la cobertura de noticias fue influenciada por anunciantes

En julio de 2014, The Daily Telegraph fue criticado por realizar enlaces en su sitio web a artículos pro-Kremlin suministrados por una publicación financiada por el Estado ruso que restó importancia a cualquier participación de Rusia en el derribo del vuelo 17 de Malaysia Airlines.[23]

En febrero de 2015, el principal comentarista político de The Daily Telegraph, Peter Oborne, renunció. Oborne acusó al periódico de una «forma de fraude en sus lectores» por su cobertura del banco HSBC en relación con un escándalo de evasión de impuestos suizo que fue ampliamente cubierto por otros medios de comunicación. Alegó que las decisiones editoriales sobre el contenido de las noticias habían sido fuertemente influenciadas por el brazo de publicidad del diario a causa de los intereses comerciales.[24]

Oborne citó otros ejemplos de estrategia publicitaria influyendo en el contenido de los artículos, relacionándolo con la negativa a tomar una línea editorial en la represión de las manifestaciones democráticas en Hong Kong por el apoyo del Telegraph a China. Además, dijo que críticas favorables del crucero de Cunard Queen Mary II aparecieron en el Telegraph, señalando: «El 10 de mayo del año pasado el Telegraph publicó un largo artículo sobre el crucero Queen Mary II de Cunard en la página de opinión de noticias. Este episodio le parecía a muchos como un pedazo de publicidad para la promoción de un anunciante en una página normalmente dedicada al análisis de noticias serias. Yo de nuevo verifiqué y ciertamente competidores del Telegraph no vieron al crucero de Cunard como una noticia importante. Cunard es un importante anunciante del Telegraph».[24]

Other Languages
Afrikaans: Daily Telegraph
العربية: ديلي تلغراف
беларуская: The Daily Telegraph
Ελληνικά: The Daily Telegraph
Հայերեն: The Daily Telegraph
Bahasa Indonesia: The Daily Telegraph
नेपाल भाषा: देली टेलीग्राफ
norsk nynorsk: The Daily Telegraph
norsk bokmål: The Daily Telegraph
русский: The Daily Telegraph
Simple English: The Daily Telegraph
slovenčina: The Daily Telegraph
slovenščina: The Daily Telegraph
українська: Дейлі телеграф
Tiếng Việt: The Daily Telegraph