Tezcatlipoca

Tezcatlipoca en el Códice Borgia.[1]

Tezcatlipoca AFI [teskatɬiː'poka] (en náhuatl: Tezcatlipoca‘Espejo negro que humea’tezcatl, espejo; tliltic, negro; poctli, humo’) ?[2]​ en la mitología mexica (y otros pueblos mesoamericanos de habla náhuatl), es el señor del cielo y de la tierra, fuente de vida, tutela y amparo del hombre, origen del poder y la felicidad, dueño de las batallas, omnipresente, fuerte e invisible. Entre los nahuas, Quetzalcóatl y Tezcatlipoca son dualidad y antagonía. Quetzalcóatl es llamado también Tezcatlipoca blanco [falta mencionar la fuente] en tanto que el color de Tezcatlipoca es el negro.

Mito

Ometéotl (Ometecuhtli y Omecihuatl), la pareja creadora, principio dual, masculino y femenino, en la cultura náhuatl, viviendo en el decimotercero cielo, engendró cuatro hijos: el primero fue Yayauhqui Tezcatlipoca (Tezcatlipoca oscuro), el segundo Tlatlauhqui Tezcatlipoca ( Tezcatlipoca Rojo, también llamado Xipe Tótec o Camaxtle), el tercero fue el Tezouhqui Tezcatlipoca (Tezcatlipoca azul) entre los de habla nahuatl conocido como Huitzilopochtli (colibrí zurdo) y el cuarto, el Iztac Tezcatlipoca (Tezcatlipoca blanco) o Quetzalcóatl. [Mencionar en que fuente se indica este orden]

En el manuscrito antiguo conocido como “Historia de los mexicanos por sus pinturas”, que trata de los mitos de origen de los antiguos mexicanos, se menciona que existió una pareja celestial, divina, creadora. Él se llamaba Tonacatecuhtli (El Señor de nuestra carne), y ella llevaba por nombre Tonacacihuatl (La mujer de nuestra carne), los cuales, dice el manuscrito: “se criaron y estuvieron siempre en el treceno cielo, de cuyo principio no se supo jamás”. Esta pareja divina tuvo cuatro hijos, cuyo orden, según el manuscrito antiguo, es el siguiente: El primero en nacer, el mayor de todos, llamaron Tlatlauhqui Tezcatlipoca, también llamado Camaxtle (y por el nombre más conocido de Xipe-Totec); el segundo hijo que tuvieron pusieron por nombre: Yayauhqui Tezcatlipoca, "el cual fue el mayor y peor, y el que más mandó y pudo que los otros tres... Al tercero llamaron Quetzalcoatl, y por otro nombre Yohualli Ehecatl. Al cuarto y más pequeño llamaban Omitecuhtli y por otro nombre, Maquizcoatl y los mexicanos le decían Huitzilopochtli..."[3]

“Y de estos cuatro hijos de Tonacatecuhtli y Tonacacihuatl, el Tezcatlipoca era el que sabía todos los pensamientos y estaba en todo lugar y conocía los corazones, y por esto le llamaban Moyocoyani, que quiere decir que es todopoderoso… Estos dioses tenían estos nombres y otros muchos, porque según en la cosa en que se entendían, o se les atribuían, así le ponían nombre, porque cada pueblo les ponía diferentes nombres, por razón de su lengua, y ansí se nombran de muchos nombres.” [4]

Cabe mencionar que los únicos hijos de la pareja creadora que son llamados "tezcatlipocas" son el primero y el segundo, los otros dos (Quetzalcoatl y Huitzilopochtli) no reciben ese apelativo, al menos no en esta fuente o manuscrito antiguo.

En una de las leyendas nahuatlacas, Tezcatlipoca y Quetzalcóatl originaron al mundo. Existía solo un océano primigenio, donde únicamente vivía el monstruo de la tierra, Cipactli, Tezcatlipoca ofreció su pie como señuelo, y el monstruo de la tierra emergió y se lo comió [No existe fuente antigua que haga mención de esto último]. Entonces, Tezcatlipoca y Quetzalcóatl se apoderaron de él, y lo extendieron para convertirlo en la tierra. [Falta mencionar las fuentes. Ver Discusión].

Sus múltiples ojos se convirtieron en estanques y lagunas, y sus fosas nasales son las cuevas. Para resarcir el daño que le hicieron al monstruo de la tierra, Tezcatlipoca exige ofrendas humanas, consistentes en dar de cada uno lo mejor de sí (¿?), alcanzando la trascendencía a través de la acción y la preservación de la naturaleza [falta mencionar la fuente]. Entre los toltecas, era un protector transformador que descendió del cielo a la tierra valiéndose de una tela de araña, para destruir la obra de Quetzalcóatl, a quién se le apareció bajo el aspecto de un viejo que le ofreció el brebaje de la inmortalidad, pero éste era en realidad una bebida enloquecedora ( Pulque). Los espíritus de los muertos debían presentarse ante Tezcatlipoca para recibir su sentencia vestidos con una piel de ocelote y con un yugo de madera al cuello. Antes de entrar en el reino de la muerte, la morada de Mictlán, eran sometidos a varias pruebas [falta mencionar la fuente].

Other Languages
català: Tezcatlipōca
Deutsch: Tezcatlipoca
Ελληνικά: Τεζκατλιπόκα
English: Tezcatlipoca
euskara: Tezcatlipoca
français: Tezcatlipoca
galego: Tezcatlipoca
magyar: Tezkatlipoka
Bahasa Indonesia: Tezcatlipoca
italiano: Tezcatlipoca
Latina: Tezcatlipoca
lietuvių: Teskatlipoka
македонски: Тескатлипока
Nāhuatl: Tezcatlīpoca
Nederlands: Tezcatlipoca
polski: Tezcatlipoca
português: Tezcatlipoca
română: Tezcatlipoca
русский: Тескатлипока
Simple English: Tezcatlipoca
svenska: Tezcatlipoca
українська: Тецкатліпока