Textos budistas

Inscripciones de piedra del libro más grande del mundo en Kuthodaw, Birmania.

Los primeros textos budistas fueron transmitidos oralmente por los primeros monasticos en lenguas indoarias. Luego fueron escritos y compuestos como manuscritos en varios idiomas asiáticos. Se pueden categorizar de varias maneras, como los textos canónicos, los comentarios y los pseudocanónicos.[1]​ Las tradiciones budistas generalmente han dividido estos textos con sus propias categorías y divisiones, como la que existe entre Buddhavacana ("palabra de Buda"), muchas de las cuales se conocen como "Sutras" y otros textos, como Shastras (tratados) o Abhidharma.

Estos textos religiosos fueron escritos en muchos idiomas y escrituras diferentes, y la memorización, recitación y copia de ellos fueron de gran valor religioso para los budistas. Incluso después del desarrollo de la impresión, los budistas prefirieron mantener sus prácticas originales con estos textos.[2]

Palabra del Buda

Una categoría central para entender los textos budistas es la idea de lo que constituye la "palabra de buda" (buddhavaccana) y lo que no. El término se entiende de manera diferente en las diferentes tradiciones budistas.

Según Donald Lopez, los criterios para determinar lo que se debe considerar buddhavacana se desarrollaron en una etapa temprana, y las primeras formulaciones no sugieren que el Dharma se limite a lo que fue dicho por el Buda histórico.[6]

En el budismo Theravada, la colección estándar de buddhavacana es el Canon Pali. En el budismo del este de Asia, lo que se considera buddhavacana se recoge en el canon budista chino. La edición más común de esto es Taishō Tripiṭaka. En el budismo tibetano, lo que se considera buddhavacana se recoge en el Kangyur. El Kangyur tibetano, que pertenece a varias escuelas del budismo tibetano Vajrayana, además de contener sutras y vinaya, también contiene textos llamado “tantras”.

Other Languages