Texto argumentativo

El texto argumentativo tiene como principal objetivo dar sustento a la tesis formulada por el autor, mediante la exposición coherente, cohesiva y lógica de justificaciones o razones, que tienen como propósito el persuadir o convencer al lector sobre un punto de vista determinado.

La argumentación hace referencia a la exposición de un conjunto de razones con el propósito de demostrar o justificar una cosa. En consecuencia, la argumentación no suele darse en estado puro y suele combinarse con la exposición. Mientras la exposición se limita a mostrar, la argumentación intenta demostrar, persuadir, convencer o cambiar ideas. Por ello, en un texto argumentativo, además de la función apelativa presente en el desarrollo de los argumentos, aparece la función representativa, en la parte en la que se expone la tesis.

Una amplia variedad de textos, especialmente en los científicos, filosóficos, en el ensayo literario, en la oratoria política y judicial, en los textos periodísticos de opinión y en algunos mensajes publicitarios. En la lengua oral, además de aparecer con frecuencia en la conversación cotidiana (aunque con poca cotidianidad), es la forma dominante en los debates, coloquios o mesas redondas.

Los textos argumentativos son aquellos en los que el emisor tiene como intención comunicativa prioritaria, ofrecer la visión subjetiva del autor sobre un determinado tema. En tanto que argumentar es, por definición, un procedimiento persuasivo. Aparte de toda la información que a través de estos textos se pueda proporcionar (lo que implica que casi siempre haya también exposición), existe implícitamente en ellos la intención de convencer al receptor acerca de lo que se está diciendo.

Estructura interna del texto argumentativo

El texto argumentativo requiere tres partes fundamentales para conformarse:

  • Una tesis inicial, donde se debe formular de forma clara la idea fundamental que se quiere defender.
  • Un desarrollo argumental, donde se exponen los argumentos que servirán para defender la idea fundamental.
  • Una conclusión o síntesis que dará lugar al cierre del texto argumentativo.

Se puede dar el caso que alguna de estas partes esté ausente. Por ese motivo es importante remarcar que el texto expositivo y argumentativo funcionan conjuntamente en el caso de la argumentación. Dado que no se puede defender una idea sin haber sido previamente expuesta.

El primer tipo de argumento que se esgrime en defensa de una tesis es su base. La base es el argumento que sustenta la posibilidad de la tesis y que responde a la pregunta ¿por qué?, planteada inmediatamente después de la tesis. Relacionada con la tesis y con la base está la garantía, un dato o información que sostiene aquel vínculo. La garantía se sustenta en un respaldo, un principio o dato documentado entendido como fácilmente aceptable por todos.

Other Languages
euskara: Argudio-testu