Test match

Un test match (partido de prueba en español), es un término usado específicamente en el juego de rugby, para designar un partido internacional, usualmente jugado entre dos selecciones nacionales absolutas, siempre que se reconozca como tal por uno de los órganos administrativos (federación) de los equipos nacionales.[2]

Estos partidos son el equivalente a la Fecha FIFA que realizan las selecciones nacionales de fútbol y el resultado de cada juego influye directamente en el World Rugby Ranking.

Actualmente hay dos series de test matches: la ventana de junio cuando generalmente los seleccionados del hemisferio norte visitan a los del sur y la ventana de noviembre donde los del sur visitan al norte.

Historia

El primer test match masculino fue entre Escocia e Inglaterra y se jugó en Edimburgo, el 27 de marzo de 1871. Esto ocurrió seis años antes del primer test match de críquet, un año antes del primer partido internacional de fútbol y 24 años antes del primer test match de hockey sobre césped.

El primer uso documentado de esta palabra en relación con el deporte aparece en 1861[4]

Aunque el ICC controla estrechamente la aplicación del estatus de "test match" en el cricket, la World Rugby (WR) no tiene reglas similares o regulaciones en relación con la concesión oficial del término "test match" o estatus "plenamente internacional" en el rugby.[5]​ En el rugby, la consideración de un partido como "test match" o "cap" es algo que decide cualquiera de las federaciones de los equipos en liza, con independencia de lo que digan sus oponentes.

Aunque los cuerpos reguladores de cada equipo no necesitan reconocer el partido como un "test match" para que lo sea, es raro que discrepen. El único ejemplo que se recuerda en rugby masculino involucrando a dos naciones del máximo nivel son los enfrentamientos entre los New South Wales Waratahs y los All Blacks en los años 1920. Como se jugaba muy poco rugby en Australia fuera de New South Wales, la Australian Rugby Union retroactivamente concedió "caps" a jugadores de los Waratahs que en los años veinte se enfrentaron a los All Blacks, aunque la New Zealand Rugby Union no había hecho lo mismo para los jugadores All Blacks que jugaron en aquellos partidos. El profesionalismo del rugby y la cobertura internacional de los partidos asegura que sea casi inconcebible que las federaciones discrepen sobre el estatus de un determinado partido hoy en día.[6]​ Diferencias en reconocimiento hoy casi exclusivamente se dan en partidos entre la selección absoluta de un país fuera de la división superior y un equipo en desarrollo oficial de una nación destacada. Dependiendo de la política de la federación de nivel inferior, estos partidos pueden ser o no considerados "test matches" para ese equipo nacional. Por ejemplo, antes de un cambio en la política de USA Rugby tras la Churchill Cup 2008, se le consideraba un cap pleno cuando su selección nacional absoluta jugó con equipos en desarrollo de la primera división, como los England Saxons, Ireland Wolfhounds, Escocia A, Jaguares de Argentina y Māori All Blacks.

Por otro lado, la federación internacional de rugby femenina tiene normas menos claras.[9]

La situación no se limita a la historia. Algunos países – particularmente Inglaterra y Francia, pero ocasionalmente otras grandes naciones – siguen hasta ahora reconociendo caps basándose en la fuerza del equipo que han seleccionado, más que en el carácter del oponente o del estatus del torneo en que se celebra.[7]

Other Languages