Terminator 2: el juicio final

Terminator 2: el juicio final (título original en inglés, Terminator 2: Judgment Day) es una película de acción escrita, producida y dirigida por James Cameron, estrenada en 1991. Es la secuela de The Terminator ( 1984), que precede a Terminator 3: La rebelión de las máquinas ( 2003) Terminator Salvation ( 2009), y Terminator Génesis ( 2015) y está protagonizada, entre otros, por Arnold Schwarzenegger, Linda Hamilton, Edward Furlong, Robert Patrick, Earl Boen y Joe Morton.

Tras el éxito de la primera película, y aprovechando la popularidad de Schwarzenegger, Cameron repitió los esquemas de la producción original. También tiene el mérito de ser una de las primeras películas en las que se utilizaron imágenes generadas por ordenador (CGI) para recrear al antagonista. Fue la producción más cara de la historia, en el momento de su estreno, con un coste de 100 millones de dólares. Se convirtió en la segunda película más taquillera de la historia en su momento, recaudando en todo el mundo casi 520 millones de dólares, siendo tan sólo superada por E. T., el extraterrestre.

La película fue galadornada con premios cinematográficos en los Estados Unidos y también premios internacionales, además de cuatro Óscar: Mejores efectos visuales, Mejor sonido, Mejor maquillaje y Mejor edición de sonido. Forma parte del AFI's 10 Top 10 en la categoría de "Películas de ciencia ficción".

Las máquinas, en su intento fallido por matar a la embarazada Sarah Connor ( Linda Hamilton), deciden continuar con su cometido, pero esta vez deciden cambiar de objetivo: el adolescente John Connor ( Edward Furlong). Para ello envían al avanzado T-1000 ( Robert Patrick), un prototipo de metal líquido que es capaz de transformarse en cualquier persona. Pero el joven Connor recibirá la ayuda de un T-800 CSM-101 ( Arnold Schwarzenegger), que viene desde el futuro para salvarlo.

Argumento

La película comienza con una escena de la guerra contra las máquinas tras el "Día del Juicio Final" en el año 2029, donde Sarah Connor ( Linda Hamilton) narra los sucesos relatados en la película anterior. A continuación, hay un salto a la actualidad de 1995. Un Exterminador T-800 (Schwarzenegger) llega desnudo a través de un portal en el tiempo y entra a una cafetería para robar la ropa y la moto a un motorista. En otra parte de la ciudad, otro Exterminador desnudo que es el T-1000 ( Robert Patrick) se materializa y asesina a un policía para mimetizar su uniforme y robar su coche patrulla. Ambos comienzan a buscar a John Connor ( Edward Furlong), ahora con 10 años y que vive en Los Ángeles con sus padres adoptivos. John es muy rebelde y constantemente desobedece a sus tutores, luego de que su madre Sarah fuera arrestada después de intentar bombardear una fábrica de computadoras y está internada en el Hospital Psiquiátrico de Pescadero, donde es atendida por el Doctor Silberman ( Earl Boen).

El T-800 y el T-1000 encuentran al mismo tiempo a John en un centro comercial donde ambos pelean, siendo el T-800 quien protege a John. Después John huye en su motocicleta del centro comercial y comienza una persecución del T-1000 hacia él pero en medio de todo llega el T-800 y con gran habilidad lo salva de ser asesinado, logrando evadir al T-1000. Ambos huyen en la motocicleta del T-800.

Después de un tiempo de huída John detiene al T-800 y le pide explicaciones. Éste revela su identidad y le explica a un atónito John que es en realidad una máquina proveniente del futuro, un androide, modelo T-800 que fue capturado y reprogramado por el mismo John en el futuro para protegerlo en esa época, al mismo tiempo le explica que el policia que estaba detrás de él tampoco es un humano, sino un nuevo modelo de exterminador, un T-1000, enviado del futuro por Skynet, la supercomputadora consciente que lidera a las máquinas, para asesinar a John y con esto evitar su existencia, puesto que él es el líder del grupo rebelde llamado "La Resistencia", principales enemigos de Skynet. También le cuenta que el cuerpo del T-1000 está hecho de metal líquido y puede tomar la forma de objetos afilados u otras personas al tocarlas.

El T-800 se lleva a John lejos pero el muchacho insiste en pasar a su casa y recoger algunas pertenencias, el T-800 se niega puesto que el T-1000 podría estar esperándolo. Sabiendo de la situación, John decide llamar a sus tutores para advertirles, sin embargo cuando llaman el T-800 (utilizando la voz de John) indaga con una mentira a la madre adoptiva de John y descubre así que el T-1000 ya está en la casa de John y ha asesinado a sus padres adoptivos. Luego el T-800 le revela que el siguiente objetivo del T-1000 será asesinar a Sarah para tomar su forma y atraerlo a él, John al escuchar esto desea rescatarla de inmediato; sin embargo, el T-800 se niega afirmando que no es parte de la misión. Se genera una discusión en la que el T-800 alza a John y este pide ayuda, unos hombres acuden creyendo que el T-800 estaba agrediendo al joven, en ese momento John descubre que la máquina obedece sus órdenes porque por él mismo lo programó para ello en el futuro, a modo de prueba John le ordena que ataque a los hombres, el T-800 los reduce pero intenta matar a uno de ellos pero John interviene y lo salva a último momento. La máquina le explica que iba a ejecutarlo ya que es un exterminador, pero John le explica que no debe hacerlo, le ordena que ya no asesine a nadie mas y que vayan al Hospital Psiquiátrico donde Sarah está internada para salvarla y ambos se dirigen hacia allí.

En el hospital, el T-1000 llega primero, mata a un guardia de seguridad y toma su forma yendo en búsqueda de Sarah, mientras que en esos mismos momentos Sarah con mucha habilidad logró salir de su celda e intenta escapar, tomando de rehén a su psiquiatra, el Dr. Silberman. Cuando es detenida por los demás médicos, el T-800 y John llegan y rescatan a Sarah, en ese momento aparece el T-1000, comienza un tiroteo y luego una persecución, pero logran escapar.

Esa noche se refugian en una gasolinera y Sarah que fue herida en la persecución por el T-1000 es curada por el T-800, quien también tiene conocimientos detallados y complejos de anatomía humana y medicina. Éste le explica que su CPU está diseñado para aprender más de los humanos y así poder infiltrarse entre la gente más fácilmente y tener mayor probabilidad de éxito en su misión como Exterminador. A la mañana siguiente huyen para comprar comida y abastecer el automóvil en el que se desplazan. Sarah interroga al T-800 cómo y cuándo sucederá "El Juicio Final", y éste le explica sobre la creación de Skynet, por mano directa del Dr. Miles Bennett Dyson ( Joe Morton), ingeniero en jefe de Cyberdyne Systems, quien trabaja en un nuevo microprocesador, que será la base de la creación de Skynet. Le cuenta que Skynet al ser iniciada, desarrollará autoconciencia convirtiéndose en un ente inteligente que verá a los humanos como sus enemigos, por lo que lanzará un ataque nuclear alrededor de todo el mundo iniciando con los rusos, que sucederá en agosto de 1997.

Sarah consigue armas gracias a Enrique Salceda ( Castulo Guerra), un viejo amigo suyo que está en la frontera con México, planeando escapar luego hacia ese país. Más tarde, Sarah tiene una pesadilla del ataque nuclear. Al despertar ve que ha escrito la frase "No Fate" (No hay destino), frase que Kyle Reese le había dicho, por lo que decide ir a matar a Miles Dyson para evitar el Día del Juicio Final. John trata de detenerla pero es inútil. Mientras John y el Terminator sacan conclusiones, John se da cuenta de que Sarah quiere cambiar el futuro matando a Dyson y va con el T-800 a impedirlo, a pesar de las negativas de éste, sabiendo que es una decisión tácticamente peligrosa porque es posible que el T-1000 haya adivinado sus intenciones.

Esa noche, Sarah ataca a Dyson en su casa donde lo deja herido por un disparo, pero cuando está a punto de matarlo al frente de su familia se da cuenta de que no es capaz de hacerlo. John y el T-800 llegan para impedirlo y John tranquiliza a Sarah. Luego y para sorpresa de Dyson, el T-800 le revela a éste las consecuencias de su trabajo mostrándole que es un Exterminador. El científico, nauseabundo por lo que ha escuchado, les explica que todo su trabajo se basaba en los descubrimientos realizados al estudiar el brazo y del chip del T-800 que fue destruido por Sarah en 1984. Entonces decide renunciar a su trabajo, pero Sarah y el T-800 le dicen que no es suficiente y que deben destruir todo registro de su trabajo inmediatamente para evitar que en el futuro alguien lo continúe.

Esa noche, se dirigen al edificio de Cyberdyne Systems para destruir todo el trabajo. John y Dyson recuperan el brazo y el chip, mientras el T-800 y Sarah ponen bombas para destruir el laboratorio. Los policías son alertados por la seguridad de Cyberdyne y al llegar hieren de gravedad a Dyson, por lo que éste se sacrifica y detona las bombas. Un equipo del SWAT llega, pero el T-800 hiere a todos y roba el furgón del equipo con el que escapan. El T-1000 llega tarde a la casa de Dyson, pero se entera por radio del ataque a Cyberdyne y parte hacia el lugar. Ahí continúa persiguiéndolos en un helicóptero que roba a la policía, que al quedar destruido reemplaza por un camión cisterna que transporta nitrógeno líquido y los persigue hasta una fundidora donde, producto de la colisión del camión, el nitrógeno líquido se dispersa, congelando al T-1000 mientras intenta seguir persiguiendo al grupo, despedazándose parcialmente como resultado de no detenerse. El T-800 lo despedaza completamente de un disparo, pero el calor de la fundidora lo devuelve a su estado líquido.

Luego de huir Sarah y John, ambos exterminadores pelean, pero el T-1000 deja gravemente dañado al T-800 y logra desactivarlo al dañar su fuente principal de energía clavándole una barra de metal en el abdomen. Posteriormente se presenta frente a John con la apariencia de Sarah, pero no logra engañarlo, la verdadera Sarah confronta al T-1000 incapacitándolo al dispararle sin cesar munición de alto poder y así evitar que se regenere mientras los impactos lo empujan a caer dentro de una caldera de metal fundido, desgraciadamente, antes de hacerlo caer las municiones de Sarah se agotan. Justo a tiempo el T-800 reinicia su sistema gracias a su batería de emergencia y aparece para salvar a John, logrando destruir al T-1000 disparándole una bala explosiva que abre su abdomen, dejándolo en jirones de metal, cayendo al metal fundido como resultado del impacto, donde se derrite tomando las formas de todas las personas en que se transformó hasta que no queda nada de él. John arroja el brazo y el chip al mismo lugar.

Sin embargo, el T-800 les dice que él también debe de ser destruido para que no quede otro chip y Skynet no sea creado, John le suplica que se quede, pero él le dice a John que no puede seguir con ellos. Al ver llorar a John, logra entender su tristeza, pero le dice que es algo que él nunca podrá hacer. Sarah estrecha su mano, en agradecimiento por haber cumplido con éxito su misión y por haber salvado la vida de John. Sarah lo baja al metal fundido y al ser destruido, el "Juicio Final" sería aparentemente evitado. La película termina con Sarah narrando que si un Exterminador logró comprender cuán valiosa es la vida humana, quizás algún día nosotros también podamos hacerlo.

Other Languages
беларуская (тарашкевіца)‎: Тэрмінатар 2. Дзень суду
català: Terminator 2
Bahasa Indonesia: Terminator 2: Judgment Day
srpskohrvatski / српскохрватски: Terminator 2: Judgment Day