Tercera vía

Tercera vía[4]

Dado que el término no se define específicamente, se puede hablar de "terceras vías" en el sentido amplio o en el más estricto de la palabra. La diferencia estaría en que el sentido amplio incorporaría cualquier proposición que buscara obtener o mantener una posición equidistante tanto del comunismo como del capitalismo, a través ya sea de una economía mixta o políticas que rechacen esas percepciones extremas. Sin embargo, no todas esas alternativas pueden ser catalogadas como progresistas sino también algunas deben ser definidas como fuerte o abiertamente reaccionarias.[5]

Consecuentemente, el análisis político moderno hace notar que la tercera vía no debe confundirse con el concepto tercera posición o tercerposicionismo, que es como se autodefinen movimientos diversos que son considerados de orientación fascista neonazi o neofascista, opuestos tanto al liberalismo político (y no al económico como afirman ellos, no confundir con capitalista, pues haciendo un análisis profundo esta doctrina no es anticapitalista en realidad, solo es anti liberal) como al socialismo y que no admiten su posicionamiento en el espectro político izquierda-derecha. La tercera vía se suele calificar, por el contrario, de centrista. No obstante, algunos críticos de la tercera vía han utilizado ese paralelismo de terminología.[6]

En la práctica política, los proponentes de la tercera vía en su sentido estricto van desde muchos que apoyan la socialdemocracia a aquellos que apoyan el liberalismo progresista; incluiría también aquellos que proponen la Economía social de mercado, proyecto que busca explícitamente ser un punto medio entre el liberalismo y el socialismo.

Orígenes y evolución del término

Los usos del concepto se encuentran en Marx y sus seguidores, generalmente para negar que tal posibilidad exista. Para Marx, el capitalismo será destruido por las mismas fuerzas que lo crean y mantienen, siendo reemplazado por el socialismo: no hay alternativa o tercera posibilidad. (ver por ejemplo 'Crítica al Programa de Gotha")

Más tarde, el uso continúa en la misma línea pero aplicado a situaciones diferentes: Para Rosa Luxemburgo la dicotomía es entre socialismo o fascismo. Para Lenin y otros, la tercera vía es el utopismo traicionero producto de "el reformismo burgués"[8] son obvias a todos los que se niegan a traicionar los principios fundamentales del socialismo"

En una notable coincidencia de opinión, uno de los grandes teóricos del liberalismo económico, Ludwig von Mises, afirma: "Simplemente no hay otra opción que esta: ya sea se abstiene de interferir en el libre juego del mercado, o se delega el manejo completo de la producción y distribución al gobierno. Ya sea capitalismo o socialismo: no hay un camino intermedio""[9]

De acuerdo a John Browning[11]

Se hace evidente que ya en las dos o tres primeras décadas del XX, con o sin el uso específico del término, algunos pensadores o filósofos políticos -representando una variedad de posiciones- habían ya empezado a sugerir posiciones que corresponden en general a la aspiración de encontrar un camino intermedio a la ley del mercado y a la dictadura del proletariado. Consecuentemente, todas esas posiciones han sido llamadas Tercera Vía en algún momento.

Después de la Segunda Guerra Mundial, el término se empieza a hacer común. Encontramos su primer uso documentado para describir un proyecto por el creador del mismo -o sus seguidores cercanos- en Alfred Müller-Armack. Sin embargo, el uso no es exactamente el que por lo general tiene: de acuerdo a Schuller, Alfred y Hans-Gunter Krusselberg:[12] en su obra se insiste en que el marco de la economía, que comprende lo humano, "es infinitamente más importante que el mercado mismo, de ahí la necesidad de un tercer camino entre el paleoliberalismo y el camino del neoliberalismo".

El primer uso de "Tercera Vía" en el sentido que ahora tiene se encuentra en un comentario de 1949 acerca de la Conferencia de la Habana (Cuba): "El proyecto original de la Carta de La Habana para la creación de la OIC fue "elaborado en las reuniones preparatorias de Londres (1946) y Ginebra (1947) tomando en consideración la perspectiva del desarrollo, debido en gran medida a la mayor y más activa presencia de países del Sur. En particular, en la Habana hubo fuerte presencia de países latinoamericanos encabezados por Argentina, que bajo la presidencia de Perón, tenía una política exterior muy activa en la búsqueda de lo que entonces se denominó Tercera Vía, un tercer camino entre capitalismo y socialismo.”[13]

El término se popularizó. En 1955, Anvil (una revista socialista popular en círculos académicos en EEUU) publicó un ejemplar dedicado al "Debate sobre la Tercera Vía[16]

Al mismo tiempo o posteriormente, una variedad de posiciones fueron llamadas "Tercera Vía". Estas van desde lo que fue llamado " humanismo marxista" al " experimento" Yugoeslavo pasando por las propuestas que dieron origen a la Primavera de Praga.

Pensadores que han propuesto programas de Tercera Vía en su sentido más amplio incluyen (desde un punto de vista socialista) Eduard Bernstein; Ferdinand Lassalle, Abba Lerner. Desde un punto de vista liberal Thomas Hill Green. Desde un punto de vista cristiano, Karl Polanyi y Alfred Müller-Armack. En algún lugar intermedio encontramos Franz Oppenheimer, quien se definía como "socialista liberal". Un pensador contemporáneo, Anthony Giddens, podría ser clasificado como postmodernista

Entre los movimientos político-intelectuales que ya sea han contribuido o se han inspirado de estas visiones, aparte de los ya nombrados, tenemos el Distributismo; la Sociedad Fabiana y el ordoliberalismo.

Other Languages
Deutsch: Dritter Weg
Ελληνικά: Τρίτος Δρόμος
English: Third Way
eesti: Kolmas tee
suomi: Kolmas tie
hrvatski: Treći put
italiano: Terza via
日本語: 第三の道
한국어: 제3의 길
português: Terceira via
srpskohrvatski / српскохрватски: Treći put
Simple English: Third way
српски / srpski: Трећи пут
Türkçe: Üçüncü yol
українська: Третій шлях