Tequesquite

El tequesquite, tequexquite o tequixquitl (del náhuatl tetl, ‘piedra’; quixquitl, ‘brotante’, ‘Piedra que sale por sí sola, eflorescente’) es una sal mineral natural, utilizada en México desde tiempos prehispánicos principalmente como sazonador de alimentos.

Químicamente es una roca alcalina compuesta por diversos minerales, que cambia su proporción de acuerdo al lugar de donde se obtenga. Está compuesto principalmente por bicarbonato de sodio, y sal común ( cloruro de sodio), pero también contiene carbonato de potasio, sulfato de sodio y arcilla. Su apariencia es la de sal común de mesa en grano grueso, pero con un color grisáceo.[1]

Se clasifica en cuatro tipos: espumilla, confitillo, cascarilla y polvillo. Los primeros dos, que son las mejores, se obtienen de la recesión de las aguas, y las otras dos de eflorescencias naturales. Estas últimas tienen más tierra y son más sucias, por lo que se prefieren las otras dos.

En la industria también es usada como saponificador de grasas, para fabricar jabón y para preparar lienzos.

Algunas localidades en México donde se encuentra tequesquite son el lago de Texcoco, Tequixquiac y Tequexquinahuac en el estado de México, la Laguna de Tequesquitengo en el estado de Morelos, Nopalucan y Tequexquitla, en el estado de Tlaxcala, Tequisquiapan, en el estado de Querétaro, Tequesquite, en el estado de Jalisco, laguna de Totolcingo en el estado de Puebla y La Salada, en el estado de Zacatecas. Algunos de estos lugares originan su nombre en la palabra tequesquite.

A veces se confunde al tequesquite con la sal nitro, pero su composición química es totalmente distinta.

Historia

En la época de los aztecas, se obtenía del lago de Texcoco, especialmente en la época de sequía. Este lago es de agua salada, y cuando el nivel de las aguas del lago bajaba o retrocedían, al evaporarse el agua quedaba como sedimento en algunos pozos la sal del tequesquite. También se encontraba como formación natural eflorescente, que salía del suelo por capilaridad. Otro lugar abundante en sales era la población de Iztapalapa, que también comerciaban con la sal. Cabe anotar que para los aztecas, la sal era un lujo, así que las clases bajas usaban tequesquite en sus guisos.[3]

Actualmente, es posible comprarla en los mercados de algunas localidades de México, pues es un ingrediente aún utilizado en varios platillos. Sin embargo, es posible sustituirlo por bicarbonato de sodio y sal de mesa, aunque la tradición dicta que el sabor del tequesquite no puede ser sustituido.

Other Languages
English: Tequesquite
Nāhuatl: Tequixquitl