Teoría prospectiva

La teoría de la expectativa o teoría de las perspectivas (Prospect Theory) fue desarrollada en 1979 por los psicólogos Daniel Kahneman (Premio Nobel de Economía en el año 2002) y Amos Tversky (fallecido en 1996). Esta teoría permite describir cómo las personas toman sus decisiones en situaciones donde deben decidir entre alternativas que involucran riesgo, por ejemplo decisiones financieras. Partiendo de evidencia empírica, la teoría describe cómo los individuos evalúan las potenciales pérdidas y ganancias.

Principios de la teoría de las perspectivas y su relación con la teoría estándar

1. La evaluación (de la decisión) es relativa a un punto de referencia neutral, que a veces se denomina “nivel de adaptación”. Para resultados financieros, el punto de referencia habitual es el statu quo, pero puede ser también el resultado esperado. Resultados mejores que el punto de referencia se consideran ganancias; por debajo del punto de referencia, son pérdidas.

Una demostración convincente de este principio sería la siguiente, si colocamos tres cuencos alineados, llenemos de agua muy fría el cuenco de la izquierda y de agua caliente el de la derecha, el agua del de en medio ha de estar a temperatura ambiente. Si sumergimos una mano en el del agua fría y la otra en el del agua caliente durante un minuto, y luego las dos manos en el cuenco que está en medio, sentiremos la misma temperatura caliente en una mano y fría en la otra.

2. La sensibilidad decreciente se aplica tanto a las dimensiones sensoriales como a la evaluación de cambios en la riqueza.

Una demostración de este principio sería que la diferencia subjetiva entre 900 y 1.000 dólares es mucho menor que la diferencia entre 100 y 200 dólares.

3. Aversión a las pérdidas. Cuando se comparan directamente con las ganancias, las pérdidas parecen mayores.

Una demostración de tal principio seria el siguiente: Se le ofrece el juego de lanzar una moneda. Si la moneda muestra cruz, pierde 100 dólares. Si la moneda muestra cara, gana 150 dólares. Aunque el valor esperado del juego es obviamente positivo, porque se gana más que se pierde, hay individuos a los que este juego no les gustaría. El rechazo de este juego es un acto del Sistema2, pero los momentos críticos son respuestas emocionales generadas por el Sistema1. Para la mayoría de los individuos, el temor a perder 100 dólares es más intenso que la esperanza de ganar 150 dólares.

En la teoría estándar el nivel de riqueza final es la única consecuencia relevante para el decisor. Se asume que a la gente solo le importa que riqueza va a tener al final. Tienen una serie de implicaciones, una de ellas es que la gente es egoísta (solo me importa mi propia riqueza), otra es que la gente es insaciable (cada euro que obtengo me da utilidad, no hay un momento en el que nos de igual un euro más o un euro menos) también implica que importa el nivel de riqueza que tenga (stock), no las variaciones, un ejemplo de ello seria que no está igual de satisfecha una persona que pierde 500€ y se sitúa en 1000€ que otra que gana 500€ y se sitúa en 1000€, los dos tienen la misma riqueza pero una ha perdido y otra ha ganado. Obviamente esto contradice el primer principio de la teoría de las perspectivas.

Por otra parte la teoría de las perspectivas también contradice la hipótesis de aversión al riesgo en la teoría estándar, puesto que en la teoría de las perspectivas los individuos son amantes del riesgo en el terreno de las pérdidas y adversos al riesgo riesgo en el dominio de las ganancias.