Templón

Una reconstrucción del templón de la Catedral de San Pablo y Pedro.

El templón (del griego τέμπλον que significa templo) es un rasgo de la arquitectura bizantina que apareció por primera vez en las iglesias cristianas alrededor del siglo v y todavía se encuentra en algunas iglesias cristianas orientales. Al principio, esto era una barrera baja, probablemente no muy diferente del carril del altar de muchas iglesias occidentales. Esto tarde o temprano se desarrolló en el iconostasio moderno, todavía presente a día de hoy en las iglesias ortodoxas. Esto separa al laicado, en la nave, de los sacerdotes que preparan los sacramentos en el altar. Por lo general está compuesto de columnas de madera tallada o mármol que soportan un arquitrabe (una viga que descansa sobre la cima de columnas). Tres puertas, una grande, la central, y otras dos pequeñas flanqueando que conducen al santuario.

El templón al principio no oscurecía la vista del altar, pero pasado el tiempo, los iconos fueron colgados de las vigas, los telones fueron colocados entre las columnas y el templón se hizo cada vez más opaco. A menudo es cubierto de iconos de manera muy elaborada.

Orígenes

Un proscenio griego mostrando una fachada de un templo con tres puertas, propuesto a principios del siglo XX como un posible origen para el diseño del templón.

El templón muy probablemente tiene un origen independiente al de las de barreras de coro latinas. La arquitectura clásica es una posible fuente. En ciertas ocasiones durante la historia bizantina, el teatro influyó fuertemente en la pintura y la escultura. Los arquitectos entonces, bajo la influencia de la situación que se remontaba a tiempos de Sófocles, imitaron deliberadamente el proscenio clásico (una etapa clásica griega), copiando múltiples columnas apuntadas por una gran puerta en el medio y dos puertas más pequeñas a cada lado. Las estatuas, sobre la cima del telón, de esta forma serían análogas a los iconos de los santos, que miran hacia abajo.[1] Las semejanzas, sin embargo, son probablemente sólo visuales. Aunque el drama clásico fuera realizado en Constantinopla, la capital del Imperio bizantino, durante los siglos V y VI fue cuando aparecieron los primeros templones, cuando la liturgia cristiana estaba siendo desarrollada, las obras y su arquitectura habían perdido su importancia y no pudieron haber influido en el ritual cristiano.

Una teoría más plausible es que el templón modela tanto en la forma como en el contenido la pared decorativa de la pantalla de la Torá en las sinagogas judías de los siglos II y III. Estos, también, tenían tres divisiones principales: una puerta central que conduce al altar, dos pasos más pequeños flanqueando, y una distribución de partes similares a un templón. La pantalla de la Torá probablemente no fuera el prototipo directo del templón; esto probablemente provenga de la imitación de la pantalla de la Torá en el altar de un típico templo sirio pagano.[3]

Other Languages
Deutsch: Templon
English: Templon
français: Templon
polski: Templon
русский: Тябло
Türkçe: Templon