Teletón (Chile)

Fundación Teletón
«El abrazo de Chile» ( 2016)
Logo Teletón.svg
Tipo Organización sin ánimo de lucro
Género Beneficencia
Estatus legal Fundación
Fundación 1978
Fundador(es) Mario Kreutzberger
Sede central Bandera de Chile Santiago, Chile.
Ámbito Nacional
Presidente Humberto Chiang
Servicios Rehabilitación infantil y del adolescente.
Afiliación ORITEL
Sitio web teleton.cl
Cronología
[ editar datos en Wikidata]

Teletón Chile, simplemente referida como «la Teletón», es un evento benéfico televisivo realizado anualmente en ese país desde 1978, salvo en aquellos años cuando se realizan elecciones presidenciales. La Teletón de Chile, la cual fue liderada por Don Francisco, fue la primera teletón y, debido a su éxito, ha sido imitada en otros países de la región.

La Teletón Chile es organizada por la Fundación Teletón —cuyo directorio actualmente lo preside Humberto Chiang y cuya dirección ejecutiva es ocupada por Ximena Casarejos—,[2]

La Teletón chilena consiste de un programa de televisión de 27 horas ininterrumpidas de duración, producido y transmitido por todas las cadenas de televisión de ese país agrupadas en Asociación Nacional de Televisión (ANATEL) — Canal 13, Chilevisión, Mega, Televisión Nacional de Chile, UCV Televisión, La Red y Telecanal — y en la que participan todos los medios de comunicación escritos y radiales. Los fondos recaudados por el evento, generalmente realizado o el último fin de semana de noviembre o el primer fin de semana de diciembre, son utilizados para la construcción y mantención de los Institutos de Rehabilitación Infantil (IRI) para el tratamiento de niños con discapacidad motriz.

La última edición se realizó el 2 y 3 de diciembre de 2016, en la cual se recaudó la suma de 32 040 179 848 pesos chilenos.

Historia

Antecedentes: La Sociedad Pro-Ayuda al Niño Lisiado (1947-1978)

La Sociedad Pro-Ayuda al Niño Lisiado (SPANL) nació en Santiago de Chile, el 8 de mayo de 1947, cuando un grupo de médicos del Hospital Luis Calvo Mackenna, padres y educadores se unieron para trabajar en la rehabilitación de los niños con secuelas de poliomielitis que en ese entonces había azotado al país.[3] El 14 de agosto de ese año se realiza la primera reunión de socios, en la que se elige un directorio y se redactan los estatutos, en que se establece que los objetivos de la Sociedad son «otorgar atención médica, educación e instrucción, todo ello, de acuerdo a sus posibilidades técnicas y económicas, procurando la integración a la sociedad». En sus inicios, la Sociedad obtenía sus recursos a través de colectas que se realizaban una vez al año, además de otras actividades como bingos, canastas y té. El Ministerio de Justicia aprobó el 14 de septiembre de 1948 la personalidad jurídica de la Sociedad.

En 1950, la Sociedad arrienda una casa en calle Génova, donde establece la "Escuela Especial de Lisiados", pero tras la epidemia de poliomielitis que se intensificó en 1955, la escasa infraestructura de la sede que la Sociedad tenía no dio abasto para atender a tantos menores. En vista de aquello, la Polla Chilena de Beneficencia donó una nueva sede, ubicada en Huérfanos 2681. Al primer "Centro de Rehabilitación Carlos Urrutia" se sumó un internado y un taller de ortopedia donados por representantes de Chevrolet, que se estableció en el Barrio Brasil.

La poliomielitis comenzó a ser tratada con vacunas, por lo que dejó de ser la prioridad de la institución, a la que comenzaron a llegar pacientes con parálisis cerebral, malformaciones congénitas, discapacidades por accidentes, problemas neurológicos, distrofia muscular progresiva y otras enfermedades del aparato psicomotor. Nuevos aparatos donados por el gobierno de Dinamarca permitieron mejorar las salas de atención y los talleres de prótesis y órtesis.

Durante más de treinta años, la Sociedad Pro-Ayuda desarrolló sin grandes problemas sus labores médicas y educativas, a pesar de no contar con más financiamiento que los aportes entregados por países extranjeros. Sería recién en 1975 cuando la institución comienza a sufrir serios problemas económicos y ya en 1978, los requerimientos hacen que la Sociedad se vea sobrepasada.

La primera Teletón

«[…] Chile siempre confía en su destino,
¿saben ustedes por qué?
Porque el gran valor de este país es su gente,
el gran valor y la gran riqueza y el gran tesoro de este país es su gente,
y su gente somos todos nosotros...

Estamos contribuyendo a que los niños enfermos puedan sonreír,
¿sabe usted qué es lo que hay en cada niño que sonríe?

Un canto a la vida, un canto a la dicha y un canto al amor. Muchas gracias.»


—Fragmento del discurso de Julio Martínez Prádanos en la Teletón 1978.

Una realidad diametralmente opuesta vivía en ese entonces Mario Kreutzberger, presentador de televisión chileno conocido como " Don Francisco". A fines de la década de 1970, Kreutzberger era indiscutidamente el comunicador más exitoso de la televisión gracias a Sábados Gigantes. Sin embargo, el animador sentía que debía hacer un aporte concreto al público chileno que lo había llevado hasta la cima. Con esto en mente, ideó una campaña benéfica que entregara aportes en dinero a un determinado grupo con algún tipo de necesidad, similar al evento realizado por Jerry Lewis en los Estados Unidos.[4]

Coincidentemente, Kreutzberger es invitado a una edición del programa de televisión Dingolondango, de la red estatal de televisión chilena TVN, donde debía donar dinero a una organización benéfica. Fue en ese momento cuando conoció a Ernesto Rosenfeld, presidente de la Sociedad Pro-Ayuda, a quien donó $ 15 000 de entonces y que le invitó a conocer la obra que el encabezaba. Así, se acercó y decidió que los niños discapacitados serían el grupo al que su nueva campaña ayudaría. Tras la decisión, propuso la idea al directorio de la Sociedad y en 1978 se comprometió a recaudar un millón de dólares para ellos. Para lograrlo, necesitaba una inédita cobertura comunicacional, que sólo le podía brindar la unión de todos los medios de comunicación.

Uno por uno, Don Francisco convenció a todos los ejecutivos de la televisión chilena, a los dueños de radioemisoras, diarios y revistas, para que cedieran gratuitamente sus espacios y juntos motivaran a la comunidad, pudiendo así recaudar la cifra prometida. Los artistas chilenos también participaron sin intereses personales en esta campaña. Sin embargo, la situación política y social de Chile en ese entonces no era la mejor: el país estaba polarizado, tras cinco años desde el golpe de estado de 1973 y el establecimiento del Régimen Militar, a lo que se sumaba la posibilidad de un inminente conflicto armado contra Argentina. No obstante lo anterior, Don Francisco tuvo la osadía de intentar unir a todo el pueblo chileno en torno a esta obra de caridad. Así, el 8 de diciembre de 1978 se dio inicio a la primera Teletón chilena, que duró 27 horas, se transmitió en colores desde el Teatro Casino Las Vegas y recaudó $ 84 millones de pesos (2,5 millones de dólares de la época).[5]

Consolidación (1979-1986)

Fachada del Teatro Teletón.

Tras el éxito de la primera Teletón, se organizan cuatro teletones más para poder financiar los costos de la Sociedad Pro-Ayuda. A pesar de la crisis económica a la que entraría el país a principios de los años 1980, las cinco primeras teletones superaron las metas establecidas fácilmente. De acuerdo a lo estimado por Don Francisco, con lo recaudado hasta la Quinta Teletón (865.349.158 pesos de la época, equivalentes a 27 millones de dólares) era posible mantener la obra solidaria sin la necesidad de realizar los eventos televisivos, por lo que el lema de esta edición fue El último paso, el más importante. El monto recaudado en dicha oportunidad fue de 263 millones de pesos, tres veces superior a lo recaudado en 1978 y ocho veces sobre la meta de aquel año.

La popularidad de la Teletón provocó que muchas personas con discapacidad intentaran ser tratadas por el nuevo Instituto de Rehabilitación Infantil de Santiago, ubicado en la Alameda junto a la estación Ecuador del Metro e inaugurado en 1979, provocando un explosivo aumento en la demanda. Además, nuevos pacientes comenzaron a ser tratados en los recién inaugurados IRI de Antofagasta, Concepción (ambos en 1981) y Valparaíso (en 1982). El crecimiento de la institución hizo que la decisión de no realizar más teletones tuviera que ser reconsiderada. Así, en 1985 se realizó la Sexta Teletón y se realizarían desde ese momento de manera casi ininterrumpida, exceptuando 1986, que por razones económicas y sociales provocadas por los desastres naturales ocurridos en el país no se realizó la Teletón ese año, además que en 1986 la Fundación se adjudica en remate público el Teatro Casino Las Vegas (desde entonces Teatro Teletón) y el comienzo de Sábado Gigante en Miami. Posteriormente, con el retorno a la democracia, se dejó de hacer la campaña los años en que se realizan elecciones presidenciales y/o parlamentarias, para evitar que la Teletón sea utilizada con fines políticos y que su relevancia pase a segundo plano al quedar eclipsada por los comicios.

A través del Decreto Supremo Nº95, fue aprobada la personalidad jurídica de la Fundación Teletón, el 22 de enero de 1986. La Fundación Teletón quedaría desde ese momento a cargo de la organización y administración de la recaudación de fondos de la Sociedad Pro-Ayuda al Niño Lisiado.[6] En 1986 el Teatro Casino Las Vegas salió a remate, oportunidad que aprovechó la Fundación Teletón para adjudicárselo y rebautizarlo como Teatro Teletón, como no hubo tiempo para habilitar el Teatro, fue uno de los motivos por lo que no hubo campaña en 1986.

Nuevos desafíos y cambios (1987-actualidad)

Presentadores de televisión junto a « Teletín», la mascota del evento, durante la Gira Teletón 2007.

Con el paso del tiempo, la Teletón se convirtió en uno de los principales eventos realizados en el país, congregando a gran parte de la población. Sin embargo, las metas comenzaron a crecer y dejaron de ser tan alcanzables como en antaño. Si en las primeras realizaciones, la Teletón juntaba entre el 75 y 85% del monto pactado durante las primeras 23 horas, ya a fines de los años 1980 la meta comenzó a ser alcanzada sólo horas o minutos antes del cierre oficial. En 1995, la Teletón sufrió su momento más duro. En la XIII Teletón, la meta establecida correspondía al doble de lo reunido en 1994, lo que equivalía a $ 6 277 027 832. Al cierre del evento, realizado por primera vez en el Estadio Nacional, el total recaudado alcanzó a $5 534 774 829, siendo la primera y única vez en que no se ha alcanzado la meta.

Tras este episodio, la Teletón realizó un estudio para encontrar las falencias de la campaña. Desde ese momento, Don Francisco dejó de tener el protagonismo exclusivo del evento, delegando parte de su rol como líder de la campaña a otras figuras de la televisión. La campaña de la Teletón 1996 en la que se cambió el antiguo logo del evento, se enfocó en atraer al público joven. Ese año, la meta fue alcanzada nuevamente aunque no sin dificultades, lo que se repetiría en años posteriores. Solamente en la Teletón 2003, la meta estuvo seriamente comprometida, por lo que un aporte final del Gobierno y de los directivos corporativos de la institución permitieron alcanzar un total de 10,6 mil millones de pesos.

En 2007, la Fundación Teletón cambió de imagen, renovando el logo creado en 1996. Aunque la cruz patada blanca y roja se mantuvo, la tipografía fue modificada pasando de una de tipo serifado moderno a una sans serif. La fuente actual se parece mucho a la VAG Rounded Bold.

El 29 de abril de 2009 se colocó la primera piedra de lo que será el nuevo Teatro Teletón que tendrá el nombre de Centro Artístico Cultural y de Convenciones Teletón.

En 2013 no hubo Teletón debido a las elecciones presidenciales y parlamentarias que se realizaron el día 17 de noviembre. Por ello se emitió un documental llamado Teletón, orgullo de Chile que fue estrenado el 1 de diciembre de 2013 por los canales asociados a ANATEL, además de CNN en Español, CNN Chile, 13 C y TV Chile, relatando los 35 años de trayectoria de la campaña.

Other Languages