Teleférico de Caracas

Teleférico de Caracas desde la estación de Maripérez.

El Teleférico de Caracas o Teleférico Warairarepano es un sistema de teleférico de la ciudad de Caracas, Venezuela, inaugurado el 29 de septiembre de 1955 y puesto en servicio el 19 de abril de 1956, por el entonces presidente de Venezuela, Marcos Pérez Jiménez. Permaneció abierto hasta finales de la década de los años 1970, cuando fue cerrado debido al deterioro de sus instalaciones.

Reinaugurado en el año 2000 como Parque Ávila Mágica por la empresa Inversora Turística Caracas. En 2007, los bienes de la empresa fueron expropiados por el gobierno nacional y la explotación comercial del complejo paso a manos del MINTUR, rebautizado con el nombre Warairarepano.[3]

Historia

Vista de Caracas desde el Teleférico

El sistema original contaba con 5 estaciones ( Maripérez - Ávila - El Irón - Loma de Caballo y El Cojo) divididos en dos tramos, el primero entre la ciudad de Caracas (900  msnm), y la estación más alta del sistema teleférico en el cerro El Ávila (1500 msnm), del mismo partía un subsistema de funiculares que llevaba a los pasajeros al Hotel Humboldt a unos 600  m de distancia, el segundo tramo partía de la estación Ávila, hacia la otra falda del cerro Ávila, que da al mar Caribe, pasaba por encima del pueblo de Galipán y terminaba en la estación El Cojo en la población de Macuto del Estado Vargas. El diseño de la estación Ávila es del arquitecto Tomás José Sanabria, quien formó parte de la segunda generación de arquitectos venezolanos formados en el exterior e impulsores del estilo internacional. El paisajismo era responsabilidad de Roberto Burle Marx pero debido al corto tiempo nunca se llevó a cabo. El arquitecto Alejandro Pietri diseñó las estaciones de Maripérez y El Cojo (Macuto). Las obras civiles de las estaciones fueron construidos por la compañías venezolanas Precomprimidos, C.A. y ENECA, mientras que los sistemas teleféricos y los funiculares al Hotel Humboldt fueron responsabilidad de la firma alemana Heckel, a través de su representante Georg Jablonski, y también de la compañía alemana Saarbrucken.

Cuando el sistema cayó en desuso se volvió obsoleto y el susbsistema de funiculares fue desmantelado.

En 1986, este sistema había sido puesto en funcionamiento, pero por muy corto tiempo hasta 1987 cuando fue cerrado nuevamente.

Other Languages