Techo (organización)

Techo (organización)
Juntos por un mundo sin pobreza.
Logo de la Organización TECHO.jpg
Logo TECHO
Tipo ONG
Fundación 1997
Sede central Bandera de Chile Santiago, Chile
Departamental #440
San Joaquín. Oficina Central
Capellán Juan Cristobal Beytía
Servicios desarrollo comunitario, construcción de viviendas de emergencia, habilitación social, lucha contra la extrema pobreza
Sitio web Techo
[ editar datos en Wikidata]

Techo es una organización no gubernamental (ONG) latinoamericana, sin inclinaciones políticas ni religiosas, orientada a superar la extrema pobreza, a través del trabajo de jóvenes voluntarios y pobladores de asentamientos precarios, quienes en un trabajo conjunto, buscan soluciones concretas para obtener una vivienda digna y así combatir la desigualdad social. Con la implementación de un modelo de intervención por etapas y enfocado en el desarrollo comunitario, TECHO busca, a través de la ejecución de diferentes planes, construir una sociedad justa y sin pobreza, donde todas las personas tengan la oportunidad desarrollar sus capacidades, ejercer y gozar plenamente de sus derechos.

Además de su rol como ONG, mantienen una empresa conocida como Entidad de Gestión Inmobiliaria Social EGIS), la que funciona como una empresa privada y con fines de lucro, bajo el nombre de fantasía “Un TECHO para mi País” y con el RUT 65.533.130-1.

La organización nació en Chile en 1997 por iniciativa de pocos jóvenes universitarios, encabezados por el sacerdote jesuita Felipe Berríos S.J., en dicho país posteriormente fue llamada «Un Techo para Chile», internacionalizándose en el resto de Latinoamérica como «Un Techo para mi País» -y el nombre del país- (Un Techo para mi País Colombia, Un Techo para mi País Honduras, ETC), en 2012, la organización decide unificar la marca, y pasa a llamarse «TECHO» en todos los países donde tiene presencia. La organización abarca como primera fase de su intervención en las comunidades la construcción de viviendas de emergencia mediaguas, en segunda instancia la etapa de "habilitación social" (micro créditos, educación, bibliotecas, capacitación, organización comunitaria, entre otros), y finalmente busca comunidades auto-sustentables con la construcción de viviendas definitivas, y un modelo de trabajo donde la comunidad no necesite de la intervención directa de la organización.

En 2006 la fundación adquiere el estatus de Entidad de Gestión Inmobiliaria Social (EGIS), otorgado por el Ministerio de Vivienda y Urbanismo.

TECHO está presente en 19 países de América Latina: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela. Y cuenta con una oficina de consecución de recursos en Miami y Nueva York, Estados Unidos así como también en Londres, Inglaterra y otros países de Europa.

Historia

Felipe Berríos, fundador de "Un techo para Chile".

Durante la segunda mitad del siglo XX fue frecuente en Chile el surgimiento de asentamientos informales —conocidos como poblaciones callampas, por su rápido crecimiento— en la periferia de los principales centros urbanos.

En 1990, luego del fin del régimen militar, la población que estaba bajo la línea de pobreza en el país (determinada por el ingreso mínimo necesario por persona para cubrir el costo de una canasta básica individual de necesidades alimentarias y no alimentarias)[1] rondaba al 40%, según lo registrado por la encuesta Casen.

Creación

"Un Techo para Chile" nació el 18 de julio de 1997 bajo el nombre "2000 mediaguas para el 2000", cuando el sacerdote Felipe Berríos SJ fue invitado por 3 estudiantes de la Pontificia Universidad Católica de Chile a acompañar a jóvenes a construir mediaguas en las comunidades de Curanilahue y Lebu, en la Región del Biobío.

Tras esa primera experiencia, se fijó la meta de construir "2000 mediaguas para el 2000" (de ahí nace el nombre inicial). Con esa meta se movilizaron alrededor de 600 voluntarios en verano y en invierno, logrando alcanzar y superar lo propuesto en agosto de 1999, construyéndose 5701 viviendas básicas. En 2000 se fijó una nueva meta de construir 2000 mediaguas durante año, propósito que también se cumplió.[2]

Expansión nacional e internacional

Ese mismo año, el proyecto se expande por el país e instala oficinas en distintas ciudades del país, Iquique, Antofagasta, Copiapó, La Serena, Rancagua, Talca, Chillán, Los Angeles, Temuco, Valdivia, Osorno y Puerto Montt. Al año siguiente, en 2001, se convierte en una fundación sin fines de lucro llamada "Un Techo para Chile". En esa época fecha existían más de 1.000 campamentos en todo Chile.[1] Paralelamente a su creación en Chile, se generarían experiencias similares en el extranjero tras los terremotos de 2001 ocurridos en El Salvador, y Perú, que se convertirían en la organización " Un techo para mi país".

Paralelo a todo este trabajo, y ante la experiencia recogida por el trabajo de voluntarios y pobladores de campamentos, surgen dos áreas claves dentro de la organización: Habilitación Social y Vivienda Definitiva. Ambas áreas entienden la necesidad de desarrollar y entregar a las familias herramientas integrales, donde la participación de ellas mismas es la clave para lograr un avance en su propia realidad.

En 2006 la fundación adquiere el estatus de Entidad de Gestión Inmobiliaria Social (EGIS), otorgado por el Ministerio de Vivienda y Urbanismo. En 2007 la cifra de campamentos en Chile era de 533, la mitad de los que había en 2001.[3]

A partir de la consolidación de este modelo de trabajo, la fundación se plantea una meta mucho más grande que las anteriores: erradicar todos los campamentos de Chile en su Bicentenario. De esta urgencia es que nace el lema “2010 sin campamentos”, explicitando que los jóvenes no permitirán que en el año en el que se celebran 200 años de independencia, sigan viviendo familias en campamentos.

Tras el terremoto que afectó a Chile el 27 de febrero de 2010, la fundación se puso como meta construir más de 20.000 viviendas en la zona catastrada. Para ello se unió con otras fundaciones y con el gobierno en una campaña solidaria llamada " Chile ayuda a Chile", que logró recaudar $45.974.813.684 ( USD $88.413.103).[4]

Desde el año 2010 la fundación entra a trabajar con voluntarios a los Blocks, viviendas sociales entregadas por el gobierno durante 20 años ubicadas en la periferia y que se han convertido en verdaderos campamentos de cemento y guetos de delincuencia y narcotráfico.

Other Languages