Teatro Romano de Málaga

En pleno centro histórico, a los pies de la colina de la Alcazaba, se localiza el Teatro Romano de Málaga, principal vestigio conservado de la presencia romana en la ciudad. Se sitúa en un espacio cultural neurálgico definido por el Museo Picasso, el Museo de la Aduana, la Alcazaba de Málaga y el propio teatro.

Obra de los primeros años del Imperio, su diseño responde a una construcción mixta que combina el aprovechamiento de la ladera del cerro para el graderío, -a modo de los teatros griegos-, con una importante construcción allí donde la roca es inexistente, creando el espacio necesario para las gradas.

Se trata de un teatro de medianas dimensiones que conserva gran parte de la cavea o graderío, la orchestra ricamente decorada con grandes losas de mármol, y la scaena, en la que hoy se ha reproducido su pavimento con un entarimado de madera como el que tendría en su momento de uso. El aparato escénico cerraría al fondo con una fachada ornamental decorada con vanos, columnas y esculturas, de las que se han recuperado varios ejemplares.

El Teatro fue descubierto en 1951 en el transcurso de unas obras para la realización de un espacio ajardinado. En un principio los restos aparecidos se identificaron con uno de las puertas de la muralla. Poco después se vio que en realidad se trataba del Aditus Maximus de un edificio teatral de época romana. Dicho edificio se continuaba por debajo del edificio moderno de Archivos, Bibliotecas y Museos, conocido como Casa de la Cultura.

Tras muchos años de investigaciones y debates, en los años noventa del siglo XX se toma la decisión de derribar la casa de la cultura, excavar en extensión todo el solar y posteriormente restaurarlo y consolidarlo para su puesta en valor.

En la actualidad es un enclave arqueológico cuya titularidad y gestión corresponde a la Junta de Andalucía. Está abierto al público de martes a domingo, y su visita se articula entre un centro de interpretación que se localiza anexo al teatro, y el yacimiento en cuestión cuyo recorrido es posible a través de unas pasarelas de madera.

El Teatro Romano de Málaga está declarado Bien de Interés Cultural (BIC) con categoría de Monumento Artístico, por Decreto de fecha 16 de marzo de 1972. En el planeamiento urbanístico vigente está catalogado con el grado A, protección integral, por el Plan General de Ordenación Urbana de Málaga.

Teatro Romano de Málaga
Bien de Interés Cultural
Patrimonio histórico de España
Roman Malaga.jpg
Graderío del teatro.
Teatro Romano de Málaga ubicada en Provincia de Málaga
Teatro Romano de Málaga
Teatro Romano de Málaga
Teatro Romano de Málaga (Provincia de Málaga).
Declaración 16 de marzo de 1972
Figura de protección Monumento[1]
Código RI-51-0003875[2]
Coordenadas 36°43′16″N 4°25′01″O / 36°43′16″N 4°25′01″O / -4.41686
Ubicación Flag of Málaga, Spain.svg Málaga,
Flag of Andalucía.svg  Andalucía,
Flag of Spain.svg  España
Construcción Siglo I a. C.-
[ editar datos en Wikidata]

Historia

Detalle.

Los orígenes de lo que será la Malaca romana se remontan a los siglos VII- VI a. C. con la configuración de la ciudad fenicia de Mlk.

Aunque los restos arqueológicos documentados se remontan al s. VIII a. C., será a lo largo del siglo VI a.C. cuando el asentamiento ocupe un puesto de primer orden entre los puertos del Mediterráneo Occidental, constituyendo un centro comercial muy destacado.

En la primera mitad de esa centuria se levanta un primer cinturón defensivo y se construyen nuevos edificios en los que se generaliza el uso de la mampostería. A finales del siglo VI o comienzos del V a. C. se constata un segundo impulso en el proceso constructivo levantándose un nuevo sistema defensivo típicamente oriental y de mayor envergadura, que aprovecha la muralla anterior. En este momento se documenta una expansión del asentamiento hacia las zonas próximas, de manera que la ciudad adquiere una configuración que permanecerá prácticamente inalterable hasta el siglo III a.C. documentándose a partir de entonces, sobre todo, reestructuraciones de los edificios existentes.

La ciudad romana, especialmente en la primera época tras la integración en el estado romano, debió mantener tanto la fisionomía urbana de tradición oriental, como su cultura. Así lo demuestran las excavaciones arqueológicas, con el hallazgo de inscripciones púnicas realizadas sobre cerámicas de importación romanas, y monedas emitidas en la ciudad en época romana, pero aun con escritura e iconografía púnica.

Uno de los pocos edificios documentados hasta el momento de la primera época romana, son los restos de unas termas localizadas bajo los niveles del teatro romano. Se ha conservado parte de un suelo de opus spicatum, pavimento habitual en las construcciones relacionadas con el agua.

Tras la República, con el nuevo sistema político del Imperio, la ciudad empezó a reflejar en su urbanismo y en sus monumentos públicos, la imagen de la nueva vida política, económica y religiosa con la que se iniciaba el Alto Imperio. En los espacios públicos se desarrollarán, mediante programas bien definidos, los ideales políticos emanados de Roma. Con el objeto de convertirse en el escenario de la expresión ideológica de los Emperadores, se llevarán a cabo numerosos edificios públicos como termas, edificios de espectáculos, nuevos edificios administrativos, etc. Es en este contexto en el que se construye el Teatro Romano de Málaga dentro de un proceso de monumentalización del espacio público que se extenderá hasta la primera mitad del s. II d. C.

A finales del siglo II d. C. el teatro tendrá ya un uso muy escaso. Se ha constatado su abandono en un momento indeterminado del s. III d. C.

En el siglo III d. C. toda esta zona estará ocupada por edificios relacionados con la industria de los salazones, que estará activa hasta el siglo V. En el solar del Teatro aun hoy pueden observarse una serie de piletas en las que se realizaría el famoso garum.

Posteriormente el espacio se utilizará como lugar de enterramiento.

La vitalidad comercial volverá con la ocupación bizantina, aunque este resurgir acabará en el s. VII, momento del que se tienen escasos datos tantos arqueológicos como de las fuentes escritas. Parece que la ciudad se retrae hacia la parte superior del cerro donde actualmente está la alcazaba. Existe en este momento un descenso notable de la población que emigró hacia zonas próximas.

Other Languages