Teatro Guimerá

Teatro Guimerá.
Vista de la Plaza de la Isla de Madeira con la escultura Per Adriano y el teatro Guimerá.

El teatro Guimerá es un edificio situado en la céntrica calle de Ángel Guimerá en Santa Cruz de Tenerife ( Tenerife). Dedicado, entre otras funciones, a las representaciones teatrales, es, hoy en día, el teatro más antiguo de Canarias, inaugurándose en 1851.[1]

Hasta la inauguración del Auditorio de Tenerife, en el año 2003, era sede de la Orquesta Sinfónica de Tenerife.

Historia

Pocos años antes de la mitad del siglo XIX, Santa Cruz de Tenerife, por aquel entonces única capital del Archipiélago Canario se encontraba inmersa en un profundo desarrollo urbanístico. La creación de un teatro estuvo entre los primeros proyectos abordados.

El teatro Guimerá, inicialmente denominado Teatro municipal de Santa Cruz de Tenerife, fue proyectado en 1849 por el arquitecto Manuel de Oraá (quien ideara otros importantes edificios como el Parlamento de Canarias) en un estilo clasicista romántico, fue inaugurado en el mes de enero de 1851, a pesar de que el proyecto no se encontraba totalmente acabado. En el año 1888 se acometen trabajos de decoración interior y en ocasiones posteriores (1895, 1899, 1901, 1905 y 1908) se acometen mejoras con la finalidad de concluir el proyecto original de Oráa. En 1911 se realizan importantes labores de modificación, dirigidas por Antonio Pintor, el entonces arquitecto municipal, que se prolongarían por doce años. Las obras llevadas a cabo suponen una total renovación y sólo se conservarían intactos la estructura y el exterior del edificio.

Desde los inicios hasta el año 1923 el teatro no tendría denominación específica; unos lo llamaban simplemente "el teatro"; otros se referían a él como "teatro Isabel II" (ya que fue construido en un solar que ocupaba el viejo convento de los Dominicos, afectado por la desamortización de Mendizábal, en el reinado de Isabel II), "Municipal" o "Principal". En el citado año 1923, tras la muerte de Ángel Guimerá, se acuerda que el teatro lleve el nombre del célebre dramaturgo tinerfeño.

Desde ese momento, no se efectuarán nuevas obras de relevancia, hasta 1989, año en el que ya debido al transcurso del tiempo, el edificio se muestra deteriorado y necesita ser restaurado en profundidad y, además, debe ser remodelado con objeto de prepararlo para los nuevos requerimientos que el mundo de la escena solicitaba. Estos últimos trabajos de restauración fueron diseñados por el arquitecto Carlos Schwartz. Las tareas de mejora incluyeron la ampliación trasera del edificio, con lo que la superficie escénica se acrecentó notablemente, la construcción de nuevos y modernos camerinos y también se habilitó una sala de usos múltiples denominada "Espacio Guimerá".

Del mismo modo el vestíbulo fue ampliado, se produjeron reparaciones en las fachadas laterales y se encargaron e instalaron los nuevos asientos del patio de butacas con mejor diseño y mayor confortabilidad. Tras esas obras, numerosos han sido los elogios que ha recibido la sala teatral.

Other Languages