Te Deum (Chile)

Catedral Metropolitana de Santiago durnte el Te Deum de 2010.

El Te Deum Ecuménico de Fiestas Patrias es una liturgia de acción de gracias realizada en Chile cada 18 de septiembre (a las 11 horas) en la Catedral Metropolitana de Santiago, con ocasión de las Fiestas Patrias que se celebran en ese país. En él participan las máximas autoridades chilenas encabezadas por el Presidente de la República.

Chile es uno de los pocos países del mundo que celebra un Te Deum con motivo de su fiesta nacional —otros países donde se realizan celebraciones similares son Argentina, Bélgica, Guatemala, Haití y Perú—. Solo Chile, Argentina (desde 2015) y Perú efectúan un Te Deum con motivo de la asunción de un nuevo gobierno, siendo en Chile denominado «Oración ecuménica por Chile y su nuevo Gobierno», debido a que diferentes confesiones religiosas realizan una «Oración por la Patria y el presidente de la República» que asume ante el Congreso Nacional. Asimismo, hasta antes de 1970, se efectuaba una «Oración por Chile y su Gobierno», bajo el nombre de «Acción de Gracias», sin presencia de otras iglesias, aunque la fecha de este acto siempre varió.

Historia

Ingreso al Te Deum en la Plaza de Armas de Santiago, a inicios del siglo XX.
El presidente Eduardo Frei Montalva en el Te Deum de 1969.

El Te Deum se celebra tradicionalmente en Chile desde 1811, año en que el General José Miguel Carrera, entonces Director Supremo, pidió a la autoridad eclesiástica de la época que celebrara una Santa Misa de Acción de Gracias para conmemorar el primer aniversario de la Primera Junta Nacional de Gobierno, el día 18 de septiembre. Sin embargo, antes de la llegada de José Miguel Carrera a Chile, ya se celebraron algunos de carácter local como se señala en la elección de diputados por Los Ángeles a comienzos de ese mismo año:

«Pero el congreso principió, entre unos y otros, a un momentáneo rumor que prorrumpió en aclamación general nombrado por su diputado al señor alcalde ordinario don Bernardo O'Higgins Riquelme [...] En este estado, el señor diputado nombrado hizo renuncia de la vara de alcalde en la forma ordinaria, en manos del señor subdelegado y gobernador de las armas, quien la deposito en el maestre de campo don Francisco Riquelme de la Barrera [...] y seguidamente se dirigió el concurso a la iglesia parroquial (llevando a los señores diputados electos entre el señor gobernador de las armas y cura vicario interino), donde se cantó el Te Deum; y regresados, fue excesivo el júbilo del pueblo, repitiendo vivas a los protectores de sus derechos...

[...] Ante mí. —Miguel del Burgo, escribano de su majestad, público y de cabildo».

En sus primeros años el himno del Te Deum formaba parte de la Santa Misa, cantándose al final de esta. Sólo a partir de 1870, a petición del entonces ministro Miguel Luis Amunátegui, el Te Deum se celebró sin Eucaristía, reemplazándose esta por una hora canónica del oficio divino o por una paraliturgia (desde la reforma posconciliar este acto es conocido como " Liturgia de la Palabra"). Hay que recordar que en aquel tiempo los fieles que comulgaban debían permanecer en ayuno por varias horas. Por esta razón, la solicitud fue acogida por el Arzobispo de Santiago, monseñor Rafael Valdivieso, y por el Cabildo Metropolitano. Sin embargo, en algunas ocasiones recientes el Canto de Tedeum ha vuelto a ser parte de una Eucaristía, como en septiembre de 2010 (75 años de edad del Cardenal Francisco Javier Errázuriz Ossa), en noviembre de 2010 (con motivo de la Gran Misa de Chile celebrada en el Templo de Maipú) y en marzo de 2013, durante la Misa de Acción de Gracias por la elección del Papa Francisco. No obstante, en algunas diócesis, esta ceremonia aún es celebrada regularmente conforme al modo tradicional.

Desde el año 1971, el Te Deum tiene carácter ecuménico.[1] Ese año, el entonces Arzobispo de Santiago, el Cardenal Raúl Silva Henríquez, invitó a obispos y pastores de otras Iglesias cristianas a participar con sus oraciones en esta ceremonia, accediendo así a una solicitud del entonces Presidente de la República, Salvador Allende, quien al asumir el cargo, en noviembre de 1970, pidió a la autoridad eclesiástica que la ceremonia tuviera dicho carácter.

Other Languages