Tasa interna de retorno

La tasa interna de retorno o tasa interna de rentabilidad (TIR) de una inversión es la media geométrica de los rendimientos futuros esperados de dicha inversión, y que implica por cierto el supuesto de una oportunidad para "reinvertir". En términos simples, diversos autores la conceptualizan como la tasa de descuento con la que el valor actual neto o valor presente neto (VAN o VPN) es igual a cero.[2]

La TIR puede utilizarse como indicador de la rentabilidad de un proyecto: a mayor TIR, mayor rentabilidad;[5] Para ello, la TIR se compara con una tasa mínima o tasa de corte, el coste de oportunidad de la inversión (si la inversión no tiene riesgo, el coste de oportunidad utilizado para comparar la TIR será la tasa de rentabilidad libre de riesgo). Si la tasa de rendimiento del proyecto - expresada por la TIR- supera la tasa de corte, se acepta la inversión; en caso contrario, se rechaza.

Otras Definiciones

  • Es la tasa que iguala la suma del valor actual de los gastos con la suma del valor actual de los ingresos previstos:
  • Es la tasa de interés para la cual los ingresos totales actualizados es igual a los costos totales actualizados:
  • Es la tasa de interés por medio de la cual se recupera la inversión.
  • Es la tasa de interés máxima a la que se pueden endeudar para no perder dinero con la inversión.
  • Es la tasa real que proporciona un proyecto de inversión y es aquella que al ser utilizada como tasa de descuento en el cálculo de un VAN dará como resultado 0.
  • Es la tasa de interés compuesto al que permanecen invertidas las cantidades no retiradas del proyecto de inversión.[6]
Other Languages