Tasa de interés

La tasa de interés, tipo de interés o precio del dinero, en economía, es la cantidad que se abona en una unidad de tiempo por cada unidad de capital invertido. También puede decirse que es el interés de una unidad de moneda en una unidad de tiempo o el rendimiento de la unidad de capital en la unidad de tiempo.[2]

Evolución del Euribor a un año (rojo), a tres meses (azul) y a una semana (verde) desde enero de 1999 hasta 2016. Los picos máximos del euribor interanual se alcanzaron en 1994 (6,6%), 2000 (5,2%) y en 2008 (5,526%). Desde entonces se ha reducido significativamente hasta alcanzar valores negativos: el 20 de octubre de 2016 fue de -0,073% a un año, de 0,313% a tres meses y de -0,385 a una semana.[4]
Evolución de Federal funds rate. La tasa de interés de fondos federales es la tasa de interés interbancario -tasa de interés, normalmente de ún día para otro- que cobran los bancos cuando se prestan entre sí. Desde la Crisis financiera de 2008 la Federal funds rate ha permanecido en cifras cercanas a cero y por debajo del 1%.[5]

La Crisis financiera de 2008 y la Gran Recesión han llevado algunas tasas de interés en muchas zonas del mundo a niveles cercanos a cero e incluso a intereses negativos. En Europa el euribor, el tipo de interés del mercado interbancario del euro, descendió de cero alcanzándose un interés negativo durante el año 2016 (el 20 de octubre de 2016 fue de -0,073% a un año, de 0,313% a tres meses y de -0,385 a una semana).[5]

Aspectos históricos sobre el cobro de intereses

Históricamente el cobro de intereses estaba considerado ilícito o injusto y pecaminoso. Sin embargo este punto de vista ha ido cambiando hasta llegar a considerase habitual e incluso virtuoso en la actualidad.

Tradición judeocristiana de la deuda y el interés

En la tradición judeocristiana el cobro de intereses por una deuda era pecado por lo que el culpable es el acreedor (al que le deben) y no el deudor (el que debe). El culpable es el banquero que presta con interés y usura, no el que desesperadamente pide el préstamo. El rico ya habría cubierto sus necesidades, el resto de su dinero ya no es suyo y es él quien está en la obligación (deuda) de devolverlo. La tradición judeocristiana recoge con claridad las medidas bíblicas sobre el interés y caducidad de las deudas. El capitalismo, desde este punto de vista, es pura idolatría y de ello tendrían que preocuparse los responsables eclesiásticos y no de la laicidad (que tiene raíces cristianas), la idolatría del capitalismo es la explicación más razonable de la crisis del cristianismo en el mundo rico.[7]

Edad Media - Pecado de usura

En la Edad Media europea persiste la tradición judeocristiana y el cobro de interés se considera por las doctrinas católicas inaceptable ya que el tiempo, con el que juega el cobro de intereses se consideraba propiedad divina por lo que cobrar entonces por el uso temporal de un objeto o dinero era considerado comerciar con la propiedad de Dios, lo que hizo que su cobro fuese prohibido bajo pena de excomunión. Posteriormente, Tomás de Aquino adujo que cobrar interés es un cobro doble: por la cosa y por el uso de la cosa. Consecuentemente, cobrar interés llegó a ser visto como el pecado de Usura.[ cita requerida]

Renacimiento - aparición del beneficio mutuo como aceptable

Esta situación empezó a cambiar durante el Renacimiento. Los préstamos dejaron de ser principalmente para el consumo y empezaron (junto al movimiento de dineros) a jugar un papel importante en la prosperidad de ciudades y regiones. Frente a eso, la escuela de Salamanca propone una nueva visión del interés: si el que recibe el préstamo lo hace para beneficiarse, el que lo otorga tiene derecho a parte de ese beneficio dado que no sólo toma un riesgo pero también pierde la oportunidad de beneficiarse de ese dinero usándolo de otra manera, el llamado coste de oportunidad.[ cita requerida]

Con esas nuevas proposiciones se empiezan a crear las bases para la percepción del dinero como una mercadería, la cual, como cualquier otra, puede ser comprada, vendida o arrendada. Una importante contribución a esta visión se origina con Martín de Azpilcueta, uno de los más prominentes miembros de esa escuela. De acuerdo con él, un individuo prefiere recibir un bien en el presente a recibirlo en el futuro. Esa "preferencia" implica una diferencia de valor, así, el interés representa un pago por el tiempo que un individuo es privado de ese bien.[ cita requerida]

Época moderna

Los primeros estudios formales del interés se encuentran en los trabajos de Mirabeau, Jeremy Bentham y Adam Smith durante el nacimiento de las teorías económicas clásicas. Para ellos, el dinero está sujeto a la ley de la oferta y demanda transformándose, por así decirlo, en el precio del dinero. Posteriormente, Karl Marx ahonda en las consecuencias de esa transformación del dinero en mercancía, que describe como la aparición del capital financiero.

Esos estudios permiten, por primera vez, al Banco Central de Francia intentar controlar la tasa de interés a través de la oferta de dinero (cantidad de dinero en circulación) con anterioridad a 1847.

A comienzos del siglo XX, Irving Fisher incorpora al estudio del fenómeno diferentes elementos que lo afectan (tal como la inflación) introduciendo la diferencia entre las tasas de interés nominal y real. Fisher retoma la idea de la escuela de Salamanca y aduce que el valor tiene una dimensión no solo cuantitativa sino también temporal. Para este autor, la tasa de interés mide la función entre el precio futuro de un bien con relación al precio actual en términos de los bienes sacrificados ahora a fin de obtener ese bien futuro.

En la actualidad la concepción de la tasa de interés tanto entre académicos como en la práctica en instituciones financieras está fuertemente influida por las visiones de John Maynard Keynes y Milton Friedman.

Other Languages
العربية: سعر الفائدة
čeština: Úroková sazba
Deutsch: Zinssatz
Ελληνικά: Επιτόκιο
English: Interest rate
euskara: Interes tasa
فارسی: نرخ بهره
français: Taux d'intérêt
हिन्दी: ब्याज दर
hrvatski: Kamatna stopa
magyar: Kamatláb
ಕನ್ನಡ: ಬಡ್ಡಿ ದರ
한국어: 이자율
Simple English: Interest rate
slovenčina: Úroková sadzba
Kiswahili: Riba
українська: Норма процента
اردو: شرح سود
Tiếng Việt: Lãi suất
吴语: 利息率
中文: 利率
粵語: 利率