Tapiz

Historia de Semiramis, tapiz flamenco realizado sobre un cartón de Abraham van Diepenbeeck, en el taller de Michel Wauters, Amberes, 1627-1638. Conservado en los Museos Capitolinos, Roma.
Detalle del Tapiz de Bayeux.
Tapiz de la Creación, catedral de Gerona.
La dama y el unicornio, tapiz flamenco de finales del siglo XV, conservado en el Musée de Cluny, París.
La caza del unicornio, serie de tapices flamencos (1495-1505), conservada en The Cloisters, Nueva York.[1]
La caza del cisne, tapiz flamenco de la serie Devonshire Hunting tapestries,[3]
Tapiz de la colegiata de Pastrana.
Tapiz conservado en la Seu Vella, Lérida.

El tapiz (del francés tapis, que a su vez deriva del griego bizantino τάπης)[4] es una obra de tejido tradicionalmente hecha a mano en la que se producen figuras semejantes a las de una pintura utilizando hilos de distintos colores. También se utiliza la expresión "arte de tapicería", que no debe confundirse con la tapicería entendida como artesanía encargada de tapizar muebles.

Desde su origen remoto los tapices servían para abrigar las paredes en tiempo frío, evitando la radiación fría (o absorción de la radiación infrarroja emitida por el cuerpo humano, que enfría la piel), mejorando la sensación térmica en las estancias [ cita requerida]. Lo más probable es que los primitivos tapices fueran simplemente paños gruesos colgados de las paredes (como cortinajes) o extendidos en el suelo (como alfombras). Con el tiempo, fueron incorporando decoración y materiales caros ( oro, plata, seda), convirtiéndose en objetos suntuarios y en auténticas obras de arte.

El tapiz es uno de los objetos más antiguos que puede considerarse mueble decorativo. De él se hacía uso para cubrir vanos y paredes, suelos y muebles importantes; pues hasta el siglo XVI se confundían los tapices propiamente dichos con los tapetes y alfombras. Desde el siglo XV los tapices se empleaban también como colgaduras en la decoración de las vías públicas con motivo de cualquier celebración importante ( procesión, entrada real o recepción solemne, que llegaban a ser muy complejas - arquitectura efímera-). A partir el siglo XVII se popularizó el uso de las alfombras y los tapetes, distinguiéndolos perfectamente de los tapices, definidos por su posición vertical.

Pintores de la talla de Rafael, Rubens, y Goya realizaron modelos pictóricos (denominados " cartones") para la confección de tapices.

Actualmente, se utiza el término "tapiz" para referirse al fondo de pantalla de múltiples dispositivos electrónicos.

Tipos de tapiz

Se distinguen dos tipos de tapices, según la posición de los lizos o cordelillos que unen las bandas o secciones de la urdimbre con las perchas que se hallan en la extremidad superior a ésta y que facilitan el movimiento de los hilos:

  • de alto lizo, que se tejen colocando la urdimbre y todo el aparato en posición vertical;
  • de bajo lizo, que se tejen colocando la urdimbre y todo el aparato en posición horizontal, resultando de aquí que se logre mayor rapidez y abaratamiento de la obra aunque una inferior calidad.
Other Languages
Alemannisch: Bildwirkerei
العربية: قماش النجود
azərbaycanca: Qobelen
башҡортса: Гобелен
беларуская: Габелен
беларуская (тарашкевіца)‎: Габэлен
български: Гоблен
বাংলা: তাপিশ্রী
brezhoneg: Pallenn-moger
català: Tapís
čeština: Tapiserie
Cymraeg: Tapestri
dansk: Gobelin
Deutsch: Bildwirkerei
English: Tapestry
eesti: Gobelään
euskara: Tapizgintza
suomi: Gobeliini
français: Tapisserie
עברית: גובלן
hrvatski: Tapiserija
magyar: Gobelin
Հայերեն: Գոբելեն
Ido: Tapeto
italiano: Arazzo
қазақша: Гобелен
한국어: 태피스트리
Кыргызча: Гобелен
lietuvių: Gobelenas
Nederlands: Wandtapijt
norsk bokmål: Billedvev
polski: Tapiseria
português: Tapeçaria
română: Tapiserie
русский: Гобелен
srpskohrvatski / српскохрватски: Tapiserija
Simple English: Tapestry
slovenščina: Tapiserija
српски / srpski: Таписерија
svenska: Gobeläng
Türkçe: Kanaviçe
українська: Гобелен
中文: 緙織壁毯