Tapada limeña

Tapada limeña, según acuarela de Pancho Fierro.
Tapada (c. 1827)
Destapada (c. 1827)

Tapada limeña, era la denominación que se usaba para designar a la mujer limeña, en la época del virreinato del Perú y de los primeros años de la República. Se le denominó así, debido a que dichas mujeres, tapaban sus cabezas y caras con cómodos mantones de seda que denominaban "saya y manto", dejando al descubierto tan sólo un ojo. Su uso comenzó a partir del siglo XVI ( 1560) y se extendió hasta bien entrado el siglo XIX ( 1860), es decir, su uso se extendió durante tres siglos o trescientos años y no sólo se circunscribió a Los Reyes, sino también a otras ciudades importantes de la región. En Lima, la costumbre permaneció hasta bien entrada la República, cuando fue relegada por las modas francesas en boga.

Antecedentes

El arzobispo de Lima (que a su muerte sería venerado y elevado a la condición de santo), Toribio Alfonso de Mogrovejo, pronunció en 1583, un enérgico rechazo a la limeña costumbre de usar la saya y el manto como prendas habituales con que vestían las mujeres en la capital. Esto ocurrió durante el Tercer Concilio Provincial que él mismo presidió y que dio origen a una censura que las Cortes de 1586, confirmaron durante el reinado de Felipe II. Se convino que las infractoras serían multados con 3.000 maravedíes. El temor ante esta costumbre, ya muy extendida entre las limeñas y que tantos malentendidos y confusiones había generado, hizo sospechar a las autoridades virreinales que se estaban dando los primeros casos de travestismo en la Colonia.

Other Languages