Talla lítica experimental

Talla lítica experimental.

La talla experimental de rocas duras por fractura concoidea es uno de los medios de los que se sirven los prehistoriadores y arqueólogos para compreder mejor los artefactos líticos prehistóricos. El objeto fundamental es resolver problemas planteados al estudiar objetos tallados en la Prehistoria o en periodos posteriores; algo esencial para completar la cadena operativa y, por extensión para aproximarse a la economía del pasado, al menos parcialmente. Las experiencias de talla son una técnica auxiliar de la tipología y la tecnología líticas, también de la trazalogía, de la arqueología del comportamiento, de la arqueología del paisaje y, por supuesto, de la enseñanza universitaria.

Estos experimentos no buscan la reproducción estética de objetos prehistóricos para su exhibición o su venta, sino que tiene objetivos científicos o, secundariamente, didácticos y como complemento de la trazalogía.[1]

Las experiencias de talla son un proceso analítico que tiene la ventaja de parecerse a un experimento de laboratorio. De hecho, es posible repetir ese experimento tantas veces como sea necesario, cambiando un único parámetro como, por ejemplo, la posición, el movimiento, el percutor o la estabilidad del núcleo o del soporte: en este sentido, podemos verificar ciertas hipótesis surgidas de la investigación prehistórica explorando sus posibilidades, dentro de las limitaciones que aún existen en el conocimiento de este campo. Porque las experiencias de talla, para que sean científicas, deben partir de una hipótesis surgida de la información arqueológica (no se trata de tallar por tallar, para ver qué pasa, por placer o para obtener piezas bonitas). Esto no implica que podamos conectar con la mente del artesano prehistórico. Tal cosa es imposible: las motivaciones del hombre prehistórico son, lógicamente, diferentes a las del experimentador. La talla no forma parte de nuestro sistema de vida, al contrario, tiene objetivos científicos, que son:[2]

Historia de la talla experimental

La talla experimental científica tiene una larga tradición en Francia, donde comenzó ya en 1903, de la mano de H. Müller,[11]​ y otros muchos. En estos países es fácil encontrar revistas, libros, foros, simposios, cusos prácticos...; fuera de ellos, la mayoría de los experimentadores son autodidactas o formados en el extranjero; al menos hasta hace muy poco, dada la escasa tradición de la Arqueología experimental.

Other Languages
English: Knapping
српски / srpski: Окресивање