Taifa de Badajoz

Reino de Badajoz.

La Taifa de Badajoz fue una de las distintas taifas de al-Ándalus que surgieron en dos momentos distintos de la historia andalusí, cuya capital fue la ciudad de Badajoz (Batalyaws بطليوس). En un primer momento apareció tras la fragmentación del Califato de Córdoba a comienzos de siglo XI, llegando a ser la más extensa de la Península Ibérica y fue invadida por los almorávides. A mediados del siglo XII, con la descomposición del poder almorávide surgió otra taifa en Badajoz, que fue sometida al nuevo poder almohade.

Primera taifa

La primera taifa de Badajoz se creó en el año 1013, tras la desintegración del Califato de Córdoba, por el liberto Sabur (de nombre completo Abu Muhammad Abdallah ben Muhammad el-Sapur al-Saqlabi) 1013-1022, de etnia eslava[1]​ y antiguo esclavo o cliente de Alhakén II. La taifa dominó gran parte de la antigua Lusitania e incluía Mérida, Lisboa, Elvas y Marvão.

Lápida de Sabur, conservada en el Museo Arqueológico Provincial de Badajoz.
  • Sabur (Abu Muhammad Abdallah ben Muhammad el-Sapur al-Saqlabi): 1009-1022. Fue un eslavo (saqaliba) liberto de Almanzor, que se proclamó hayib (chambelán) en la Marca Inferior y decidió ejercer el poder de una forma autónoma con respecto a Córdoba. Una de sus medidas fue poner su capital en Badajoz. Sus apoyos debieron ser los notables locales, ya que entre ellos escogió como visir a Abd Allah ben Maslama ben al-Aftas, perteneciente a una familia bereber de la tribu de los Miknasa llegada con los conquistadores en el siglo viii, y por tanto muy arabizada. Cuando Sabur murió en 1022, le sucedió su visir, Abdallah ibn al-Aftas, bereber de origen andalusí, que no respetó la sucesión de Sabur. Los hijos de Sabur huyeron a Lisboa, donde se hicieron fuertes creando la taifa de Lisboa, que cayó al poco tiempo al ser reconquistada por la de Badajoz. Abdallah creó su propia dinastía, la dinastía Banu-l-Aftas o aftasí (aftasíes), sucediéndole hasta cuatro de sus miembros, durante la cual Badajoz controló grandes extensiones del oeste de las actuales España y Portugal.
Reinos de taifas hacia 1037
  • Abd Allah ibn al-Aftas: 1022-1045 (dinastía aftasí). Tomó el título honorífico de al-Mansur (Almanzor I) con la pretensión de parecer cercano a la etnia árabe, ya que él era bereber. Durante su reinado estallaron las hostilidades con la taifa de Sevilla, que quería apoderarse de la ciudad de Beja. Abd Allah se adelantó enviando a su hijo Muhammad para que la defendiera. Los sevillanos, apoyados por la taifa de Carmona, acudieron e iniciaron un asedio. A pesar de que fueron ayudados por la taifa de Mértola, la taifa de Badajoz perdió la plaza, sus habitantes fueron masacrados y Muhammad fue hecho prisionero y llevado a Carmona. En 1030, gracias a unas negociaciones, fue liberado. En ese mismo año, Abd Allah reforzó las murallas de Badajoz.

Entre los años 1027 y 1034, Almanzor I perdió el poder de la taifa, que pasó a manos de la taifa de Sevilla; en el año 1034 restaura su poder y gobierna por segunda vez. Entre 1013 y 1022, durante el periodo taifa, Lisboa perteneció a la taifa de Badajoz, mientras, se mantuvo bajo el poder de Sabur al-Saqlabi, un saqaliba, antiguo súbdito de Alhakén II, y posteriormente sería recuperada.

  • Muhammad al-Muzaffar: 1045-1067 (Modafar I de Badajoz) (dinastía aftasí). Sucedió a su padre Abd Allah y tomó el título honorífico de al-Muzaffar (el Triunfador). Fue un hombre culto que llegó a componer una gran enciclopedia (la mayor del mundo árabe hasta entonces conocida), hoy perdida, sobre diferentes materias y a la que llamó al-Muzaffarí. Al principio de su reinado se defendió con eficacia de los ataques del régulo al-Mamun de Toledo por las disputas de carácter fronterizo. La ocupación de la taifa de Mértola por al-Mutadid y su ataque a la de Niebla hicieron que las taifas de Badajoz, Carmona, Málaga, Algeciras y Granada organizaran una coalición para oponerse a la expansión de Sevilla. Durante varios años se desarrolló una cruenta guerra en la que el reino de Badajoz llevó la peor parte. En ella, al-Muzaffar sufrió una grave derrota cerca de Évora en 1050. Entre 1057 y 1058 Fernando I de León asedió Santarém y Coímbra y conquistó, entre otras, las plazas de Lamego y Viseu. Para conseguir la paz, al-Muzaffar tuvo que pagar parias por valor de cinco mil dinares anuales. A su muerte le sucedería su hijo.
  • Yahya al-Mansur: 1067-1072 (Almanzor II de Badajoz) (dinastía aftasí). Tomó el título honorífico de al-Mansur. Tenía un hermano menor llamado Umar ben Muhammad, gobernador de Évora por disposición de su padre, que le disputó la sucesión del reino.[4]​ se consiguió, tras una serie de enfrentamientos y treguas que debilitaron aún más al reino de Badajoz, que los hermanos convinieran en que Yahya dominaría en Badajoz con supremacía sólo nominal sobre Umar y este seguiría en Évora.
Los reinos de Taifas hacia 1080, cuando se inicia la anexión de la Taifa de Toledo (máxima extensión de la Taifa de Badajoz).
  • Omar al-Mutawakkil:[12]
  • Umar ibn Muhammad al-Mutawakkil (dinastía aftasí): 1094-1095. Con el nombre de Almanzor III, consiguió huir a Montánchez, donde resistió muy poco más en esa plaza, hasta que se entregó a Alfonso VI.[13]

Tras la invasión almorávide, desaparecería la primera taifa de Badajoz.

Other Languages
العربية: طائفة بطليوس
brezhoneg: Taifa Badajoz
estremeñu: Taifa de Baajós
Nederlands: Taifa Badajoz
português: Taifa de Badajoz