Tabique

Se llama tabique, palabra proveniente del árabe tasbik,[1]

Generalmente se hacen de ladrillo hueco sencillo[1]​ o de otros materiales (bloque de hormigón o placas de mortero aligerado) enlucido con yeso por una o dos de sus caras, según uso. Cuando el ladrillo es del tipo llamado hueco doble, se llama tabicón.

También se hacen de placas de escayola perforadas de gran tamaño o con dos delgadas capas de cartón-yeso atornilladas a perfiles metálicos específicos, con un relleno aislante de placas de fibra de vidrio.

Tipos de tabiques

El tabique es un elemento delimitador, no estructural. Se distinguen los siguientes tipos de tabiques:[ cita requerida]

  • Tabique simple: tabique construido con ladrillo hueco cuyo espesor no es mayor de diez centímetros, incluidos los guarnecidos. Se construye recibido por canto o testa con mortero de cemento o pasta de yeso.
  • Tabique de panderete: el que se hace con ladrillos verticales, puestos de canto. Tradiconalmente el panderete se hacía con el ladrillo de 25 mm de grosor, llamado rasilla y que ya no se fabrica, más los enlucidos.
  • Tabique sordo: doble tabique de panderete separado por un espacio en medio.
  • Tabique palomero o conejero: tabique que deja aberturas repartidos regularme. Se construye apoyando los ladrillos solo por sus extremos.
  • Tabique colgado: el que no sube desde la planta baja.
  • Tabique de carga: se utilizaba el término tabique de carga[2]​ para el que está hecho con ladrillos sentados de plano y sirve para cargar en él las vigas de una crujía. Está en desuso, empleándose normalmente el término muro de carga si su función es estructural. Antiguamente, también era el realizado con ladrillos macizos sentados de canto y que servía para descansar en él las vigas de los forjados por su centro, es decir, que servía para reducir la flecha de vigas apoyadas en dos muros de carga.
Other Languages
català: Envà