Tabaco

Cigarrillo de tabaco encendido posado sobre un cenicero.
Plantación de tabaco en Pensilvania, Estados Unidos.

El tabaco es un producto agrícola procesado a partir de las hojas de Nicotiana tabacum. Se consume de varias formas, siendo la principal por combustión produciendo humo. Se utiliza desde hace milenios y tiene su origen en el continente americano, desde donde se extendió a Europa en el siglo XVI y posteriormente al resto del mundo. Se comercializa legalmente en todo el mundo (salvo en Bután),[4]

El género Nicotiana abarca más de 50 especies clasificadas en cuatro grupos principales: Nicotiana tabacum, Nicotiana petunoides, Nicotiana rustica y Nicotiana polidiclia. La especie Nicotiana tabacum, se puede clasificar en cuatro variedades: havanesis, brasilensis, virgínica y purpúrea, que son el origen de las distintas variedades usadas en la comercialización.

El consumo de tabaco es un factor de riesgo para muchas enfermedades, especialmente las que afectan al corazón, el hígado y los pulmones, así como muchos tipos de cáncer. En 2008, la Organización Mundial de la Salud definió al tabaco «como la principal causa en el mundo de muerte evitable».[8]

Historia

Origen y consumo en la América precolombina

Los expertos en vegetales han determinado que el centro del origen del tabaco se sitúa en la zona andina entre Perú y Ecuador. Los primeros cultivos debieron tener lugar entre cinco mil y tres mil años a. C. Cuando se coloniza América, el consumo estaba extendido por todo el continente. Fumar (inhalar y exhalar el humo del tabaco) era una de las muchas variedades de consumo en América del Sur. Además de fumarse, el tabaco se aspiraba por la nariz, se masticaba, se comía, se bebía, se untaba sobre el cuerpo, se usaba en gotas en los ojos y se usaba en enemas. Se usaba en ritos como soplarlo sobre el rostro de guerreros antes de la lucha, se esparcía en campos antes de sembrar, se ofrecía a los dioses, se derramaba sobre las mujeres antes de una relación sexual, y tanto hombres como mujeres lo utilizaba como narcótico.

El tabaco era usado por los mayas para celebraciones rituales y religiosas, fue conocido por los europeos en 1492 con ocasión de la llegada de Cristóbal Colón y sus expedicionarios. Otras versiones tomadas de cronistas españoles proponen que «tabaco» proviene de la castellanización del lugar donde la planta fue descubierta, ya sea Tobago, una isla antillana, o la localidad mexicana de Tabasco. Sin embargo, lo más verosímil es que proceda del árabe «tabbaq», nombre que se aplicaba en Europa desde al menos el siglo XV a diversas plantas medicinales. La variedad maya conocida como Cikar (fumar), se extendió por todo el continente gracias al comercio. Rodrigo de Jerez y Luis de la Torre, compañeros de Cristóbal Colón, fueron los primeros europeos en conocer su existencia. Rodrigo, a su vuelta a España, fue encarcelado por la Inquisición acusado de brujería, ya que solo el diablo podía dar a un hombre el poder de sacar humo por la boca.[9]

La primera obra escrita en la que se relata la forma nativa de aspirar el humo proveniente de rollos de hojas encendidas es Apologética historia de las Indias de Bartolomé de las Casas ( 1527). Posteriormente Gonzalo de Oviedo y Velázquez, en la Historia General de las Indias, describe la planta y sus usos ( 1535).

Adopción en Europa

Por orden de Felipe II, el médico y botánico Francisco Hernández de Boncalo, fue quien llevó las primeras semillas de tabaco a Europa en 1577. Estas semillas fueron plantadas en los alrededores de Toledo, en una zona llamada los Cigarrales porque solían ser invadidas por plagas de cigarra. Allí se inició el cultivo de tabaco en Europa y, por este motivo, algunos historiadores asocian el nombre de cigarro con estas fincas.

Su extensión por el continente europeo fue gracias al embajador francés en Portugal Jean Nicot 1530-1600, en su honor Linneo introduce la denominación "Nicotiana" en su clasificación de Botánica ( Species Plantarum de 1753). Este lo introdujo en su forma aspirada ( rapé) y la popularizó al, supuestamente, «curar» a Catalina de Médicis (esposa de Enrique II) de unas migrañas, por lo que se le denominó hierba de la reina, Catalinaria Nuduca y hierba del embajador.

El tabaco no constituyó un problema de salud hasta la Revolución Industrial, momento en el que comenzó la producción masiva. La publicidad, principalmente en los niños y jóvenes, se convertía en su modelo de comportamiento, emitiendo diversos mensajes. Pero es cierto que, debido a ello, la cifra de muertos a causa del tabaquismo era de un 27,2 % superior al dado actualmente según confirma la Agencia Internacional sobre el Cáncer.[10]

Trabajadora clasificando tabaco por longitud y color en Java ( Indonesia), alrededor de 1920.

Polémicas y campañas contra el tabaco

Durante el siglo XX, numerosos estudios médicos fueron demostrando los perjuicios del tabaco, y negando su posible utilidad terapéutica. Por otro lado, su consumo pasa de ser mayoritariamente masculino a un mayor equilibrio entre sexos.

No fue hasta la década de 1990 cuando se empezó a hacer eco del efecto nocivo del tabaco aunque, debido a la falta de pruebas, no se tenía del todo en cuenta la gravedad de la situación. A pesar de ello, una sentencia de 1992 del Tribunal Supremo de España estableció que las empresas tabacaleras solo incurrían en delito si ocultaban al consumidor información sobre los efectos nocivos del tabaco, mientras que numerosas demandas presentadas contra ellas habían sido desestimadas.

La Unión Europea y la Organización Mundial de la Salud (OMS), intentaron prohibir en 2001 la publicidad del tabaco en todo el mundo, aunque solo algunos países lo adoptaron. A partir de 2004, las empresas tabacaleras se vieron obligadas a especificar los aditivos que utilizan en la fabricación del tabaco y todas las cajetillas se empezaron a comercializar con la leyenda: «Fumar mata», «Fumar puede matar» o «Fumar daña gravemente su salud y la de las personas que están a su alrededor».

Un estudio mostró que la nicotina es absorbida por las plantas y que las plantas también son «fumadoras pasivas». Bien porque lo absorben por las raíces, o por absorción desde un suelo contaminado.[11]

Other Languages
Afrikaans: Tabak
Alemannisch: Tabak
አማርኛ: ትምባሆ
aragonés: Tabaco
Ænglisc: Pīpwēod
العربية: تبغ شائع
অসমীয়া: ধঁপাত
asturianu: Tabacu
تۆرکجه: توتون
žemaitėška: Taboks
беларуская: Тытунь, сыравіна
беларуская (тарашкевіца)‎: Тытунь
български: Тютюн
Bahasa Banjar: Timbaku
বাংলা: তামাক
brezhoneg: Butun
буряад: Тамхи
català: Tabac
کوردیی ناوەندی: تووتن
Cymraeg: Tybaco
dansk: Tobaksvare
Deutsch: Tabak
Ελληνικά: Καπνός (φυτό)
English: Tobacco
Esperanto: Tabako
فارسی: تنباکو
suomi: Tupakka
Võro: Tubak
føroyskt: Tubbak
français: Tabac
Frysk: Tabak
Gaeilge: Tobac
हिन्दी: तम्बाकू
magyar: Dohány
Bahasa Indonesia: Tembakau
Ilokano: Tabako
íslenska: Tóbak
italiano: Tabacco
日本語: たばこ
Basa Jawa: Bako
ქართული: თამბაქო
қазақша: Темекі
한국어: 담배 (식물)
Latina: Tabacum
Limburgs: Toebak
lietuvių: Tabakas
latviešu: Tabaka
मैथिली: सुर्ती
മലയാളം: പുകയില
मराठी: तंबाखू
Mirandés: Tabaco
မြန်မာဘာသာ: ဆေးလိပ်
नेपाली: सुर्ती
नेपाल भाषा: सुर्ति
Nederlands: Tabak
norsk nynorsk: Tobakk
norsk bokmål: Tobakk
Nouormand: P'tun
occitan: Tabat
ਪੰਜਾਬੀ: ਤਮਾਕੂ
Deitsch: Duwack
پنجابی: تماکھو
português: Tabaco
română: Tutun
armãneashti: Tutumi
русский: Табак (сырьё)
Scots: Tabaccae
srpskohrvatski / српскохрватски: Duvan (proizvod)
සිංහල: දුම්කොළ
Simple English: Tobacco
slovenčina: Tabak (produkt)
slovenščina: Tobak
chiShona: Fodya
Soomaaliga: Buuri
српски / srpski: Дуван (производ)
svenska: Tobak
Kiswahili: Tumbaku
தமிழ்: புகையிலை
ತುಳು: ಪುಗೆರೆ
ไทย: ยาสูบ
Tagalog: Tabako
Türkçe: Tütün
українська: Тютюн (сировина)
اردو: تمباکو
oʻzbekcha/ўзбекча: Tamaki
West-Vlams: Toebak
Winaray: Tabakò
ייִדיש: טאבאק
Vahcuengh: Go'ien
中文: 烟草
Bân-lâm-gú: Ta-bá-koh
粵語: 煙草