Túnel de Pajares

Fábrica de dovelas de Pola de Gordón, ubicada en el emboquille sur de los túneles de Pajares.

Los túneles de Pajares son unos túneles ferroviarios (formado por dos tubos paralelos, uno para cada sentido de la circulación) de 24,6 km de longitud. Son los segundos más largos construidos en España, los sextos más largos de Europa y los séptimos de todo el mundo a fecha de 2009. Iniciado en julio del año 2005, se tenía previsto que se finalizara en el año 2012, pero grandes filtraciones de agua han provocado un retraso y unos sobrecostos no cuantificados aún.[1] En su construcción han llegado a trabajar más de 4.000 personas simultáneamente. Es la segunda mayor obra de ingeniería civil que se ha llevado a cabo en España por detrás de los túneles ferroviarios de Guadarrama.

Los túneles ya han sido perforados aunque todavía no han entrado en servicio (Junio de 2016).

Datos básicos

Recorrido

Esta infraestructura atraviesa la cordillera Cantábrica partiendo desde el término municipal de Pola de Gordón ( León) hasta el lugar de Telledo ( Asturias).

Proceso de ejecución

Su ejecución se inició mediante cinco tuneladoras (cuatro para los grandes tubos y la quinta para la galería desde Buiza) entre julio y septiembre de 2005 en la vertiente leonesa y entre abril y julio de 2006 en la vertiente asturiana. Las máquinas tuneladoras extrajeron 4 millones de m³ de los túneles. Cada uno tiene 24,6 kilómetros de longitud, con un diámetro de 8,5 metros y una separación entre ambos de 50 metros. Dispone de galerías de emergencia uniendo ambos corredores cada 400 metros, una gran estancia autónoma ubicada a mitad de recorrido con cabida para 1.200 personas para su uso en caso de emergencia y una instalación de ventiladores reversibles que puedan inyectar aire si ocurriese un incendio. El diseño se ha realizado para que los trenes que lo recorran puedan alcanzar altas velocidades sin comprometer con ello la infraestructura.

Este gran túnel forma parte de la línea férrea de alta velocidad León-Asturias, la cual une la submeseta norte atravesando la cordillera Cantábrica con la costa asturiana, poniendo el viaje desde León a Oviedo en 30 minutos y entre la capital de España y Asturias en 3 horas mediante trenes de alta velocidad.

Problemas en la ejecución.

Su ejecución ha revelado notables carencias de previsión, que han aumentado el coste de los túneles de 1800 millones de euros a más de 3500 en la actualidad, y han impedido su puesta en funcionamiento a día de hoy. Voces críticas han manifestado que mientras los estudios previos del túnel de San Gotardo duraron unos 10 años en este caso se realizaron en unos meses.[ cita requerida] Entre estos problemas el más grave se revela los negligentes estudios geológicos ya que el túnel atraviesa 20 acuíferos, lo que ha provocado el desecamiento de numerosos manantiales en la cordillera Cantabrica y gravísimas filtraciones de agua al túnel que actúa como canalizador de las mismas desde la vertiente leonesa a la vertiente asturiana. Este trasvase se estima anualmente en más de 12 hectómetros cúbicos. En estos momentos se estudia anular uno de los túneles, que serviría para evacuar el agua, quedando de esta manera solo el otro con fines ferroviarios.[ cita requerida]

Other Languages